Economía Viernes, 11 de enero de 2019

El Central compró U$S40 millones para subirle el precio al billete

La cotización del dólar abrió este viernes sin cambios a 36,20 pesos para la compra y  38 para la venta.

Por Javier Alvarez, de la corresponsalía Buenos Aires

El Banco Central volvió a intervenir este vienes en el mercado cambiario con una compra de 40 millones de dólares a un precio promedio de 37,099 pesos por unidad, para intentar subirle el precio a la divisa estadounidense.

El precio que la entidad monetaria pagó por los billetes que incorporó a sus reservas internacionales estuvo 1% por debajo del piso prefijado de 37,37 pesos por la banda cambiaria, que se ajusta en forma diaria al 2% mensual. 

La cotización del dólar abrió este viernes sin cambios a 36,20 pesos para la compra y  38 para la venta en las ventanillas minoristas del Banco Nación. Y tras la intervención del Central en el mercado –que será la única del día- esos precios no se movieron.

El Mercado Abierto Electrónico (MAE), donde operan empresas y bancos, había iniciado la jornada a la 10:02 del día con el tipo de cambio en alza, en los 37,25 pesos para la venta.

Pero con el correr de los minutos se observó que la oferta volvía a superar a la demanda, como ocurre desde principios de mes, y eso llevó al tipo de cambio a la baja, hasta tocar los 37,10 pesos a las 11:06 horas, el mismo nivel que el cierre previo.

La intervención oficial en el mercado cambiario mayorista hizo que el precio del billete estadounidense subiera a los 37,20 pesos, aunque luego –cerca del mediodía- se estabilizó en los 37,15 pesos.

La estrategia oficial que el Banco Central empezó a mostrar el jueves, cuando compró 20 millones de dólares por primera vez en 19 meses, muestra que la intención oficial no es defender un piso determinado, sino sólo evitar que la cotización caiga más de lo deseado y se genere “atraso cambiario”.

Por ello, el tipo de cambio ayer cerró por debajo de la denominada “zona de no intervención” establecida por la política monetaria que la entidad rectora puso en marcha el 1 de octubre último.

Según el esquema monetario, el Central puede comprar hasta 50 millones de dólares cuando el tipo de cambio esté por debajo del piso diario de la banda, pero por el momento la entidad compra menos de lo posible porque no quiere descuidar la tasa de interés.

Calificadas fuentes del Banco Central revelaron a Los Andes que la entidad “mantendrá la cautela en su política de intervención para la compra de divisas”. Ocurre que si compra muchos dólares debe inyectar pesos, lo que aumentará la base monetaria y aceleraría la baja de tasas de interés.

Como anticipó Los Andes en su edición impresa de hoy, ahora la obsesión del Banco Central –y también del Gobierno y el Fondo Monetario Internacional- es atacar la inflación. Por ello, si la tasa baja mucho, la política monetaria perdería dureza y los precios se recalentarían.