Policiales Sábado, 12 de enero de 2019

El cura sospechado de no ayudar a una maestra que murió confesó que eran pareja

La Justicia intenta determinar si Carlos Scarlata no ayudó a Valeria Cornejo, quien murió por un cuadro de hipoglucemia.

Por Redacción LA

La justicia mendocina investiga el accionar de un sacerdote de la diócesis de Zárate, quien fue notificado el jueves en los Tribunales de San Rafael de las acusaciones por omisión de auxilio, luego de que una docente muriera sin haber recibido, supuestamente, la ayuda del clérigo para ocultar la relación sentimental que los unía.

Se trata de Carlos Scarlata, sospechado de omisión de auxilio en perjuicio de la docente Valeria Cornejo, de 36 años, quien padecía diabetes y murió en octubre último en la localidad de Cuadro Nacional, en la ciudad sureña de San Rafael.

 

Scarlata fue notificado hoy por el fiscal Javier Giaroli, quien investiga el accionar del religioso, sospechado de no haber ayudado a Cornejo cuando ella estaba mal de salud y sufrío una descompensación, para mantener oculta la supuesta relación sentimental que los unía.

Tras esto, el religioso reconoció ante el fiscal Giaroli que mantenía una relación sentimental con la docente fallecida, reveló el Diario de San Rafael. Además,  Scarlata confesó que habían pactado un encuentro entre el 18 y 22 de octubre de 2018, la docente fue hallada sin vida el 31 de ese mes, días en que el cura viajó desde Buenos Aires.

En medio de su declaración ante el fiscal, que duró 2 horas, el sacerdote realizó una confesión reveladora, agrega ese medio. Scarlata contó que se cruzó con el padre de la mujer y que le dio la espalda. Esto, complicó su situación, ya que si sabía de la posible descompensación de Cornejo, tuvo la posibilidad de comentarle al padre de esa situación y no lo hizo.

La docente vivía en calle Los Álamos, en Cuadro Nacional. El alquiler de esa vivienda lo pagaba por Scarlata, además se conoció que la alejada ubicación de esa casa la eligió el mismo acusado para evitar testigos de su prohibida relación amorosa.

 

Según la acusación de una amiga de la victima, que aportó audios telefónicos y demás pruebas, el cura estuvo en la vivienda de la mujer días antes de que fuera encontrada muerta por policías y familiares, y se sospecha que ella se descompuso en su presencia y el no la auxilió.

A mediados del 2016, este mismo sacerdote, responsable de la Parroquia San Isidro Labrador de Lima, en Zárate, cobró notoriedad tras colgar un cartel en el que decía que "los shorts, las calzas, los strapless y las musculosas" eran "vestimentas no permitidas dentro del templo".

Fue en ese momento que Cornejo lo contactó y habrían retomado una vieja amistad, dado que el religioso se había formado en San Rafael, donde se habían conocido.