Política Jueves, 11 de octubre de 2018 | Edición impresa

El Código Laboral mostró fisuras entre diputados de Cambia Mendoza

El jefe del bloque del Pro votó a favor pero se quejó porque no se aceptaron sus modificaciones.

Por Gabriela N. Sánchez - gasanchez@losandes.com.ar

Diputados aprobó con cambios el Código Procesal Laboral en una sesión con demoras y rispideces. El tratamiento del proyecto -que tenía media sanción del Senado y ahora volverá a esa cámara- dejó ver algunas fisuras dentro de Cambia Mendoza. 

El jefe del bloque del Pro, Pablo Priore, acompañó la iniciativa pero se quejó porque no se escucharon sus sugerencias.

“Nos hubiese gustado que se le hiciera lugar a algunas de las observaciones que no fueron tenidas en cuenta. Pero tenemos una responsabilidad como partido del frente de acompañar la gobernabilidad y vamos a acompañar el proyecto”, sentenció antes de votar, dejando ver su disconformidad. 

“Es un avance el instituto de la caducidad. Pero nos hubiera gustado que fuera un régimen más rígido”, agregó Priore.

 

Su enojo fue minimizado por los referentes de la UCR que confirmaron la unidad de Cambia Mendoza. “No hubo ningún problema, Priore acompañó. Pidió modificaciones que no nos parecieron oportunas incorporar y así lo expuso en el recinto”, explicó César Biffi. 

En cambio, las sugerencias de los aliados Guillermo Pereyra (Frente Renovador) y Marcos Niven (Partido Demócrata) sí fueron escuchadas porque no cambiaron el espíritu de la letra. De esta forma, el oficialismo se aseguró los votos para aprobar la ley que ahora volverá en segunda revisión al Senado. El mismo camino hizo por la Legislatura el Código Contravencional.

La sesión de ayer estuvo a punto de fracasar porque el oficialismo no alcanzaba quórum propio, ya que Álvaro Martínez (también del Pro) estaba con licencia por enfermedad.

Después de varias idas y vueltas, la oposición decidió bajar y dar quórum, dos horas después de lo convenido.

“Nosotros pedimos más tiempo para ver las modificaciones. La idea era entrar y pedir un cuarto intermedio pero se decidió seguir con la sesión”, comentó la jefa del bloque del PJ, Carina Segovia. 

 

A pesar de que dieron debate, votaron en contra. “Con el pretexto de la celeridad de los juicios laborales hay un menoscabo a los derechos de los empleados. Son micromodificaciones que van en contra del trabajador”, reclamó Segovia.

La presencia del arco opositor en el recinto y la ausencia anticipada de tres peronistas -Carlos Bianchinelli, Daniel Rueda y Mario Díaz- le facilitaron el camino al oficialismo para aprobar el proyecto, que se veía en problemas por la ausencia del macrista Martínez.

Desde el Frente de Izquierda, la diputada Macarena Escudero denunció que la reforma del Código Procesal Laboral “se aprobó gracias al quórum del Partido Intransigente y al faltazo de 3 peronistas! Esa ‘falsa oposición’ también es responsable de que pasen leyes contra los trabajadores como ésta”.

Es ley la oficina de sumarios estatales

Sobre el final de la sesión de ayer se aprobó otro proyecto enviado por el Ejecutivo: el Régimen General Disciplinario del Empleado Público. Fue en una votación reñida: 23 votos a favor y 21 en contra. 

En este caso Guillermo Pereyra se separó del oficialismo y votó en contra. Si no hubieran faltado los tres peronistas (Bianchinelli, Rueda y Díaz), la oposición hubiera tenido la chance de rechazar el proyecto porque a Cambia Mendoza le faltaba un legislador. 

El proyecto fue presentado en agosto por el gobernador Alfredo Cornejo y fue aprobado en el Senado en una sesión especial junto con el Código Procesal Laboral.

Para aplicar este régimen de sanciones a los empleados estatales se creará la oficina de sumarios que dependerá del Ministerio de Gobierno. Los instructores sumariantes deberán investigar los hechos, reunir pruebas, determinar responsables y encuadrar la falta.

También, dirigirán el procedimiento y las audiencias de pruebas.

Desde el oficialismo sostienen que permitirá transparen

 

cia, celeridad en la resolución de los sumarios y mayor profesionalismo. Pero desde la oposición aseguran que es un tema que se debe discutir en el ámbito paritario entre trabajadores y empleadores y que va en contra de los trabajadores estatales.