Sociedad Viernes, 12 de octubre de 2018 | Edición impresa

El director de Vendimia Para Todos celebró a las candidatas trans

El productor Gabriel Canci dijo que la presentación de Victoria y Paula como aspirantes a ser reinas debe ser tomada “como una conquista”.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

La decisión de Victoria y Paula, dos mujeres trans de Guaymallén que se anotaron para participar por la corona vendimial de los distritos Rodeo de la Cruz y Capilla del Rosario (respectivamente), despertó numerosas reacciones en la comunidad mendocina. 

Si bien desde diversos ámbitos oficiales y desde la Comisión de Reinas Nacionales de la Vendimia (Corenave), opinaron que esta novedad les parecía bien y acorde a los reglamentos, los puntos de vista del público general estuvieron más divididos.

 

Quien sí celebró con énfasis esta decisión de las dos participantes fue Gabriel Canci, productor, director y cara visible de la “Vendimia para todos”, una fiesta que desde sus orígenes, 20 años atrás, apostó por la inclusión de la comunidad homosexual y por ser la “contracara” de la tradicional Fiesta Nacional de la Vendimia.

“Durante tanto tiempo se buscó que la gente entendiera que detrás de cada ser humano hay pensamiento, vivencias y gustos que son diferentes, que deben ser respetados, que hoy realmente lo tomo como un conquista fiel, genuina y pacífica”, manifestó el también ex actor de “Señorita maestra”, al ser consultado.

Victoria Martínez (41) y Paula Spinello (28) quieren competir por la corona de dos distritos de Guaymallén y se han convertido en las primeras mujeres trans en participar de la elección oficial para Reina de la Vendimia, aunque desde hace rato pueden presentarse en la “Vendimia para todos”, ya que no hay restricción alguna. 

 

Además, Canci recordó que desde la productora que dirige fueron los primeros en dar una muestra de inclusión en la Vendimia. “Cuando nosotros tomamos la producción lo primero que hicimos fue que cualquiera que quisiera representar a la comunidad LGBT podía presentarse como candidato o candidata”, remarcó.

Consultado sobre una posible fusión entre ambas celebraciones, el productor reconoció que lo ve improbable, al menos por el momento. “Son dos espíritus diferentes, no creo que haya una fusión hoy, pero se puede llegar a dar”, expuso. 

Asimismo, señaló que la “Vendimia para todos” sigue teniendo algo diferencial. “La manifestación artística de cada uno es distinta. Además nosotros también tenemos el rey, quien de hecho ha cobrado en nuestra comunidad muchísimo valor y presencia, tal vez más que la de la reina”, aseguró.

 

Cabe recordar que, tal como explicó ayer a Los Andes Alejandro Pelegrina (director de Producción Cultural y Vendimia), “bajo ningún aspecto debería haber problemas para que participen (las candidatas trans) por la corona nacional. Hace ya dos años que el secretario de Cultura firmó la resolución que lo permite. La única restricción es que de la elección participen mayores de 18 años, con lo demás no debería haber inconvenientes”.

La opinión de los lectores

Diario Los Andes, a través de sus cuentas de Facebook y de Twitter, lanzó sendas encuestas para conocer la opinión de los lectores acerca de la aparición de dos candidatas trans en la búsqueda de la corona vendimial.

En la encuesta dicotómica de Facebook la negativa a esta novedad fue contundente. Sobre 2.400 votos, un 72% consideró que “de ninguna manera” estaba de acuerdo con la participación de candidatas trans.

Entre los que, además de votar, comentaron, aparecían (además de muchos textos soeces e irrespetuosos), opiniones como la de Alejandra: “Qué lástima cómo se está perdiendo la tradición. No tengo nada con los trans, pero a la Vendimia no. Para eso está la fiesta gay trans (sic)”.

 

Entre los conciliadores, estaba Víctor: “A mí no me parece mal, ya que de una vez por todas se acabarían las barreras entre las personas trans y los que no lo somos”. En Twitter la opinión estuvo mucho más dividida.

Allí votaron 502 personas y el resultado fue que un 35% estaba de acuerdo, un 38% en desacuerdo y un llamativo 29% se mostraba sin interés por opinar.