Sociedad Miércoles, 13 de junio de 2018

Crece el misterio del joven argentino hallado en Perú en situación de calle

Ariel Nacer desapareció en Buenos Aires en 2003 cuando tenía 15 años y ahora lo localizaron como indigente en Lima. ¿Qué le pasó?

Por Redacción LA

Las incógnitas por el ciudadano argentino hallado hace un par de días en Perú, a 15 años de su desaparición, no dejan de crecer más todavía cuando se comienzan a conocer los primeros detalles de lo que vivió a lo largo de todo este tiempo.

Ariel Alberto Nacer deambulaba por las calles de San Borja, un distrito de Lima, cuando a principios de semana una mujer peruana se percató de su acento, tras lo cual comenzó a preguntarle de dónde era y con quién estaba. Esa mujer se llama Florence Arce Ross y a partir del momento en que comenzó con el primer diálogo se transformó en una especie de ángel protector para Ariel.

Ese primer encuentro quedó registrado en el celular de Florence, imágenes que luego subiría a Facebook y otras redes sociales para lograr mayor repercusión y dar con algún dato del joven. Y su método tuvo éxito: el posteo no solo tuvo amplia repercusión en Perú sino que trascendió las fronteras y llegó hasta Argentina, con lo cual el difícil rompecabezas de la identidad e historia de Ariel comenzó a armarse.

Según lo detalla Clarín, en el año 2003 Ariel Alberto Nacer tenía 15 años y estaba en la casa de un amigo pero después dejó el lugar para volver a su propia vivienda en Buenos Aires, pero nunca llegó a destino. El tiempo pasó y nadie  supo más nada de aquel adolescente. Sin embargo, la historia coincide con la del adulto localizado este lunes en Perú.

Es más, la Embajada Argentina en ese país confirmó que el joven hallado sucio, malherido y con serios problemas psiquiátricos en Lima era buscado desde hacía más de diez años. No obstante, a través de las distintas publicaciones en Facebook, Florence Arce Ross afirmó desde un primer momento que se trataba de un chico secuestrado que había estado todo este tiempo en manos de sus captores.

Para añadir asombro al caso, la mujer aportó más datos sobre el derrotero de Nacer entre tres países. “Hace dos años Ariel estuvo en el Consulado para hacer un nuevo documento. ¿Cómo no se dieron cuenta que el chico estaba acompañado por una persona que no tenía nada que ver con él? Él no ata ni una oración, está mudo todo el tiempo. Sólo responde con monosílabos", contó. "Incluso hace poco estuvo en Bolivia. Y no para de pedir por su abuelita", agregó.

Por su parte, desde la Dirección General de Asuntos Consulares, dependiente de Cancillería Argentina, confirmaron al diario porteño que el joven es un paciente psiquiátrico que presenta un estado de salud delicado. Desde el organismo remarcaron que solo han podido contactar a un medio hermano que tiene 18 años, pero que “aparentemente, no tiene en Argentina una red familiar que lo pueda albergar o contener”.

Asimismo indicaron que Ariel esté estabilizado “él debe consentir con ser trasladado” a nuestro país. Por el momento, Nacer fue alojado en un centro de rehabilitación para drogadictos, en las afueras de Lima, bajo la tutela del Consulado Argentino.

Sin embargo, la mujer que lo rescató de la calle mostró su disconformidad con el sitio donde lo alojaron ya que sostiene que el ciudadano argentino no es un drogadicto sino un paciente psiquiátrico. Además cuestionó el accionar de los funcionarios de nuestro país en Perú: "No estoy recibiendo las mejores de las ayudas por parte de los que deberían ayudar a Ariel".