Turismo Domingo, 1 de julio de 2018 | Edición impresa

Cuesta del Viento: el paraíso del Kitesurf tiene dueño

San Juan no tiene mar aunque la propuesta de playas y actividades acuáticas en torno al dique guarda similitud con la zona costera.

Por Redacción LA

Ubicado a casi 200 kilómetros de la capital de San Juan y rodeado de cerros cincelados por el viento aparece el dique. Se trata de un embalse de 3.000 hectáreas.

Un mar turquesa en medio de un desierto agreste. Una combinación insólita y exquisita. Casi una contradicción. Aunque este paisaje tan inusual no siempre lució así.

A fines de la década de 1980 se inició el proyecto con el fin de aprovechar el agua de deshielo del río Blanco para cultivos y también en pos de generar energía hidroeléctrica. Nacía así el dique Cuesta del Viento. 

El embudo que forman los cerros y la corriente de aire -aquella que da nombre al dique- conforman una pareja perfecta cuando de deportes acuáticos de vela se trata.

Al punto que este pequeño paraje sanjuanino recibe peregrinos de los cuatro puntos cardinales y los más alejados países. “La característica de este lugar es que todos los días sopla viento”, explica Marcos Caputto, instructor de kitesurf en el parador Ze Pequeño.

Así, todos llegan atraídos por las particulares condiciones climáticas. Esas que hacen de este mar en el desierto un sitio único para practicar kitesurf.

“Tener un 90% de exactitud de viento es genial. No pasa en otros lados”, dice Carla Cortijo, una mendocina que aprovecha los fines de semana para viajar a Cuesta.

“Me gustan las energías que hay en el lugar. Pasan cosas que no pasan en otros lados”, agrega convencida del aura que envuelve a este destino. A su alrededor los kiters preparan o desarman equipos, toman mate y charlan mientras esperan su turno de volver al agua. Acá se respira relax. De hecho, los paradores apostados a orillas del dique con techos de paja y suelo de arena exudan aroma a playa. Quién diría que es el oeste argentino.    

Este paraje sanjuanino recibe peregrinos de los cuatro puntos cardinales y los más alejados países.


Cometas en el aire

Para quienes no estén familiarizados con este deporte extremo, vale aclarar que el kitesurf es similar al wakeboard (ambos utilizan una tabla donde se apoyan los pies) aunque en este caso es una vela la que permite la tracción del deportista. 

Sin necesidad de chequear ninguna aplicación móvil ni web climática, lugareños y conocedores del sitio coinciden: tranquilo por la mañana, ventoso por la tarde. Así, quienes le escapen a la adrenalina pueden aprovechar las primeras horas para practicar kayak o stand up paddle (sup). 

Después del mediodía el viento se enciende en Cuesta y hasta ya entrada la tarde (o noche) no hay quien lo apague. Con las ráfagas, el escenario se tiñe de velas.

Son cometas coloridos que contrastan con el azul del cielo. Y, hasta hay quienes que sin practicar el deporte, se acercan a los chiringuitos de las orillas a ver el espectáculo que se vive agua adentro. Allí se mezclan aprendices y expertos. 

Mario Luna, profesor de kitesurf en la escuela mendocina Prowind, destaca las cualidades de Cuesta especialmente para novatos. Contar con viento intenso y permanente hace más fácil el aprendizaje explica.

“Los lugares que tenemos en Mendoza son hermosos para kitesurfistas experimentados”, expone Mario ya que la falta de previsibilidad en el viento y las costas irregulares de los spots mendocinos exigen mayores destrezas. 

“A Cuesta del Viento no le falta nada. Me ha parecido una aventura, un lugar salvaje”, resume Valentina Cortijo, otra mendocina que visita por primera vez este sitio y se ha apuntado también a las clases de kite. Y es que, un mar en pleno lejano oeste sanjuanino no es algo fácil de imaginar.

De interés

Cómo llegar
Desde Mendoza son 350 kilómetros aproximadamente. Lo más recomendable es ir con un vehículo propio ya que la distancia entre Rodeo -donde se ubica el pueblo que condensa la oferta hotelera- y Cuesta del Viento lo amerita. 

Dónde dormir
El pueblo de Rodeo, ubicado a 10 kilómetros de Cuesta del Viento, es el lugar más recomendable para hacer noche. Rodeo cuenta con variedad de hoteles, cabañas y campings. 
Finca El Martillo ofrece cabañas totalmente equipadas. Para 4 personas, 1.300 pesos; 6 personas, 1.800. 
Santo Domingo s/n
http://www.fincaelmartillo.com/

Dónde comer
Ze Pequeño.
Posibilidad de sándwiches y tartas (tanto saladas como dulces). Opciones desde 50 pesos. 
https://www.facebook.com/zepequenokitebeach/

Las Tapias. Pachatas -sándwich al estilo de un lomito-desde 200 pesos. 
Cerro Negro S/n, Rodeo.
https://www.facebook.com/LasTapias/ 
0341 15-579-4371

Finca El Martillo. Menú de 3 pasos con especialidades regionales desde 230 pesos. 
Santo Domingo s/n.