Opinión Viernes, 10 de agosto de 2018 | Edición impresa

El cisne negro dentro del peronismo - Por Luis Ojea

Por Lic. Luis Ojea - Sociólogo

"No te preocupes por saber 
que el tiempo te lo dirá."

Proverbio popular.

Pensar que el periodismo se cansó de hablar del posible cisne negro que podía afectar la administración Macri y generar su caída electoral y le terminó pasando al peronismo que está fuera del gobierno. 

Paradojas de nuestra adolescente democracia.

Los sucesos tipo cisne negro fueron explicados por Nassim Taleb. 

Él sostuvo, por el año 2007, que tiene tres cualidades: es un hecho no esperado. Tiene alto impacto en sus consecuencias. Después de su emergencia se puede explicar.

Él lo refiere a descubrimientos científicos y hechos históricos pero se puede aplicar a procesos de menor escala como es el peronismo y la corrupción K, porque la aparición de los cuadernos de la corrupción reúne sus tres características: inesperado, alto impacto y una explicación posterior a su emergencia.

Veamos lo inesperado.

Si bien el fenómeno sociocultural y político de la corrupción K es algo totalmente conocido a esta altura de los acontecimientos y no sorprende ya a nadie, siendo solo negado por los propios autores y sus seguidores, lo que tiene de inesperado es:

* La presencia del chofer Oscar Centeno, quien, en sus cuadernos, con un detalle meticuloso, describe todo este proceso, desde un rol clave al ser testigo presencial de cada operación, cada diálogo y cada actividad de los involucrados. 
Pocas personas han tenido un puesto tan privilegiado para observar todo el proceso concreto de corrupción como este chofer, dado que su automóvil era el canal que utilizaban. 

La existencia de esta persona con su perfil psicológico es algo que nunca pudo estar en los cálculos de cualquier actor de la trama corrupta montada en estos doce años.

* El segundo hecho no previsto e inesperado es la presencia de Jorge Gacigalupo, el amigo de Centeno que entrega los cuadernos al periodista Diego Cabot y el motivo por el que los entrega. 

Así en la entrevista que este periodista le realiza, cuando le pregunta sobre el motivo que lo llevó a entregarlos sostiene: "Mi intención era que esto se conozca" y luego remarca la necesidad que él sentía de "aportar al país". Agregando: "Esta gente se ha llevado todo. El problema no es los que están, sino que éstos (los kirchneristas) van a volver si no se los para de alguna manera".

Así Centeno le da los cuadernos a "su amigo" que está manifiestamente en contra de lo actuado por el kirchnerismo y no solo esto, sino que está dispuesto a evitar que vuelvan

* Por último, el periodista Diego Cabot actúa de una manera muy particular y rara en este rubro. En vez de publicarlos y ganarse la fama de tener la primicia tan deseada, pasa los cuadernos a la Justicia para que opere en silencio a partir de esta información. Hecho muy poco común en nuestro periodismo actual.

Algo más inesperado que estas tres cuestiones imposible.

Veamos su alto impacto.

Si una bomba podía estallar en el seno del peronismo era este descubrimiento porque lo ha partido por su eje: el eje del peronismo pasaba por esperar que Macri se cayera solo o perdiera gran parte de su base electoral, por el efecto de la corrida cambiaria sobre la economía en los próximos meses, al preverse una recesión importante. 

Se veía cómo Sergio Massa, Miguel Pichetto y su gente estaban reacomodándose para unificarse. Al mismo tiempo que buscaban cubrir a Cristina, neutralizando los efectos de su saqueo sistemático del Estado, al impedir el tratamiento de la ley de extinción de dominio y protegiéndola con sus fueros legislativos.

A partir de ahora el peronismo blanco, moderado, puro, panperonista, negociador, dialoguista, bueno, francés, serio, racional, bien pensante, renovador, normal, federal, justicialista, no cristinista, de los gobernadores o como lo quieran llamar, se va a encontrar con el duro dilema de seguir apoyando a Cristina porque tiene los votos o despegarse para no quedar contaminado con su aureola de gestión corrupta, dada la claridad de la información que este cisne negro ha puesto al descubierto.

Por su parte, la Justicia ha quedado expuesta y va a ser mirada, analizada y evaluada como nunca antes para ver si definitivamente pone a andar su capacidad coercitiva para encuadrar esta corrupción desmadrada.

A partir de ahora la Justicia, en materia de corrupción, va a tener un antes y un después a no dudar, para bien o para mal de su imagen.

Por primera vez, aparece de manera clara un empresariado que lucró durante décadas con la "Patria Contratista" y sus consecuencias no tienen límites definidos.

Por último la explicación del surgimiento de este cisne negro:

La causa principal de este nivel de corrupción inimaginable es la impunidad que durante todos estos años ha venido otorgando nuestro Poder Judicial.