Policiales Viernes, 7 de diciembre de 2018 | Edición impresa

La dura vida del chico de 13 años que murió baleado en Las Heras

Ángel Suárez se desplomó en un descampado del barrio Pucará tras recibir un tiro. Una vecina lo llevó al hospital Carrillo pero falleció.

Por Oscar Guillén - oguillenx@losandes.com.ar

Un niño de 13 años que se ganaba la vida vendiendo almanaques murió en la madrugada de ayer luego de recibir un disparo en la clavícula, cuando se encontraba en un descampado del barrio Pucará de Las Heras. 

Ángel Alexis Suárez era uno de los 8 hijos de un matrimonio que se encuentra detenido y, según el Gobierno, estaba a cargo de sus abuelos. Pero vecinos del Pucará -una barriada cercana al Santa Teresita- dicen que se lo veía en estado abandónico, incluso a altas horas de la noche, pidiendo por la zona y vendiendo almanaques por la Alameda o la calle Las Heras, de Ciudad.

 

Según fuentes policiales, Ángel llegó a la guardia del hospital Carrillo de Las Heras sin vida, cerca de la 1.25. 

Una vecina del barrio Pucará lo llevó hasta el nosocomio a bordo de un taxi. Allí declaró que lo había encontrado en un descampado, ubicado en Alsina y Tres de Febrero, a unos 30 metros de su casa, tras escuchar un disparo. 

La bala ingresó por la clavícula y quedó alojada en el cuerpo del pequeño que fue auxiliado por la mujer. 

Tres "demorados"

Ayer por la mañana, personal de Criminalística perició el descampado buscando rastros del asesinato, al tiempo que el fiscal de Homicidios Carlos Torres activaba un allanamiento en la casa de la mujer que llevó al pequeño al hospital.

Cerca de las 11 se informó que el caso tenía tres personas “demoradas”, aunque ninguna versión sostenía que entre ellos se encontrara el tirador.

Ignacio Blanco / Los Andes

El primer informe oficial advertía que el menor estaba “en situación de calle”. Luego, desde el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes se informó que su madre se encuentra detenida y que el chico y sus hermanos habían quedado a cargo de sus abuelos que viven por la zona donde el menor fue asesinado. 

 

Desde el Ministerio Público Fiscal informaron que la fiscal de Delitos no Especializados Patricia Atur mandó detener a la madre de Ángel el 13 de diciembre de 2017 y la imputó por abandono de persona, en relación a sus 8 hijos. 

Además, se indicó que el padre del chico también está detenido, aunque no se especificó por qué delito ni desde cuándo. 

Según los vecinos, el padre lo golpeaba

La falta de cuidados básicos y contención fueron resaltados por los vecinos del barrio Pucará, donde el niño era conocido por todos los vecinos aunque no residía ahí.

“El chico vendía almanaques por la Alameda y por el Centro. Venía a jugar con los chicos del barrio en el descampado. A veces se quedaba hasta tarde por acá cuando no había conseguido dinero. Entonces venía a buscarlo su padre y se lo llevaba a los golpes, siempre le pegaba y con violencia: patadas, piñas”, dijo un vecino.

Mientras el hombre era entrevistado por Los Andes, sus hijos le decían que Ángel vivía con el padre en el barrio Santa Teresita, junto a “los Arayitas”, cerca de una escuela.  Lo cierto es que oficialmente el padre del chico “está detenido”.

Ningún vecino sabía mucho en relación al asesinato. Algunos se enteraban por la Policía, por los medios o por los periodistas que llegaban hasta el lugar de hecho. Nadie había escuchado el disparo que terminó con la vida de Ángel.