Sociedad Política Miércoles, 12 de septiembre de 2018

Familiares de víctimas del Próvolo se cruzaron con De Marchi por la compra del edificio

Hablan de encubrimiento a la Iglesia en la "casa del horror". Analizan presentar una denuncia contra Luján de Cuyo por la adquisición.

Por Ignacio de la Rosa

El intendente de Luján de Cuyo, Omar De Marchi, anunció esta tarde la compra del edificio del instituto religioso Antonio Próvolo, cerrado desde noviembre de 2016 a raíz de las investigaciones por abusos sexuales cometidos a chicos sordomudos. La decisión despertó el enojo de familiares de las víctimas, que confrontaron a las autoridades municipales. En paralelo, un senador de la Izquierda habló de "encubrimiento a la Iglesia" y anticipó una denuncia penal.

Me parece una falta de respeto hacer una fiesta, poner música. Siento que es una tomada de pelo. Si esto lo compra el Estado, por lo menos, deben tener más humanidad. Están haciendo un acto abriendo las puertas de un edificio judicializado”, dijo una de las familiares de los chicos que sufrieron vejaciones en el edificio de calle Boedo al 385 (Carrodilla).

 

En respuesta, De Marchi expuso sus razones: “Es un paso hacia adelante. Nosotros tenemos la intención de acompañar y contener a las víctimas, además de que hay procesos judiciales en curso. Esto sirve de manera clara para generar tranquilidad. La otra opción era dejar que se siga destruyendo”.

 

Sin embargo, las palabras del jefe comunal de Luján enfureció a la mujer, que estalló en llanto. “Esto es un edificio judicializado, es la casa del horror. Hubo vejaciones. La verdad que nos parece indignante cuando estamos debatiendo la separación del Estado y la Iglesia”, relató.

A su reclamo se sumó el papá de una de las chicas que fue abusada en el Próvolo. “No nos dejaron entrar antes. La Justicia está del lado de los curas, de los pedófilos y de los violadores”, expresó el hombre, notablemente indignado. Según trascendió, habrá una reunión entre las autoridades municipales y familiares de las víctimas para bajar la tensión entre las partes y explicar los detalles de la polémica adquisición.

 

El pedido de las familias no frenó el anuncio oficial. En una conferencia de prensa en el interior del edificio, De Marchi anunció que, tras la aprobación en el Concejo Deliberante, se acordó una compra a la asociación Obra San José -hasta hoy dueños del predio y quien lo había puesto a disposición del instituto para chicos sordos- por $ 153.390.907, a distribuirse en cinco pagos.

El jefe comunal señaló que la primera de las cuotas ya fue efectuada ($ 60.500.000) y el resto se hará en cuatro pagos anuales e iguales de 637.987 dólares, con vencimientos los días 15 de septiembre de 2019, 2020, 2021 y 2022.

 

Las instalaciones abandonadas del Próvolo servirán para crear el Parque Cívico de Luján, donde se concentrarán los servicios y las prestaciones públicas que existen en esa comuna: las dependencias de la propia Municipalidad con sus dependencias, escuela de oficios, licencia de conducir, registro civil, juzgado de paz, juzgado de familia, Anses, PAMI, ATM, parque urbano y estacionamiento.

“Nada mejor que darle un destino público y de uso común a este importante inmueble, que de otra manera seríamos todos testigos del permanente declive y destrucción de una construcción que hoy aún conserva su firmeza y calidad”, dijeron desde la comuna.

La ordenanza 13.252/18, aprobada hoy por mayoría en el Concejo, establece en sus considerandos "que existe una concreta oportunidad de adquirir un inmueble de características únicas con la finalidad de darle un destino de fin público" y "que la adquisición del mismo no sólo redundaría en la disminución de costos fijos para el Municipio, sino que -junto con su capitalización- se lograría un manifiesto beneficio para la comunidad y los servicios que pueden ofrecerse a todos los lujaninos".

Entre los beneficios, De Marchi destacó que la adquisición de las instalaciones del Próvolo son convenientes para las cuentas municipales porque, aseguran, significa un importante ahorro en su presupuesto, ya que se prescindiría de múltiples alquileres a los que hoy se debe recurrir para contener las diversas actividades y prestaciones del Municipio, asimismo.

Denuncia penal: aseguran que hay encubrimiento a la Iglesia

El senador Víctor Da Vila (Partido Obrero-FIT) dijo que presentará una denuncia penal contra Omar De Marchi por la compra del terreno y que se reunirá este jueves con el fiscal de Estado Fernando Simón para dialogar al respecto.

“Vamos a hacer denuncias penales y administrativas. Hay irregularidades por todos lados. El manejo es desprolijo. Después de aprobar la ordenanza, a los 20 minutos se reunieron el intendente con los representantes de la Iglesia antes de que se publicara en el Boletín Oficial”, contó el legislador a Los Andes.

 

Y se refirió a la cuestión judicial del caso: “Los juicios no comenzaron. Esto es un paralelismo con los centros clandestinos de detención que los transformaban en museos. Pasan a otras manos y no se pueden hacer excavaciones. Se le obstruye a la Justicia. Hay una política de encubrimiento a la Iglesia frente a la causa Próvolo”.

"Estamos contentos", aseguró el interventor del Próvolo

El obispo Alberto Bochatey fue nombrado como interventor del Próvolo a nivel mundial por el papa Francisco. Y es uno de los firmantes en el acuerdo de compra venta del inmueble con la Municipalidad de Luján.

“Estamos contentos porque el edificio va a prestar un servicio al pueblo de Luján, y es una de las finalidades con que se había construido”, resumió Bochatey a Los Andes.

“Nos encontrábamos en una situación desesperada que nos estaba llevando a la bancarrota. Pero esto nos va a permitir hacer frente a los costos que ya tenemos. Tenemos 4 embargos, se estaba viniendo abajo el edificio y hasta habían entrado ladrones”, resumió Bochatey, quien destacó que los fondos quedarán en un fideicomiso para futuros gastos.

“Nuestra obligación es preservar el edificio. Afortunadamente la Municipalidad vino a nuestro encuentro y pudimos encontrar una solución beneficiosa para ambos”, resumió el sacerdote.