Policiales Viernes, 12 de octubre de 2018 | Edición impresa

El caso Carleti se hunde en el submundo carcelario

Los abogados querellantes solicitaron al fiscal que saque compulsa para que se investigue a Hisa por instigación al homicidio. 

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

El homicidio de Norma Carleti (59) tuvo ayer su cuota de submundo carcelario con la declaración de Romina Sánchez, esposa de Juan Carlos Albornoz, el preso que realizó el audio en que Kevin Guerrero -presunto autor material del hecho- declara haber asesinado a la empresaria por orden de Leonardo Hisa.

Albornoz y Manuel Cepeda son dos presos federales condenados por el secuestro extorsivo de una narco de Las Heras que, luego de grabar el famoso audio de Kevin que podría ser una de las pruebas claves del caso, han sido acusados de “buchones” por los otros internos y por ello trasladados a La Pampa.

 

Ante el nuevo y décimo fiscal de la causa, Jorge Quiroga, Romina Sánchez declaró ayer que, mientras su esposo realizaba el audio en cuestión, ella estaba escuchando a Kevin por otro teléfono desde su casa.

También indicó que su esposo había sido amenazado de muerte. Su marido le dijo que un interno de Almafuerte conocido como “El Guasón” le contó que Hisa le había pagado a una autoridad del penal San Felipe, conocido como “Lolo”,  para que lo llevaran a la cárcel de Cacheuta, donde iban a matarlo. 

Los abogados querellantes solicitaron al fiscal que saque compulsa para que se investigue a Hisa por instigación al homicidio. 

 

Pero los defensores Daniel Sosa Arditi y Juan Pablo Chales consideraron que las amenazas a Albornoz y Cepeda provienen de presos relacionados con el secuestro por el cual están condenados y que el hábeas corpus presentado en la Justicia Federal para ser trasladados a La Pampa así lo confirma. Quiroga no opinó sobre el pedido de investigar a Hisa por instigación. 

Enroque

El famoso audio, una de las pruebas que pueden definir el caso -siempre que no sea considerada que fue realizada “bajo amenaza”, tal como los sostiene los defensores- ha recibido una especie de “blindaje” por parte de los abogados de la familia Carleti.

Víctor y Federico Ábalos -querellantes por la familia Carleti- son ahora defensores del secuestrador Albornoz. En tanto que el abogado Guillermo Nievas -defensor del también secuestrador Manuel Cepeda- es ahora querellante por uno de los hijos de la empresaria.