Sociedad Lunes, 12 de febrero de 2018 | Edición impresa

Duplicarán la superficie del Parque TIC en Godoy Cruz

La provincia adquirió 4 hectáreas más. Esta semana inaugurarán el edificio central con la apertura del Idits.

Por Rodrigo Cuello - rcuello@losandes.com.ar

A casi un año de su puesta en marcha, el Parque TIC de Godoy Cruz está mostrando sus primeros resultados. Son 8 las firmas que ya operan en el conglomerado destinado a la innovación desde varios edificios recientemente construidos, generando cerca de 340 puestos de trabajo, sólo el sector privado.

El inminente desembarco del Idits al edificio central del Gobierno, terminará de dar vida a un proyecto que nació desde la misma necesidad del sector de materializar su capital. 

 En este desarrollo, el creciente interés demostrado por las empresas (de formar parte de este “ecosistema tecnológico”) llevó al Gobierno provincial a anunciar una segunda etapa que duplicará la capacidad del complejo: sumarán 4 hectáreas a las 3,6 en funcionamiento.

“Es un parque industrial temático con prioridad para las empresas TIC y para las academias, para que establecieran unidades de vinculación, y el Gobierno con una presencia específica mediante un edificio para alquilar”, sintetizó Rodolfo Giro, de la firma Inamika y presidente del Polo TIC Mendoza. 

“El barrio tecnológico”, emplazado entre las calles Cubillos y Preciados, está compuesto por 20 lotes, ya licitados y adjudicados: diez ya están con edificios en actividad; 8 están en construcción y en los 2 restantes están levantando laboratorios de las universidades UTN y UNCuyo.

Además del edificio central del Gobierno, de 4 pisos y 3.700 m2, donde a partir del 15 de febrero funcionará el Idits, se espera que en el edificio, en marzo, comiencen a llegar a las oficinas para alquilar a las empresas más pequeñas que no pudieron acceder a un lote.

El proyecto vio la luz el año pasado tras una inversión de la provincia de más de 100 millones de pesos. Guillermo Cruz, subsecretario de Industria y Comercio, resaltó una triple función, además de atraer inversiones, del “Silicon Valley mendocino”, que se vinculan a la innovación, “prioridad para el gobierno de Cornejo”: la ampliación de la matriz productiva de Mendoza y la generación de un espacio educativo para incentivar a futuros profesionales que cubran la demanda de una industria con escasa mano de obra y la creación de puestos de trabajo genuinos y altamente calificados.

Visibilización para una proyección global 

“En las primeras reuniones definimos que este sector se tenía que poner los pantalones largos y empezar a trabajar juntos y en base a esto comenzamos a diseñarlo”, graficó Guillermo Cruz. Con esta idea arrancó el parque tecnológico tripartito, ya que se asociaron el sector privado, el gobierno y las universidades. 

La industria reclamaba mayor visibilización y la posibilidad de materializar su capital, en su mayoría intangible, para poder 'jugar en las grandes ligas'. Esta deficiencia vino a cubrir el parque TIC. Facilidades para acceder a los terrenos, con la entrega de la escritura al inicio como garantía para créditos, reducción de ingresos brutos y la promesa de un ambiente óptimo para la innovación, fueron los principales atractivos para los inversores. 

“Teníamos esta necesidad de tener este espacio común, de tener está visibilidad, de contar con una garantía real que nos abriera la posibilidad de acceder a créditos y a la exención impositiva de ingresos brutos. Es una manera de materializar un compromiso. Todos somos socios, somos vecinos y nos tenemos que ver todos los días las caras”, celebró Giro.

La industria de la tecnología funciona con reglas propias, con el "co-working"o el trabajo colaborativo como una parte fundamental, donde charlas de café terminan convirtiéndose en grandes proyectos. “Hace casi un año estamos funcionando en el parque y decidimos instalarnos ahí por la sinergia que se da entre las empresas: algunas colegas, otras clientes. Nos podemos juntar en 10 minutos y resolver cualquier problema que surja, hacer cosas nuevas, nacen muchas ideas”, contó Luis Miguel Giménez Valle, de la firma Sílice.

Un sector en expansión 

La industria de la tecnología está en plena expansión. “Es el sector que más creció en exportaciones, es muy dinámico y con un crecimiento sostenido”, aseguró el subsecretario Guillermo Cruz, y destacó que la barrera de crecimiento está estrechamente vinculada con la escasa mano de obra especializada. “No hay desocupados. Tenemos 100% de ocupación”, sentenció Osvaldo Miatello, de Aconcagua Software, otra de las empresas radicadas en el parque.

Acá entra la función educativa/motivadora del parque. El complejo incluirá la muestra impulsada desde la DGE “Infinito por Descubrir”, un espacio de educación fuera del aula que tiene como objetivo que los alumnos que la visiten puedan descubrir sus vocaciones y talentos.

“El parque va a terminar siendo una referencia para las futuras generaciones. La industria necesita más capital, más recurso humano que se dedique a hacer lo que nosotros hacemos, y creemos que el día de mañana, así como a nosotros nos llevaban a visitar bodegas, a nuestros hijos los van a llevar a visitar este parque de tecnología y esto va a hacer que en el futuro decidan estudiar este tipo de carrera que hoy, lamentablemente, son poco elegidas. Y la demanda es altísima”, detalló Miatello

Pese a esta búsqueda de nuevos profesionales orientados a la innovación y tecnología, Rodolfo Giro aseguró que la gran transversalidad de la tecnología ha ampliado el campo de competencia hacia diversas profesiones. “Ya no es un mundo reservado sólo para ingenieros. Hoy requerimos especialistas de muchos campos, hasta hay proyectos para médicos y abogados”, aclaró el presidente del Polo.

A la espera de inquilinos 

El edificio central del parque, el que pertenece al Gobierno de Mendoza (de 3.700 m2 divididos en dos cuerpos de cuatro pisos) promete dar el empujón final al desarrollo inmobiliario industrial. La próxima semana se mudará allí el Instituto de Desarrollo Industrial, Tecnológico y de Servicios (Idits), que compartirá el último piso con las oficinas administrativas del Polo TIC (que nuclea a las empresas privadas y a las universidades). 

Sin embargo, “los focos se encenderán" en los tres pisos inferiores. Hay disponibles 25 oficinas de 75 o 50 metros cuadrados para que empresas que no pudieron solventar la compra de un terreno puedan alquilar ese espacio e integrarse al “ecosistema creativo”. En la planta baja funcionarán espacios de trabajos colaborativos, con la cafetería como núcleo central de distensión e 'incubadora de proyectos', un auditorio y laboratorios con impresoras 3D abiertos. “No sólo para empresas del parque sino para toda aquella que quiera innovar”, aclaró Guillermo Cruz.

“Hay muchísimos interesados en alquilar estos espacios. Ya tenemos los modelos de contratos y esperamos que las empresas comiencen a llegar en marzo”, adelantó Lorenzo Nievas, Director de Desarrollo Tecnológico y Empleo, y se animó a anticipar:

“Queremos terminar el año con el edificio completo”. 

Primera etapa

En actividad: Sílice, Col, Tiempo Soft, Case, Grupo Oeste, Vial Siepv, ITC Soluciones, Softnuvo. 
 
En obra: Inamika Interactive, Sequre, Aconcagua Software Factory, Foca Software Factory, Kerberos, Arlink, TMS Group, Bigmedia Argentina, UNCuyo, UTN.