Opinión Domingo, 8 de julio de 2018 | Edición impresa

Crisis terminal de los partidos políticos - Por Thomas L. Friedman

El mundo al que políticamente representaban los viejos partidos, está desapareciendo.

Por Thomas L. Friedman - The New York Times© 2018

Si todavía no lo han notado, permítanme ser el primero en su círculo en señalarlo: los grandes partidos políticos convencionales en el mundo industrializado están reventando al mismo tiempo. Es bastante extraordinario. 

El Partido Republicano de EEUU ha reventado en todo menos en el nombre, pasando de la noche a la mañana de ser un partido internacionalista, del libre comercio y cazador de déficits a un partido proteccionista, antiinmigrantes y permisivo de los déficits, todo para acomodar los instintos de Donald Trump y su base electoral. 

La última elección de Italia terminó por aplastar a su centroizquierda convencional, llevando al poder, en cambio, a una coalición de populistas de extrema izquierda y extrema derecha, cuyo enfoque oscila entre garantizar un salario mínimo para el once por ciento de los desempleados italianos y el rechazo a los inmigrantes y a la Unión Europea. 

El Partido Laborista del Reino Unido ha cambiado de ser de centroizquierda a cuasimarxista, y los conservadores a favor del Brexit, tras haber empujado a Gran Bretaña a salir de la Unión Europea sin ningún plan, ahora están divididos y paralizados sin saber cómo implementar el suicidio económico que le prometieron al electorado. 

Los demócratas estadounidenses están fracturados entre un Bernie Sanders del ala cuasisocialista y una centroizquierda, pero están unidos por ahora -a Dios gracias- por la necesidad primordial de derrotar a Trump. 

A la canciller alemana Angela Merkel le tomó cuatro meses formar una coalición de gobierno apenas congruente, luego de que su partido gobernante fuera golpeado en la última elección, y esa coalición frágil pronto puede derrumbarse por tensiones migratorias. 

Además, el presidente francés Emmanuel Macron dirige un partido centrista que no existía hace tres años. 

¿Qué pasa? Mi respuesta corta: el cambio climático, pero no solo en el que están pensando. En realidad, estamos pasando por tres cambios climáticos al mismo tiempo, y juntos están remodelando los ecosistemas de trabajo, aprendizaje, geopolítica, ética y comunidad de maneras que los partidos que crean sus plataformas con base en nuestras elecciones binarias de derecha-izquierda ya no pueden contener tan fácilmente. 

¿Por qué? Estamos pasando por un cambio en el clima del clima: estamos pasando del “después” al “ahora”. Cuando era niño en Minnesota, el “después” era cuando podía limpiar ese lago, salvar ese bosque o rescatar ese búho en peligro de extinción. Actualmente, el “después” ha llegado a su fin oficialmente. Ahora, “después” será demasiado tarde, así que sin importar lo que vayan a salvar, sálvenlo ahora. Eso es el cambio climático. 

Estamos pasando por un cambio en el clima de la globalización: estamos yendo de un mundo interconectado a un mundo interdependiente. En un mundo interdependiente tus amigos pueden matarte más rápido que tus enemigos. Si los bancos en Grecia o Italia -ambos aliados de la OTAN- se hunden esta noche, tu fondo del retiro lo resentirá y en un mundo interdependiente, la caída de los rivales se vuelve más peligrosa que su ascenso. Si China se apropia de otras seis islas en el mar de Corea del Sur esta noche, no nos dará insomnio; si China pierde un seis por ciento de crecimiento hoy por la noche, podríamos quedarnos sin trabajo. 

Por último, estamos pasando por un cambio en el clima de la tecnología. Las máquinas están adquiriendo la mayoría de nuestros atributos únicos como humanos: en particular, la capacidad de aprender, analizar, razonar, maniobrar y conducir de manera autónoma. 

Estos cambios climáticos están remodelando el ecosistema del trabajo -acabando con una cantidad elevada de empleos semiespecializados-, y esto está reconfigurando el ecosistema del aprendizaje, haciendo que el aprendizaje de por vida sea la nueva base de referencia para el progreso. 

Estos tres cambios climáticos también están reconfigurando la geopolítica. Son como un huracán que está arrasando con las naciones débiles que estaban bien en la Guerra Fría, cuando las superpotencias las colmaban de ayuda y brazos extranjeros, cuando China no podía competir con estas naciones por el trabajo poco especializado y cuando el cambio climático, la deforestación y las explosiones demográficas no habían arrasado con enormes cantidades de su agricultura a pequeña escala. 

Sin embargo, hoy en día, sin ese soporte, las naciones más frágiles se están fracturando, ese es el caso de El Salvador, Guatemala y Honduras al sur del continente americano y la África subsahariana y el Oriente Medio al sur de Europa. No hay suficiente orden, tierras ni industrias sostenibles para hacer que la gente se quede en el campo o en las grandes ciudades. Esto está creando la división geopolítica más relevante en el mundo actual: la división entre el Mundo del Orden y el Mundo del Desorden. En Europa, la frontera es el Mediterráneo, en el continente americano es el río Bravo. 
Más personas que nunca -ahora armadas con teléfonos celulares e instrucciones de traficantes de personas- intentan salir del Mundo del Desorden para entrar al Mundo del Orden, lo cual produce respuestas negativas nacionalistas-populistas en Estados Unidos y Europa. 

Todo esto es nuevo y está acelerándose. Sin embargo, los grandes partidos de Occidente que han dominado la política desde la Segunda Guerra Mundial solían basar sus plataformas en torno a un conjunto de elecciones binarias bastante estables: los intereses del capital contra el trabajo; el gobierno burocrático, las regulaciones elevadas contra un gobierno más flexible y las bajas regulaciones; un panorama nacional más cerrado y hostil hacia el libre comercio y la inmigración contra un panorama internacionalista más abierto al libre comercio y la inmigración; las normas sociales que hay que aceptar y las normas sociales que hay que prohibir, como el matrimonio homosexual y el aborto; y el crecimiento económico contra la protección ambiental. 

Los partidos gobernantes y los de la oposición antes eran combinaciones de estas enormes elecciones binarias. Sin embargo, hoy en día simplemente no pueden contener y equilibrar muchas de las nuevas elecciones que los partidos, los ciudadanos, las empresas y las comunidades tienen que tomar para florecer entre todos estos cambios climáticos. 

Es posible identificar tres distintas estrategias amplias en juego como respuesta a estas elecciones políticas muy nuevas y complejas. 

Una son los líderes que quieren construir muros, contra el cambio y los migrantes, que galvanizan el apoyo al generar solidaridad tribal. 

Se puede ver una segunda estrategia en Macron o en la página web de la campaña presidencial de Hillary Clinton. Ofrecen una selección variada de soluciones tecnopragmáticas, muchas de las cuales tienen sentido, pero carecen de toda fascinación emocional entre el electorado. 

La tercera estrategia es la que podemos ver emerger orgánicamente en ciertos pueblos y comunidades de todo Estados Unidos. Es muy pragmática en cuanto a su enfoque centrado en la solución de los problemas, y fomenta la solidaridad, pero no a través del conjuro de viejas lealtades partidistas ni un nuevo tribalismo. En cambio, genera su idealismo y solidaridad a través de la confianza y los lazos de amistad que provienen de hacer cosas difíciles juntos en la comunidad. 

Llamo a estos proyectos encabezados por la comunidad: coaliciones adaptativas complejas, en las que las empresas, la mano de obra, los educadores, los filántropos, los emprendedores sociales y los alcaldes trabajan juntos para generar ciudadanos y empresas locales más adaptativas, y dejan de lado las afiliaciones partidistas tradicionales para hacerlo. 

No están esperando a Washington ni a sus gobiernos estatales, sino que están actuando en aras de su propio bienestar local y colectivo, alimentando la adaptación de abajo hacia arriba. 

Estos esfuerzos son las cosas más optimistas que suceden en Estados Unidos hoy.