Más Deportes Jueves, 12 de julio de 2018 | Edición impresa

El argentino que fue dirigido por el croata

Rubén Cecco surgió en Boca y desarrolló su carrera en varios países. En Albania, tuvo como técnico al actual de Croacia.

Por Redacción LA

Durante su amplio recorrido por el planeta fútbol, que incluyó 20 equipos en 11 países, Rubén Oscar Cecco tuvo su primer experiencia en Europa en la temporada 2008-2009 contratado por Dinamo Tirana, de Albania. Y en su inserción en el fútbol europeo, su DT fue Zlatko Dalic, el conductor de la Croacia semifinalista del Mundial de Rusia.

“Era tal cual se lo ve ahora en el Mundial, muy tranquilo, muy relajado. Hasta solitario, siempre con las manos en el bolsillo. Nunca se lo veía alterado, ni volviéndose loco en el banco o caminando de aquí para allá. Era muy serio y responsable, daba las indicaciones justas”, contó Cecco.

“Mantenía la distancia, no era de sentarse a la mesa a comer o a tomar un café con los jugadores. No tuvimos grandes charlas, pero siempre, en una mezcla de inglés con italiano, me daba indicaciones tácticas. Me enseñó mucho, con él aprendí cosas que me sirvieron dentro de la cancha. Dalic fue uno de los técnicos que más me aportó en mi carrera”, agrega el ex futbolista argentino de 35 años. 

Cecco revela otro detalle de la personalidad del DT croata de gran parecido físico con Rubén Forestello: “Es muy creyente, muy religioso; un hombre con una enorme fe en Dios”.

“Me sumé en una pretemporada, en Antalya, una ciudad de Turquía donde van a preparase muchos clubes europeos. Ahí jugamos un amistoso con Chernomorets, de Ucrania, y me puso de mediapunta, porque el delantero era Elis Bakaja, titular en la Selección de Albania. Ganamos 1 a 0, con gol mío, así que debuté con una satisfacción”, continuó. 

“Dalic me pidió para sumarme al Dinamo. Aunque yo era delantero, me puso de volante por izquierda, me explicó que por mi entrega y sacrificio iba ser más útil en esa posición. Le gustaba jugar 4-4-2 o 4-4-1-1, como sigue haciendo en la actualidad. Me pedía que fuese ordenado y me daba libertad para soltarme y mandarme más al ataque”, recuerda Cecco.

La historia de Dalic en Dinamo no tuvo final feliz. Dice Cecco: “Estaba haciendo un muy buen trabajo y el equipo funcionaba bien, pero perdimos el clásico, con Tirana 4 a 2, y lo echaron”.

El argentino, a punto de recibirse de director técnico, acotó que “después de aquella etapa en Albania no volví a ver ni a hablar con Dalic”, aunque reconoció que “después de la eliminación de Argentina, empecé a hinchar por Croacia en este Mundial. Por haber tenido a Dalic como técnico y por como juega el equipo. Junto a Bélgica son los de mejor juego colectivo, además de tener nombres importantes”

A los 51 años, Zlatko Dalic, volante defensivo en su época de jugador, se situó entre los cuatro mejores del Mundial. Sin paso por la grandes Ligas y en silencio se convirtió en el DT de Croacia en setiembre del año pasado. Una década atrás, entre sus dirigidos tuvo a un argentino. Que no lo olvida y lo sigue valorando.

¿Qué es de la vida de Nicola Kalinic?

Podía quedar en una anécdota, pero ayer, tras la clasificación de Croacia a la final, muchos se acordaron que este plantel tiene 22 jugadores, porque apenas había iniciado el Mundial, el técnico Zlatko Dalic, mandó de vuelta a una de sus figuras, por no aceptar una indicación. 

Se trata de Nicola Kalinic, quien hoy por hoy se debe estar arrepintiendo por aquel escándalo. Luego del partido ante Nigeria, el delantero mantuvo un fuerte entredicho con el técnico por haberse negado a ingresar al campo en los últimos cinco minutos del partido. 

Al día siguiente, el entrenador Dalic confirmó mediante un comunicado la decisión que tomó sobre Kalinic: “En el partido con Nigeria, Kalinic calentó y debió haber ingresado en la segunda mitad, pero dijo que no estaba listo para hacerlo porque tenía un problema en la espalda, al igual que ante Brasil en Inglaterra, diciendo que no estaba listo. También lo dijo en el entrenamiento de ayer (domingo). Lo acepté con calma y como necesito jugadores listos y sanos, tomé esta decisión”. 

Kalinic todavía lo lamenta.