Sup. Economía Domingo, 6 de enero de 2019 | Edición impresa

Efecto Bolsonaro: qué esperar para las exportaciones de Mendoza

El presidente del país vecino anticipa una mayor apertura comercial. Los exportadores mendocinos ven posibilidades de crecimiento.

Por Bárbara Del Pópolo - bdelpopolo@losandes.com.ar

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegó al poder con la promesa de una apertura comercial para la economía brasileña y un cambio en el funcionamiento del bloque que comparte con Argentina, Uruguay y Paraguay: el Mercosur. Con diferencias de opiniones, dicho bloque ha sido para los mendocinos uno de los principales espacios para comerciar productos agrícolas y manufacturados, pero también señalado como uno de los responsables de la “brasildependencia” de muchos sectores.

Con un nuevo acuerdo, o con una flexibilización del funcionamiento del Mercosur, las dudas de los exportadores locales se dividen entre quienes esperan una mayor competencia, lo que dificultaría mantener el tamaño de la plaza, y quiénes consideraron que no depender del bloque hará que Argentina logre acuerdos más importantes por fuera, con países con mayor Producto Bruto Interno (PBI). 

 

Marcelo Elizondo, consultor en economía y negocios internacionales y titular de la firma DNI, explicó que el comercio del bloque se ha reducido un 30% en los últimos cinco años, “por lo que una mayor apertura resultaría positiva”, pero en paralelo, los competidores accederían al mismo arancel que hoy tiene Argentina, por lo que las exigencias serían mayores. 

“Lo que uno presume es que uno va a seguir entrando con arancel 0 a Brasil, lo que se puede llegar a perder es la exclusividad”, comentó el analista, en base a declaraciones que hizo quien hoy el ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, antes de que Bolsonaro resultara electo. “Hubo manifestaciones sobre la visión del Mercosur, antes de asumir, y las pocas ideas que se han volcado tienen que ver con que Brasil estaría aspirando a un Mercosur más flexible que le permita a Brasil celebrar acuerdos por fuera del bloque, cosa que hoy no se puede. Eso puede afectar a la Argentina en términos de acceso al mercado brasileño, porque tendrá que competir con terceros”, comentó. 

 

La posible flexibilización del bloque no es el único factor que cambiaría, de acuerdo con Elizondo “en términos domésticos, la agenda de Brasil es bastante ambiciosa”, ya que incluye simplificación de impuestos y privatizaciones. “Esto generaría un shock de crecimiento para la economía brasileña, que podría repercutir en la demanda de productos argentinos desde Brasil”, comentó. 

“Somos muy sensibles a lo que suceda en el país vecino. Por cada punto porcentual que crece la economía brasileña, crece un cuarto la economía argentina. Si en Brasil se revalúa el real, Argentina se hace más competitiva, pero de lo contrario nos convertimos en caros para entrar a ese país. Hasta ahora la agenda de Bolsonaro está generando confianza en los mercados y eso para nuestro país es bueno”, cerró el consultor en economía.

La importancia de Brasil para Mendoza

El mercado brasileño es esencial para el vino fraccionado, las aceitunas en conserva, el aceite de oliva, el ajo y las hortalizas preparadas. La cercanía y los acuerdos comerciales por regiones hicieron que las exportaciones en kilos se incrementaron a de 108.0554.690 (2017) a 197.736.649 (2018), a octubre de cada año. Lo que implica un aumento del 82%. 

Según explicó Mario Lázzaro, director de ProMendoza, “Brasil es uno de nuestros principales socios comerciales, sobre todo para productos primarios como el ajo”, por lo que en 2018 se avanzó en una estrategia para fortalecer las uniones comerciales y se decidió “trabajar estado por estado”. 

 

“Comenzamos con fuerza con Santa Catalina. Trajimos supermercadistas, hicimos rondas de negocios, los llevamos por los tres oasis, y vimos que es una estrategia adecuada para seguir creciendo en Brasil”, explicó el funcionario.

En el caso del ajo, este año se renovó el antidumping para el sector, que implica sumarle al arancel común del 35%, U$S7,80 por caja de 10 kilos, para que el ajo chino no ingrese con precios inferiores al de los productores mendocinos, o al que tienen en costos de producción los mismos productores brasileños. Esta medida protege a un sector que ha logrado aumentar las cantidades exportadas en 2018 en un 46%, aunque el precio chino, más una mayor producción española, provocó una baja en dólares del 26%.

 

“En 2018 el tipo de cambio ayudó además a las exportaciones de productos frescos como manzanas, y en el caso de la fruta seca o procesada se registró un aumento del 10% de la demanda”, explicó Lázzaro, quien destacó además la mayor participación de las exportaciones de polipropileno, que se dispararon porque los brasileños sustituyeron proveedores europeos y asiáticos por mendocinos. 

En cuanto al Mercosur, comentó que Argentina avanzó en negociaciones con todos los países que el bloque le permitía. “Pudo hacerlo con Egipto, Singapur, y ahora se plantean uniones con Corea”. Además, se mostró optimista ante las posibilidades de avanzar en tratados con países con mayor Producto Bruto Interno (PBI), es decir, con una economía de mayor tamaño.

 

Macri se reunirá con su par de Brasil

El 16 de enero el presidente argentino Mauricio Macri se reunirá con Bolsonaro en Brasilia, para avanzar una agenda de trabajo que incluirá una posible flexibilización del Mercosur y una estrategia en común para abordar la crisis institucional de Venezuela. 

Sobre el primer punto, desde la secretaría de Agroindustria de la Nación anticiparon que se continuará con la relación comercial que hoy tienen ambos países. “Argentina es el principal proveedor de lácteos de Brasil y el año pasado se abrieron importantes mercados como la miel fraccionados entre otros”, adelantaron desde el Gobierno argentino.

Guillermo San Martín, Gerente general de Asocamen (ajo)

Brasil es el destino de más del 80% de las exportaciones de ajo mendocinas. Vemos con buenos ojos que el Mercosur se siente a comerciar con otros bloques como la Unión Europea, lo que nos permitiría ampliar mercados y reducir la “Brasil dependencia”. 

Confiamos en que la tasa antidumping se va a mantener. En los últimos años, en promedio se han enviado siete millones de cajas por temporada a Brasil, lo que significa alrededor de U$S 120 millones y esperamos cambios positivos, sobre todo en negociaciones internacionales.

Juan Carlos Pina, Gerente de Bodegas de Argentina

A diferencia de otros, el sector del vino fraccionado diversificó. El mercado número uno es Estados Unidos, seguido de Canadá, el Reino Unido, y en cuarto lugar está Brasil y Países Bajos. 

Las cláusulas del Mercosur no le han permitido hacer a Argentina tratados independientes, y eso nos genera pérdidas de competitividad muy importantes a la hora de exportar. Bolsonaro ha manifestado la intención de revisar el Mercosur y claramente, después de tanto tiempo, nos parece saludable. Si se flexibiliza, Argentina podrá ser más competitiva.

Mario Bustos Carra, Gerente de CCeCuyo (exportadores)

Aún es aventurado hablar de las medidas de Bolsonaro, pero la tendencia es que buscará revitalizar el movimiento de su economía, y si se producen cambios en la cotización del real podría influir en nuestra economía. 
Rejuvenecer el Mercosur puede ser favorable para Mendoza. Brasil es el principal socio comercial que tiene argentina y el mayor destino para muchas de nuestras exportaciones. Si bien se ha perdido mucho espacio como consecuencia de las políticas anteriores al 2015, sigue siendo un mercado fundamental para nosotros y esperamos que lo siga siendo. 

Rubén Caparotta, Vicepresidente de Asinmet (metalmecánica)

Brasil no es un mercado en el que sea simple competir porque ellos protegen su propia industria. Nuestros productos se dirigen principalmente a los mercados de Canadá, Alemania, India, Emiratos Árabes, Sudáfrica, Irak y Chile, pero en Brasil nos es difícil entrar (las exportaciones de hierro y acero mendocino al país vecino alcanzaron sólo 1,5 millones de kilos en los primeros diez meses de 2018 y facturaron U$S 2,5 millones).
En el sector de energía de transformadores particularmente, la apertura a otros mercados es positiva para la matalmecánica de Mendoza.