Policiales Lunes, 10 de septiembre de 2018

Feroz enfrentamiento en Las Heras: un muerto, un herido grave y tres detenidos

El fallecido y el lesionado, de 23 y 24 años, recibieron tiros en la cabeza. Testigos aseguran que estos grupos ya se habían enfrentado.

Por Rodrigo Cuello

Una aparente vieja disputa entre dos familias llegó ayer a su punto más violento. Un joven fue asesinado y otro se encuentra en grave estado, ambos recibieron disparos en la cabeza en un enfrentamiento armado en Las Heras.

Las víctimas, de 23 y 24 años, llegaron anoche alrededor de las 22, junto a otros tres amigos, a una casa ubicada en calle Olascoaga al 900 esquina Ejercito de Los Andes. Este grupo buscaba a los hermanos Espinoza, quienes residen en ese domicilio, con el objetivo de saldar una “deuda”, agregaron las fuentes. 

Mauro Pereyra (23), Hernán Guerrero (24) y sus tres cómplices derribaron la puerta de la casa de los Espinoza de una patada, pero lógicamente no fueron recibidos con amabilidad.

 

Juan (27) y Leonardo (25) Espinoza, junto a un amigo, Alexander Méndez (22), ya habían advertido la presencia de sus enemigos y los esperaban con armas de fuego en la mano. Cuando Pereyra, Guerrero y sus amigos lograron entrar a la vivienda se encontraron con un “lluvia” de balas: Pereyra recibió dos tiros, en el pecho y en la cabeza. Mientras que Guerrero fue alcanzado con un disiparo en la cabeza. Ambos quedaron tendidos en la puerta de la casa de los Espinoza, sus tres acompañantes escaparon corriendo.

Pereyra murió al instante y Guerrero, en un primer momento se informó desde el Ministerio de Seguridad que también había fallecido, se encuentra en grave estado en el hospital Central, confirmaron desde ese nosocomio. 

Tras la balacera, los tres tiradores también escaparon del lugar. Juan Espinoza y Méndez huyeron en una moto de 150 cilindradas. A las pocas cuadras, en Benavente y Verdaguer, la Policía interceptó y detuvo a Espinoza, quien llevaba un rifle calibre 22 con mira telescópica, con el mecanismo trabado y cargado, detallaron las fuentes.

 

Méndez siguió con su fuga a pie pero no logró burlar a los efectivos, cayó en Almafuerte y Manuel A. Sáenz.

El último fugitivo del bando de los Espinoza, Leonardo, fue ubicado en la misma esquina que Mendez. Leonardo, asustado por una posible venganza de las familias de los muertos, admitió haber participado en el enfrentamiento, solicitó protección policial y se puso a disposición de la Justicia.

Según testigos, estos grupos antagónicos se habían enfrentado antes del fatídico descenlace, durante la mañana del domingo, por problemas de vieja data.

Intervino Oficina Fiscal 5.