Opinión Jueves, 14 de junio de 2018 | Edición impresa

El Banco Central suma confusión - Por Rodolfo Cavagnaro

Por Rodolfo Cavagnaro - Especial para Los Andes

Cuando se anunció el acuerdo con el FMI lo más interesante había sido la exposición de los compromisos monetarios, que estuvieron en boca del titular del BCRA, Federico Sturzenegger, quien explicó que la autoridad monetaria no intervendría más en los mercados, salvo que hubiese acciones especulativas.

También se habló de una ley por la que el BCRA no asistiría más financieramente al Tesoro ni le compraría divisas, con lo cual se eliminan las causas de creación de moneda, pero, además, se anunció un programa progresivo para ir liquidando Lebac con fondos que el Tesoro le devolverá al ente regulador.

Estas cosas generaron dudas y los especuladores pusieron a prueba al Central. El viernes se liberó totalmente el mercado de cambios y en dos jornadas la cotización llegó casi a $ 27 y, ante el riesgo que esta escalada pueda impactar en la inflación, el BCRA decidió intervenir y entre martes y miércoles vendió más de u$s 850 millones.

Los operadores dan las más contrapuestas explicaciones y esto explica como ciertos voceros actúan en favor de los grupos especuladores. Algunos criticaron la intervención después de dos días de haber liberado, acusando al BCRA de crear confusión. Otros lo atacaban por no intervenir, diciendo que el mercado no tenía referencias, como si fueran niños chicos pidiendo que les pongan límites.

“Hay que asumir la turbulencia temporal y no dejarse llevar por los arrebatos de un mercado pequeño y con pocos jugadores.”

Otros aducen que se están preparando para cuando se liberen Lebac porque quedará mucha plata en el mercado y se preparan para una corrida mayor. Algún economista pronosticó que el dólar podría superar los 40 pesos rápidamente si esto ocurre.

Pero en realidad, todo lo que ocurre no deja de llamar la atención y es real que el mercado no tiene claro qué hará el BCRA y cuál es su compromiso real ante el FMI. Ayer, para dar algo de certidumbre, el Ministerio de Finanzas anunció que ofrecerá en forma paulatina 7.500 millones de dólares una vez que reciba la primera remesa del organismo, pero será  a partir del 20 de junio, y esto tampoco tranquilizó al mercado.

Algunos argumentaron que  el nerviosismo se vio alimentado por el anuncio de la Reserva Federal de aumentar 0,25% la tasa de corto plazo y llevar la tasa a 2%, anunciando dos subas más este año.

En estas condiciones sería aconsejable que el BCRA deje libre el mercado para que los especuladores prueben hasta donde puede subir. Cuando se quede sin circulante, será los exportadores lo que venderán y ganarán y hasta el organismo puede entrar fuerte y hacerles perder plata.

Hay que asumir la turbulencia temporal y no dejarse llevar por los arrebatos de un mercado pequeño y con pocos jugadores.