Política Domingo, 14 de abril de 2019 | Edición impresa

Cuando Cornejo deje el Gobierno, habrá 10 mil estatales menos

Desde que asumió, se han jubilado más de 6 mil agentes y también hubo cesantías y renuncias que no se cubrieron. Críticas gremiales.

Por Daniel Peralta - dperalta@losandes.com.ar

La cantidad de empleados públicos que hay es un eterno debate. Cada vez que tiene oportunidad, el gobernador Alfredo Cornejo hace alarde de haber ordenado el personal sin afectar los servicios del Estado. Según las cuentas que hacen en Casa de Gobierno, cuando termine la gestión habrán bajado la planta un 10%.

La cuenta que sacan se refiere a las bajas por jubilación, renuncias, fallecimientos y cesantías que no fueron cubiertas por nuevo personal. En lo que va de la gestión Cornejo se fueron de la Administración pública 8.428 empleados. La proyección para lo que resta de 2019 es que se jubilen otros 1.700 empleados: entonces la suma total ascenderá a 10.128 estatales menos.

Si se tiene en cuenta que en diciembre de 2015 habían en planta 99.118 empleados, esos diez mil estatales menos resultan algo más del 10%. Desde ATE indican que el número es cierto, al menos a marzo de este año “es un 8% clavado. De ese porcentaje, la gran mayoría se han jubilado, 120 personas han renunciado y los demás han sido cesanteados”, dice el titular del gremio Roberto Macho, aunque plantea duras críticas.

 

Hay cierta coincidencia en las cuentas entre Macho y el Gobierno. El subsecretario de Gestión Pública, Ulpiano Suárez, dice que en 2016 se jubilaron 1.728 agentes, en 2017 lo hicieron 2.019, en 2018 fueron 1.686 y en lo que va de 2019, 200 empleados.  

A ese número hay que sumarle los 520 agentes que tenían los años para jubilarse pero no los de aporte; ellos fueron incluidos en el Programa de moratoria previsional y también se jubilaron.  

En total, desde el inicio de la administración Cornejo salieron del Estado por jubilación 6.153 empleados. En la cuenta se incluyen también las bajas por renuncias, fallecimientos y cesantías. En el primer año de gestión llegaron a 761, en el segundo año a 1.057 y en el tercero a 457. En total fueron 2.275 bajas por estos motivos.

Suárez aclara que solo un puñado de ellas corresponden a cesantías: 260 en los tres años. Sumando los 6.153 jubilados a las 2.275 renuncias, fallecimientos y cesantías, da 8.428 empleados menos en la planta del Estado que exhibe el gobierno.

“Al finalizar la gestión tendremos al menos 1.700 bajas más por jubilaciones, razón por la cual podemos anticipar que Alfredo Cornejo no solo será el primer gobernador que entregará una planta de personal inferior a la que recibió, sino que la disminución rondará el 10%”, dice Suárez.  

Según los datos oficiales, también cayó la cantidad de contratos de locación: de 2.669 a 1.976 en tres años. 

En números  

No siempre la matemática es exacta. De acuerdo a las mismas cuentas del Gobierno, los agentes heredados de la gestión de Francisco Pérez fueron 99.118; esa fue la cantidad de personas que cobraron el sueldo de diciembre de 2015.  

Otra vez se agita el nombre del anterior gobernador. A esa cifra, desde el Gobierno le suman los pases a planta acordados en paritarias durante la gestión anterior que Pérez no efectivizó antes de irse: 3.390 que tuvo que incorporar Cornejo. Así es que Ulpiano Suárez dice “puede decirse que el gobernador Cornejo recibió una planta de 102.508 agentes”.

El 31 de marzo pasado el Gobierno le pagó salarios a 93.716 empleados del Estado. Si se toma en cuenta el primer número, la diferencia son 5.402 empleados menos; si se suman los pases a planta convenidos en paritarias, la diferencia sería de 8.792 agentes.

 

¿Por qué la diferencia? Según explica Suárez, la comparación entre diciembre de 2015 y marzo de 2019 es mentirosa, porque “en esta época del año todavía están tomándose cargos docentes. La comparación más precisa es entre diciembre y diciembre”.

Lo que entra en la cuenta es una categoría más lábil que son las horas cátedra, que también disminuyeron entre 2015 y 2018. Pasaron de 424.408 a 420.062; es decir 4.346 menos. Se considera que un cargo equivale a 14 horas cátedra, esas horas menos corresponderían a 310 cargos.  

El tema es que no siempre las horas cátedra se distribuyen tan equilibradamente; hay quienes tienen menos de 14 y hay quienes tienen más. Más allá de que se hable de agentes o de cargos, según Suárez la reducción ha implicado un ahorro de un 7% en sueldos comparado con diciembre de 2015.
 

Macho: “Han metido a cientos por la ventana”

El secretario general de ATE, Roberto Macho, jura que en los próximos días denunciará a Alfredo Cornejo ante la Justicia “porque el gobierno ha metido cientos de trabajadores por la ventana. Cornejo sale a hablar de los concursos, pero es el primero que no ha cumplido la paritaria y la ley de concursos”.

Denuncia. El titular de ATE dice que irá a la Justicia.

Según Macho, habría 400 personas ingresadas y que tienen las pruebas. “Han tercerizado servicios, los meten por empresas tercerizadas para cumplir funciones del Estado. A los jubilados los han reemplazados con estas empresas”, jura el dirigente sindical.

Los policías, los médicos y los docentes

No sólo hubo bajas de empleados administrativos. También salieron de sus puestos por jubilaciones, cesantías o fallecimientos agentes vinculados a servicios esenciales. En los tres años fueron 1.300 bajas de policías y otras tantas de trabajadores de la salud (profesionales y técnicos.

 

Según el subsecretario Suárez, en la Policía “se han producido idéntica cantidad de altas entre oficiales y auxiliares; mientras que en Salud las altas fueron 1.600, además de 200 designaciones interinas que deberán ratificarse por concurso”.

Hay bajas también entre los docentes. En diciembre de 2015 la planta era de 45.043 agentes, mientras que a diciembre de 2018 se liquidaron sueldos a 43.987, 1.056 menos en tres años. En este caso, Suárez indica que la diferencia surge de la aplicación del ítem aula: “Antes liquidábamos casi cinco docentes por cargo, mientras que ahora son 3 por cargo”; es decir se pagan menos suplencias.  

Acá aparece la polémica. El titular del SUTE, Sebastián Henríquez, indica que esos datos “son coincidentes con nuestro planteo de que se reduce el presupuesto educativo. Si se congelan los cargos, lo que se hace ante las necesidad de abrir cursos es cerrar otros”.