Sociedad Martes, 16 de mayo de 2017 | Edición impresa

Creció la cantidad de niños con sobrepeso: 4 de cada 10

El 37% de los alumnos de las escuelas mendocinas está afectado por esta problemática. Hace 5 años eran el 33%. Incorporar agua a la merienda escolar, primer paso para combatir este flagelo.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Tortitas, galletas, gaseosas y papas fritas suelen ser los alimentos elegidos por los chicos para comer en sus ratos libres. Por esta razón, lamentablemente no sorprende que los problemas de sobrepeso en edad escolar vayan en aumento en la provincia.

Según datos del programa Aprender con Salud, que desarrollan en conjunto el Ministerio de Salud y la Dirección General de Escuelas, el 37% de los niños que concurren a las escuelas de Mendoza tienen obesidad o sobrepeso, cifra que se compone sumando el primer flagelo (18,7%) más el segundo (18,3%). Comparadas con las cifras oficiales que publicó este diario en 2012, este valor sumado creció 4 puntos. 

Para elaborar estos números, un equipo de expertos tomaron datos durante 2016 a alrededor de 3.200 chicos de salas de 5, 1° grado y 6° grado. En total fueron 54 las escuelas que se tuvieron en cuenta de toda la provincia, salvo la zona sur que se comenzará a relevar durante este año.

La cifra se corresponde con las difundidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estima que en los países en desarrollo con economías emergentes la prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil supera el 30%.

Más agua, menos gaseosas

Ante este desalentador panorama, las autoridades buscan actuar de forma urgente promoviendo un cambio cultural hacia una alimentación más adecuada. Así es que ayer se realizó la primera jornada de Salud y Educación, en la que se destacó la necesidad de incentivar la merienda saludable en los colegios, comenzando por el reemplazo de gaseosas, jugos y otras bebidas azucaradas por agua. 

“Se entiende que el uso del agua como fuente de hidratación es la principal herramienta para combatir la obesidad infantil”, expuso Mónica Coronado, subsecretaria de Gestión Educativa de la DGE. La funcionaria señaló que además de las altas cifras de sobrepeso han encontrado gran cantidad de alumnos con caries, lo que también tiene que ver con las bebidas azucaradas.

“El chico no tiene por qué tomar otra cosa que no sea agua, pero se complica que la consuma en la escuela si desde bebé se le da gaseosa en la mamadera”, reconoció Coronado, remarcando la necesidad de cambiar el patrón cultural.

En ese sentido, Oscar Sagas, subsecretario de Salud, comentó que se está llevando a cabo un relevamiento con otras áreas para comprobar si los edificios escolares tienen acceso al líquido. “En principio hay agua potable en todos los establecimientos, lo que es importante es que cada alumno tenga su envase para transportar el agua de acuerdo a las normas de seguridad e higiene”, manifestó. Además, señaló que aquellos niños que con frecuencia consumen bebidas azucaradas, en el futuro podrán padecer enfermedades endócrino metabólicas.

Problema multicausal

Las nutricionistas Marisol Martínez, del equipo de Planificación del Programa Aprender con Salud; Maite Lizundia, de la dirección de Derecho de Alimentación; y Alejandra Mellado, del Programa Obesidad, se mostraron preocupadas por los número relevados y explicaron que el sobrepeso y la obesidad son problemas multicausales.

“No solo influye la alimentación inadecuada, sino la falta de actividad física y la incidencia de la industria alimentaria, con gran crecimiento de alimentos poco saludables, ultra procesados y con gran contenido de grasas, sal y azúcar”, detalló la primera.
Por esta razón, remarcó la necesidad de llevar adelante una tarea de educación alimentaria y nutricional a nivel integral. 

“Hay que actuar en prevención de forma urgente para poder ver los resultados dentro de algunos años, porque de ninguna manera son inmediatos”, indicó Lizundia. Mientras que Mellado destacó que el mayor porcentaje de mortalidad en el mundo lo marcan las enfermedades crónicas no transmisibles, que tienen de base problemáticas de sobrepeso y obesidad.

Distribuirán un jugo natural

Otra acción gubernamental para fomentar el consumo de alimentos saludables será la distribución de un jugo 100% natural. Como parte de una prueba piloto, este alimento -que aseguran es 100% natural- se repartirá en las escuelas de General Alvear a través de un convenio entre el Ministerio de Salud y el municipio sureño.

El objetivo de esta acción es fomentar el consumo de frutas en niños de edad escolar, ya que este jugo .-llamado Zummy- está compuesto por puré de manzana, puré de banana, jugo concentrado de manzana y de limón. Además, desde Salud indicaron que no posee azúcar añadida, conservante, colorante ni saborizante.

Los quioscos saludables, demorados 

El esperado reemplazo de la comida chatarra por alimentos más saludables en los quioscos escolares es una promesa que data desde 2007. En ese entonces se lanzó un proyecto del que participaron funcionarios y especialistas de la DGE, OSEP y de varios ministerios que nunca se terminó de concretar.

Más adelante, en 2011, se aprobó la ley 8247 de Merienda Saludable, que establece que estos quioscos deben tener un listado visible con los alimentos saludables determinados por la norma. Sin embargo, todo quedó en un anhelo ya que hasta hoy siguen comercializando los productos habituales. 

Ahora, el Ministerio de Salud y la DGE están trabajando para modificar las concesiones de estos comercios y así poder cumplir con la ley de una vez por todas.

“Está en Asesoría Letrada la modificación de la forma de contratar los quioscos que va a incluir la merienda saludable, la cual va a erradicar ciertos alimentos y le va a dar prioridad a otros”, adelantó Mónica Coronado, subsecretaria de Gestión Educativa de la DGE. 

Por su parte, Oscar Sagas, subsecretario de Salud, explicó que será un cambio progresivo que comenzará a visualizarse en los quioscos de las escuelas entre este año y el que viene.