Espectáculos Viernes, 13 de octubre de 2017

Darío Sztajnszrajber llega hoy a la Feria del Libro para hablar sobre la posverdad

El filósofo y conductor televisivo se presentará hoy, a las 21, en el Le Parc. Mañana, junto a Felipe Piña, irá a San Rafael.

Por Patricia Slukich - pslukich@losandes.com.ar

El filósofo y escritor Darío Sztajnszrajber se ha convertido ya en una visita asidua a nuestra provincia, nos gusta escucharlo hablar sobre las cosas que nos parecen inasibles: el amor, el otro, la belleza, la libertad, el arte, la identidad, nuestra sexualidad, la identidad de género... Todas esas preguntas que nos hacemos mujeres y hombres desde que la Modernidad plantó la afirmación de que el sujeto -y no Dios- es el paradigma para pensarnos.

Hace unos meses el conductor del exitoso programa "Mentira la verdad" (por canal Encuentro) trajo al teatro Imperial de Maipú su espectáculo "Desencajados"; una preciosa, solvente y movilizante mixtura entre música, juegos teatrales y monólogos filosóficos que la sala repleta celebró con aplausos de pie. Ahora vuelve pero a Guaymallén. Es que estará en el marco de la Feria del Libro de Mendoza brindando una charla sobre “Pensar la posverdad, entre la mentira y la verdad”

Luego partirá, junto a Felipe Pigna, para San Rafael para inquietar a los sureños de Mendoza con "Preguntas de la historia y la filosofía".

Tema actual, si los hay, este de la posverdad y sus significaciones. Pues, entonces, quisimos que Darío nos anticipara algo de lo que contendrá esa charla. Aquí, sus respuestas:

- ¿Qué es la posverdad?

- La posverdad es un concepto nuevo para un tema tradicional, que es la crisis de la verdad. En nuestro tiempo se relaciona con el rol de los medios, la informática y la sociedad de consumo. El problema tiene que ver con una tensión entre dos polos: que la verdad en sí misma es inaccesible, es una construcción, siempre es interpretación que se impone, y deja abierta la posibilidad a interpretaciones que entran a debatir con esa interpretación hegemónica. Al no haber una verdad absoluta, el sujeto tiene la posibilidad de armar su propia verdad. Partiendo ya de una idea que quiere demostrar, siempre va a encontrar el modo de hacer encajar en la realidad lo que él supone, o necesita, demostrar. Por otro lado esto nos habilita la mentira, que no es lo contrario a la verdad; porque se trata de lo que se hace con esa informacion para engañar al otro o a uno mismo. Lo contrario de la verdad es el error, el que miente sabe la verdad pero la oculta.

- El exceso de información nos aturde, nos marea, ¿qué relación tiene la posverdad con esta sobreinformación a la que estamos sometidos?

- El problema de la sobreinformación es el direccionamiento, el hecho de que el tipo de noticia que empieza a circular es muy difícil que alcance rasgos de autonomía, sino que está condicionada por formatos previos. Necesariamente una noticia, como mercancía de una empresa privada, va a ser más redituable que otras; y eso va en contra de la democratización de la información, porque hay otro objetivo. Digo esto sin ponerle ninguna carga negativa, es algo más estructural. Y el segundo motivo es la necesidad de los medios de, todos los días, renovar sus tapas: una noticia nace y muere con un grado de provisoriedad que lo que hace es no reflejar lo que esa noticia quiere mostrar.

- En los '90 el "gran relato" fue el fin del relato y de la historia, ¿cuáles son hoy, desde la filosofía, las preguntas que corresponden a nuestro tiempo?

- Han cambiado los temas, pero somos hijos de la crisis de los grandes relatos y vivimos esa tensión entre el gran relato que se fue y asumir que los pequeños relatos que vamos construyendo de algún modo nos hacen más libres. Hoy hay temas importantes que nos preguntamos: la biopolítica, que es la relación entre el poder y su intervención directa en nuestros cuerpos; el otro tema clave es la filosofía de género: estamos en un tiempo de deconstrucción de la identidad sexual; y un tercer tema tiene que ver con el cruce entre los avances de la ciencia y la tecnología en relación a las preguntas existenciales.

- Actualmente, ¿cuánto incide el miedo en nuestra relación con el mundo? Nos refermios a la creciente xenofobia, la intolerancia, los pánicos alimentarios, la aceptación del cuerpo como es, etc.

- Los miedos son un clásico de la condición humana. Ese miedo tiene que ver con asumir nuestra propia contingencia. El principal temor es asumir que no nos bastamos a nosotros mismos, que somos seres abiertos a que el otro nos transforme. Y como uno es principalmente idólatra de sí mismo lo que hace es poner alambradas para que esa otredad no venga a perturbarnos. Al conocerse a sí mismo con lo que uno se encuentra es con el otro y eso genera un vértigo abismal.

- En "Desencajados" vos decís: "el otro nos completa". ¿Cómo cuaja hoy esa idea si el otro es mi enemigo?

- Uno construye el 'otro' que necesita para justificar la prioridad de lo propio. El 'otro' nunca es el 'otro' sino el que me conviene y la otredad comienza cuando se traspasa ese umbral. Hay algo del 'otro' que me molesta, que me perturba, porque no lo termino de cerrar; pero cuando lo entiendo, lo pierdo porque lo he traducido a mi propia lógica. Es fundamental visualizar esas limitaciones. Si para algo existe la política es como mínimo aliviar el sufrimiento del otro, pero para eso hay que visualizarlo.

- En este último tiempo se ha puesto el énfasis en la idea de la "igualdad de oportunidades" y de los méritos personales como posibilidades de desarrollo para el individio, desde la filosofía, ¿cuáles son los valores sobre los que se sustentan estas categorías, en contraposición con la idea de lo colectivo? 

- Hay que dejar en claro cuáles son los marcos teóricos que están operando. Y esos marcos teóricos se logran cuando se invisibilizan: uno no se da cuenta de su acción. Los que hacemos filosofía buscamos poner en evidencia esos marcos teóricos. La idea de individuo es un constructo y no podés dejar de visualirzarla como tal. Es fundamental desnaturalizar el orden social y entender que esta forma de vincularnos es una, no es la única y que todo puede ser de otra manera. En ese marco construido hay que ver quiénes son los vencedores y los vencidos, qué grupos de la sociedad lo pasan mejor que otros. El gran ausente de la cultura occidental, en estos últimos siglos, es el 'otro'. Es que las construcciones sociales no dejan de ser construcciones individuales, pero expandidas; porque siguen la misma lógica del ensimismamiento, de lo propio, de buscar lo común y darle la espalda al extranjero -en el sentido metafórico-. El amigo no tiene que ser el prójimo sino el lejano. 

LA FICHA

Darío Sztajnszrajber en Mendoza

- en la Feria del Libro de Mendoza, el viernes 13, a las 21, en la Sala Suárez, con la charla: “Pensar la posverdad, entre la mentira y la verdad”. Gratis. 

- El sábado a las 20 presenta junto a Felipe Pigna “Preguntas de la historia y la filosofía". En el Centro de Congreso y Exposiciones Alberto Bufano, de San Rafael. Gratis.