Mundo Club House Viernes, 8 de marzo de 2019

Decorando con turquesa nuestros interiores

¿Te gustaría usar este color en tu deco, pero no sabés cómo combinarlo? Descubrí cómo hacerlo en esta nota.

Por Redacción CH

El turquesa es un color azul verdoso medio, ni muy oscuro ni muy suave, y es llamado así por la gema del mismo nombre evidentemente por su coloración. Una tonalidad fresca y alegre a la vez, transmite sensación de calma y armonía, pero también puede resultar muy agradable, enérgica y generadora de buenas sensaciones.

Es uno de los colores perfectos para destacar una pared o para pintar una cocina alegre. Pero no solamente puede ser utilizado en la pintura, sino que también podés incluir turquesa en distintos sectores, muebles y cositas de tu casa. De esta manera lograrás un ambiente renovado con un toque refrescante y atractivo. Veamos con qué otros colores podés combinarlo para crear un buen resultado.

Turquesa y blanco

Si pretendés hacer de algún sitio de casa un lugar fresco y luminoso esta es la combinación perfecta. El blanco destaca a la tonalidad azul haciendo que se vea más intensa. Si querés podés usar distintos tonos para diversificar.

Turquesa y azul

Dos colores de la misma familia generalmente combinan cómodamente, en este caso con un azul marino, el resultado es más que agradable y elegante.

Turquesa y amarillos

Es notable como esta tonalidad se lleva muy bien con los colores ocres, mostaza, maíz y otros amarillos. Por cierto, es una jugada arriesgada para implementar si no tenés una idea clara de cómo llevarla a cabo, pero podés obtener buenos resultados.

Turquesa y arena suave

Entre los colores neutros el arena se destaca como la opción suave y cálida para acompañar a tonalidades azules de todo tipo, y esta no es la excepción. Lucirá mucho más delicado y cálido que con el blanco o el gris.

Turquesa y verde

Ya sea en un living o en un cuarto de varón o niña, es una combinación perfecta para crear un ambiente colorido y refrescante. Siempre es de ayuda una tonalidad neutra para acompañar.

Turquesa y rosa (magenta)

Uno de los tonos intensos que suelen acompañar al turquesa es el magenta, un rosa fuerte y saturado. Juntos forman una dupla especial para un cuarto de niña o adolescente, pero no hay que descartarlo para otros ambientes.

 

Turquesa y cafés

Chocolate, café, tierra, camel…, es decir toda la variedad de colores marrones o cafés generan un contraste muy agradable. El resultado es un ambiente acogedor y distinguido, especial para dormitorios de pareja, livings, salas de lectura, salas de TV o de juegos, etcétera.

Turquesa y grises

El gris es un color perfecto para en combinaciones de colores modernas, elegantes y tranquilas, y que mejor que un detalle en turquesa para romper con la monotonía. Puede ser empleado en mayor o menor medida y es una combinación perfecta para livings, dormitorios y cocinas. Van muy bien desde los grises más suaves hasta los más oscuros.

Esta es una pequeña lista de las combinaciones más comunes, también hay otras que se pueden dar. Así que si te gusta el color azul turquesa… no ténes pretextos, ya sabés cómo usarlo.