Más Deportes Viernes, 9 de noviembre de 2018 | Edición impresa

Daniel Oldrá: “En esta final no hay un candidato”

El ‘Gato’ tuvo su paso por River Plate entre 1988 y 1991, y vivió los superclásicos desde adentro. Hoy palpita el esperado duelo copero.

Por Redacción LA

Daniel Oldrá es un referente de Godoy Cruz, pero su paso por River, llegando desde el semillero tombino, también fue importante. Jugó Copa Libertadores y superclásicos con la Banda pero asegura no tener favoritos para esta definición inédita de la Copa.

“Si, somos pocos los que tuvimos la suerte de jugar en River. Tuve de compañeros varios de aquel plantel campeón del mundo del ‘86”. Ya en su etapa de entrenador, el “Gato” Oldrá tiene el mérito de haber reclutado, desde Maipú, a Enzo Pérez, nada menos. “Fue al primer jugador que traje a Godoy Cruz, junto con Federico Díaz, cuando comencé a trabajar de coordinador. En ese momento yo vivía atrás de la cancha de Maipú, y cuando tenía tiempo pasaba a ver las inferiores. Allí, Enzo jugaba de 4, de 8, de 5, donde lo ponían, jugaba bien. Ya se destacaba donde fuera”.

 

En cuanto a lo que viene, aventuró que “será un partido cerrado, se juegan muchas cosas. Hay muchos jugadores amonestados que con una nueva amarilla se perderían la revancha. No me extrañaría un empate en cero. Se que Boca lo va a salir a buscar porque es local, pero sabiendo que el gol no vale doble en esta definición, será un partido muy chato. No hay favoritos, hay mucha presión. Creo que ambos especularán bastante, aunque Boca tenga más obligación por ser local”.

Para Oldrá, River se verá condicionado al no tener “técnico ni a su capitán. Será un partido de ajedrez”. Para muchos, Boca tiene mayor poder de fuego, pero para el ex central “hay que olvidarse de la efectividad de uno y otro. Son finales donde se juegan todo. En toda la historia no se jugó una instancia así, quedan de lado las rivalidades. En esta final no hay un candidato”.

Y agregó que “un clásico común, de campeonato, lo podés llegar a perder, pero este es único. Ganará el que tenga la capacidad de asegurar las chances que genere, que se levante mejor ese día. No se pueden dar pronósticos”.

 

En cuanto a su pasado por el Millo, Oldrá aseguró que “Aunque jugué allí, no me tira la camiseta de River, nunca fui hincha. Tengo una vida acá en Godoy Cruz, no pienso en otro equipo. Si recuerdo los compañeros de aquel plantel. Jugué un par de superclásicos en el verano, gané uno (con gol de (José Tiburcio) Serrizuela, era técnico Passarella) y otro perdimos 2 a 0 con dos goles de Batistuta”. En cuanto al rendimiento de ambos, en la actualidad, recordó que “en aquella época era al revés que ahora. Boca andaba mejor en el orden internacional, y River ganaba todo de local”.

De sus recuerdos con aquellos inicios, sale la visita de River a Godoy Cruz en el ‘92, cuando debutó Ortega en un amistoso. “No me olvido ese partido, yo jugaba para el Blooming de Bolivia, pero ese amistoso con el River de Passarella lo jugué para el Tomba. Jugué de refuerzo”.

En Libertadores también tuvo su experiencia con la camiseta del Millo: “Si, con River enfrentamos a Independiente de Avellaneda por la Copa y jugué con los bolivianos de The Strongest, en la altura”. 

En cuanto a la presente edición, Oldrá analizó: “En las últimas ediciones como el gol de visitante vale doble, cambió la forma de jugar la Copa. Antes siempre ganaba el local. Ahora con el VAR se cuidan otras cosas. Hoy una equivocación dentro del área te puede complicar un partido. Por todos lados se achica el margen de error. No termina de convencerme, aunque sirve la tecnología. Igual hay cosas que se van perdiendo. Lo más importante del fútbol es el gol, y hoy hay miles de personas gritando un gol pero esperás 30 segundos y te lo anula el VAR. Hoy hay que estar viendo que sea gol y que no llamen al árbitro para rever la jugada”.

 

Para el “Gato” es mejor que el árbitro de la final “sea de afuera. Un argentino que se equivocase en estas finales, no podría dirigir más en el país. Vivimos tanta locura en este momento que es preferible que sea de afuera”.

Por último habló del Pity Martínez: “Lo conocí de chico en el CEC, y se veía un zurdo distinto. Lamentablemente se fue a Buenos Aires y no pudo explotar acá en un equipo mendocino” concluyó.