Policiales Viernes, 11 de enero de 2019

Dos policías quisieron detener a un sospechoso pero los vecinos les tiraron agua hirviendo

Los efectivos se disponían a arrestar a un hombre señalado por robo, pero sus amigos reaccionaron violentamente.

Por Redacción LA

Dos policías que realizaban un procedimiento para detener a un sospechoso se llevaron una desagradable sorpresa cuando fueron atacados por los vecinos de la zona con piedras, palos, golpes de puño y hasta agua hirviendo. 

El violento hecho ocurrió anoche en el barrio Los Cardos, en Chimbas, San Juan.

Según lo detalla Diario de Cuyo, dos uniformados acudieron al lugar tras recibir un llamado al 911 que avisaba del ingreso de un individuo a una obra en construcción para robar.

 

Apenas arribaron los efectivos, el sospechoso se dio a la fuga y acto seguido comenzó una persecución para poder detenerlo que terminó en el barrio Los Cardos, conocido por su conflictividad.

No obstante, los policías intentaron reducirlo, pero en ese momento una veintena de vecinos salieron en defensa del sujeto y comenzaron a agredir a los uniformados con lo que tenían al alcance de la mano. La violencia llegó a tal punto que les arrojaron hasta agua hirviendo.  

 

Por las heridas, uno de los agentes tuvo que ser trasladado al servicio de Urgencia del Hospital Rawson, con politraumatismos. El otro policía terminó con lastimaduras en su rostro.