Mundo Jueves, 14 de junio de 2018 | Edición impresa

Desesperados, los venezolanos siguen escapando a Colombia

Más de 1 millón de personas cruzaron la frontera. El 27 % son niños, niñas y adolescentes. Además el hambre en el país sigue creciendo.

Por Agencias

Más de un millón de personas migraron de Venezuela a Colombia en los últimos 15 meses, de las cuales 819.000 son venezolanos con "vocación de permanencia", informaron fuentes oficiales en Bogotá. 

"Más de un millón de personas han emigrado de Venezuela hacia Colombia en los últimos 15 meses, de los cuales hay 250.000, más o menos, que son retornados colombianos y 819.034 venezolanos con vocación de permanencia", afirmó el gerente de Frontera con Venezuela, Felipe Muñoz, en una conferencia de prensa. 

El funcionario agregó que de estos venezolanos 376.572 son regulares, mientras que 442.462 se inscribieron en el Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos (RAMV), realizado entre los pasados 6 de abril y 8 de junio. 

Según el RAMV, en total han llegado al país 253.575 familias, lo que significa que un porcentaje de los 442.462 todavía tienen parientes cercanos en Venezuela. 

De las personas registradas, el 27 % son niños, niñas y adolescentes, de los cuales el 11 % tienen entre cero y cinco años y en su país no tienen acceso a medicinas y alimentos básicos. 

Asimismo, "el 47 % de los venezolanos que se registraron están radicados en los siete departamentos" fronterizos, que son La Guajira, César, Norte de Santander, Santander, Arauca, Vichada y Guanía. 

"En Colombia se ha dado un proceso de internación de la población venezolana hacia el resto del país muy importante, no se ha quedado todo el mundo en frontera, ya no es sólo un fenómeno de frontera", afirmó Muñoz, dando a entender que no piensan volverse. 

También señaló que de las personas que se inscribieron en el RAMV, 43.483 vive en Bogotá, ciudad a la que más migrantes irregulares han llegado, seguida de Cúcuta, Maicao, Barranquilla, Villa del Rosario, Riohacha, Santa Marta, Arauca y Cartagena. 

 
 

Entre tanto, el 42,5% de venezolanos salió de los estados fronterizos de Zulia, Táchira, Apure y Amazonas, mientras que el 57,5% partió desde el interior del país. 

Entre tanto, urgió a hacer una política pública "más agresiva y grande", en los municipios donde el porcentaje de migrantes está por encima del 8 por ciento, que son Puerto Carreño, Maicao, Arauca y Villa del Rosario.

"Estos cuatro municipios deben ser prioridad en política pública porque el porcentaje de migrantes venezolanos está por encima del 8complejas y por eso hemos insistido a la comunidad internacional que esas cuatro ciudades deben ser un foco de atención de la labor humanitaria", concluyó. 

El RAMV estuvo habilitado durante dos meses para los venezolanos que viven en Colombia y no cuentan con una cédula de extranjería, una visa de permanencia, el permiso de ingreso y permanencia, o el permiso especial de permanencia. 

El 75% del aumento del hambre en América Latina

Al menos 75% de las personas que aumentaron la cifra total de hambrientos en América Latina son venezolanos, informó ayer la ONG Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea)

"En 2017, ocho de cada 10 venezolanos declararon haber comido menos por no contar con suficiente alimento en el hogar o por la escasez", expresó Susana Raffalli, experta en nutrición y asistencia humanitaria durante la presentación del Informe Anual sobre los Derechos Humanos en Venezuela
Indicó que de acuerdo a la FAO, a las personas con hambre registradas en 2016 en Venezuela, "se sumaron 1,3 millones más, lo que lleva a un balance de 1,8 millones de venezolanos en situación de hambre"

"La politización de lo alimentario a través del carné de la patria y la militarización de organismos del poder popular son violaciones de los derechos humanos", sentenció Raffalli

A su vez Nelson Freitez, miembro de Provea, aseveró que Venezuela está "en presencia de una metástasis del Estado de Derecho", que "se ha visto vulnerado"  por parte del gobierno nacional "La dictadura venezolana es cada vez más condenada a nivel mundial, por países y organizaciones sociales”.