Mundo Jueves, 6 de diciembre de 2018

Creyó tener sexo con su novio pero descubrió que estaba siendo violada por un extraño

Conmueve el caso de una joven que fue víctima de abuso sexual en una comunidad universitaria de Estados Unidos.

Por Redacción LA

Un caso de abuso sexual en la comunidad universitaria de Indiana, Estados Unidos, conmovió no solo a ese Estado sino al mundo entero. 

Es que una joven pensó que tenía sexo con su novio, pero luego se dio cuenta de estaba siendo víctima de violación por parte de otra persona.  

Es el caso de Abigail Finney, estudiante de Purdue University, quien vivió un desagradable momento por culpa de un "amigo" de su novio.  

 

Todo transcurrió el 11 de febrero de 2017. Abigail y su pareja estaban en su casa junto a otras personas, entre ellas Donald Grant Ward. 

Fue este último quien, al notar que la chica se había ido a dormir sola, subió a la habitación, se acostó a su lado, la abrazo de atrás y comenzó a tocarla. Estaba oscuro y Abigail, sin darse vuelta, pensó que se trataba de su novio. 

Hubo sexo durante algunos minutos cuando la mujer decidió ir al baño. Al regresar, notó que no era su novio el que estaba acostado en la cama, sino que era Grant Ward, según consigna Buzzfeed. 

Tras la correspondiente acusación y detención del joven, el tratamiento y posterior resolución del caso generó más polémica aún, ya que el abusador logró esquivar a la Justicia por las disposiciones legales que rigen en Indiana.  

 

Es que, técnicamente, no significaba violación lo que había hecho Ward por las leyes viegentes de la zona. Increíble. 

Abigail claramente fue violada. Hasta hubo denuncia formal y juicio. Pero la defensa del joven logró que no fuera a prisión. 

Allí, en Indiana, se considera violación cuando se obliga a otra persona a tener sexo bajo amenazas o por la fuerza, también cuando la víctima sufre discapacidad mental y no puede dar su consentimiento, o si no está consciente de que está teniendo sexo. Absurdo.  

 

El caso es que un jurado declaró inocente a Ward por no haberse detectado una ilegalidad concreta según la normativa legal del Estado.