Más Deportes Viernes, 14 de septiembre de 2018 | Edición impresa

Copa Davis: por una gran despedida

Arranca el repechaje ante Colombia, en lo que es el adiós de la Copa del territorio nacional, ya que en 2019 cambia el formato de disputa.

Por Redacción LA

Argentina, con un marcado favoritismo, recibirá desde hoy a Colombia, en uno de los encuentros de repechaje del Grupo Mundial I de la Copa Davis de tenis, en lo que asoma como una de las últimas series de local antes de la renovación del centenario certamen.

Para este encuentro, y tal como sucede desde hace un par de temporadas, Argentina no contará con la participación de su principal estrella Juan Martín del Potro, número 3 del ranking mundial y que viene de ser finalista en el Abierto de Estados Unidos.

El sorteo definió que será Diego Schwartzman quien abrirá la serie ante el colombiano Santiago Giraldo. A continuación, Guido Pella se medirá con Daniel Galán.

La gran incógnita del lado colombiano estaba en los nombres de los doblistas. Y el sorteo mostró que Alejandro Gómez y Cristian Rodríguez serán los que jugarán mañana ante Máximo González y Horacio Zeballos. El primer partido comenzará a las 11. 

Luego de ser artífice de la conquista argentina de la Copa Davis en 2016, Del Potro optó por dar por concluido su ciclo ‘copero’ y no volvió a representar a Argentina en este certamen, situación que el jugador nacido en Tandil no tiene contemplado cambiar por el momento.

En este contexto, quien liderará la formación albiceleste será Diego Schwartzman, 14 del mundo, acompañado en los individuales por Guido Pella (62), mientras que el punto del dobles lo disputarán Horacio Zeballos, 31 de la especialidad, y Máximo González (41).

Como curiosidad, estará de sparring, el prometedor tenista de 16 años Román Burruchaga, hijo del exfutbolista Jorge Burruchaga, campeón del mundo en México 1986.

Del otro lado, Colombia, capitaneada por Pablo González, alineará a Daniel Galán (209 del mundo), el experimentado Santiago Giraldo (410), Cristian Rodríguez (501), Alejandro Gómez (530) y el juvenil Nicolás Mejía (1474), de apenas 18 años.

La formación visitante sufrirá las bajas de su estelar pareja de dobles, integrada por Robert Farah y Juan Sebastián Cabal, número 9 y 10 del ranking de la categoría, finalistas este año en el Abierto de Australia, y segundos en la Carrera al Masters de Londres.

Con una amplia experiencia como jugador ‘copero’ y casi tres años al frente de la capitanía, González habló sobre las chances de Colombia y consideró que “tenemos jugadores de gran nivel, que pueden rendir muy bien. Tomamos este partido como un reto y una motivación. Más allá de un resultado, esto nos fortalecerá como equipo”.

Argentina, además, intentará hacer valer su localía sobre el polvo de ladrillo del estadio cerrado Aldo Cantoni, en esta serie que se disputará en la ciudad de San Juan (provincia homónima, oeste), casi al pie de la cordillera de los Andes.

De cara a lo que viene, el vencedor de esta llave seguramente quedará como uno de los preclasificados para los playoffs de primera ronda del Grupo Mundial 2019, en febrero del próximo año, y que a su vez servirá de ingreso a la ronda final que se disputará a fin del año próximo en Madrid, en una semana y con la participación de 18 seleccionados.

Entre los capitanes, cada cual atiende su juego

Gastón Gaudio irá a la silla, pero en las prácticas es Guillermo Coria el que se muestra más activo. Guillermo Cañas, mientras, está pendiente en dar su mano en el dobles.

Los capitanes de Argentina en esta serie con Colombia se dividen las tareas y los viven con intensidad. Acostumbrados a ser rivales en sus años de tenistas top de la ATP, Gaudio y Coria comparten la labor de aconsejar, un trabajo que decidieron hacer ad honorem para devolverle al tenis algo de lo que les dio.

“Es distinto a todo, una experiencia nueva, está bueno.  Estoy contento con los chicos, los capitanes, el equipo. Siento algo que no sentía hace mucho, la sensación de la Copa Davis es especial”, enmarca el Gato. ¿Se podrá notar su mano en el equipo? “Los chicos tienen experiencia y son inteligentes como para sacar lo mejor de nosotros. Tenísticamente mucho no les podemos cambiar”, aclara.

Cuando le toca el turno de hablar con la prensa, Coria muestra la misma seguridad que daba cuando estaba dentro del court. Explica que las funciones de los capitanes van rotando pero que desde el miércoles la de Gaudio está enfocada en Pella y Schwartzman, porque sencillamente será él quien se ubique en la silla desde hoy. “Me ocupo de los juniors, de estar cerca, apoyándolos, sobre todo cuando juegan puntos para que no se pongan nerviosos. Como somos muchos también nos cuidamos en lo que decimos para no marearlos”, dice.

Coria revela también que en la cena del martes los juveniles que acompañan al equipo (Román Burruchaga, Santiago De La Fuente y Bautista Torres) tuvieron la chance de hacerles preguntas a los tenistas y capitanes. Y fue entonces cuando el Mago les dio otro consejo: “Que aprovechen este momento, que lo tomen con responsabilidad”. 

El favoritismo ante Colombia y el cambio de formato

“Colombia se adaptó bien. Pero nosotros tenemos un gran equipo”, cuenta Coria. Gaudio se movió con prudencia. Recordó que en 2016, año en el que se ganó por primera vez la Ensaladera, el equipo de Daniel Orsanic fue de punto en varias series. “La Davis es distinta a todo y a veces nosotros mismos no hemos ido como favoritos y terminamos ganando. Puede pasar cualquier cosa, hay que tener mucho respeto por Colombia”, remarca.

Por último, los protagonistas de aquella histórica final de Roland Garros 2004 se refirieron al cambio de formato de competencia desde 2019. “Está bueno pero me da un poco de nostalgia por las cosas que se pierden, como la localía”, dijo el Gato. El Mago, sostuvo: “Ojalá que sirvan para que vuelvan a estar los jugadores top”.

Una derrota no le impide el ascenso

En setiembre de 2017 las alarmas se encendieron cuando el equipo perdió el repechaje con Kazajistán y descendió a la Zona Americana. Y Argentina tuvo que vencer a Chile en la segunda categoría para meterse en otro repechaje, esta vez ante Colombia, y así buscar volver al Grupo Mundial.  

Pero las cosas cambiaron y la Selección ya no necesita la victoria. Gracias a los cambios del formato de competencia, el equipo nacional sabe que ganando o perdiendo desde hoy se asegura un lugar en la primera fase de “la nueva Davis”, en febrero. Un pasaje a las finales de noviembre de 2019 en Madrid.

En esas finales estarán 18 equipos: los 4 semifinalistas 2018: España, Francia, EE.UU y Croacia, los 12 clasificados de la primera fase -en la que participará Argentina- y 2 invitados.  ¿Cómo se juega? En 6 grupos de 3 equipos. Los primeros y los 2 mejores segundos van a cuartos y de ahí se eliminan entre si. Cada duelo tendrá dos singles y un dobles, a tres sets con tie break.

Entonces, ¿por qué Argentina se clasifica aún perdiendo con Colombia? Debido a la forma de clasificación de los 24 equipos: 1) los 8 ganadores de los playoffs a jugarse este fin de semana (Argentina puede ser uno ellos si le gana a Colombia); los 12 equipos  que se clasifican en base a su ranking de Davis.

Serán los 3 mejores del Grupo Americano  (Argentina es 2°), los 3 mejores del Grupo 1 de Asia-Oceanía y los 6 mejores rankeados que integren el Grupo 1 de Europa-África; y por último, los 4 perdedores de cuartos de este año: Italia, Alemania, Kazajistán y Bélgica.