Sociedad Policiales Jueves, 8 de marzo de 2018

Cómo era la relación entre "Conchy" Arregui Moreno y su supuesto asesino, Roberto Audano

Los familiares de la mujer chilena contaron los detalles de cómo se conocieron y por qué decidieron casarse. Él fue enviado al penal.

Por Redacción LA

La desaparición y muerte de Concepción Arregui Moreno a manos de su esposo Roberto Luis Audano ha despertado las más variadas hipótesis. La mujer desapareció el 5 de febrero cuando supuestamente su esposo la llevó a terminal de ómnibus para que abordara un colectivo con destino a Chile a hacerle una visita sorpresa a sus parientes. Pero finalmente, el hombre el martes pasado confesó el asesinato y dijo que había arrojado el cuerpo al dique Potrerillos.

Durante el mes que estuvo desaparecida Concepción, algunos familiares empezaron a sospechar del marido y de sus primeras declaraciones. Hace unos días dieron detalles de la relación del matrimonio en los medios.

Según los sobrinos de Arregui, Daniela y Diego Torrealba, un primo de Concepción los presentó hace unos 5 años. A partir de ese momento, la relación empezó a crecer y como el tenía a sus hijos y nietos radicados en Mendoza, y ella no tenía familiares directos decidieron vivir en Luján de Cuyo.

En 2014, Conchy terminó de vender sus bienes en Chile y compró un terreno y construyó una casa con su pareja en Las Compuertas. Allí vivían los dos con varios perros. Los hijos y nietos de Roberto los visitaban.

Después de varios años de convivencia, la pareja decidió casarse en 2016. Ese mismo año, Roberto había enviudado y estaba libre para contraer matrimonio. La ceremonia fue sencilla y pequeña.

Concepción tenía una relación fluida con sus familiares. Hablaba cotidianamente a través de las redes sociales con ellos y los mantenía al tanto de sus actividades diarias. Ellos los veían como una pareja feliz. “Nunca hubo un antecedente que nos llevara a pensar en un desenlace de esta naturaleza”, dijo a los medios chilenos el vocero de la familia.

Sus sobrinos la describen como una mujer alegre, positiva y encantadora. Se enteraron que estaba en un proceso de separación en diciembre, cuando Concepción viajó a Chile para el cumpleaños de una amiga.

“Ellos estaban en un proceso de separación pero era algo hablado, estaban terminando en buenos términos"

“Ellos estaban en un proceso de separación pero era algo hablado, estaban terminando en buenos términos, como adultos. Nunca nos habló de violencia. Estaba pasando por un momento difícil pero nunca hubo una alerta”, dijeron los jóvenes en una entrevista.

“Ella tenía planeado vender su parcela y volverse a Chile. Empezar de nuevo, era muy vital y decidida”, agregaron.

Cuando volvió a Mendoza el 18 de diciembre, ella les contó a sus primas que Roberto le había pedido el divorcio y que la relación “ya no daba para más”.

Eso fueron los últimos detalles que tuvieron sus parientes sobre la relación conyugal.

A partir del 5 de febrero perdieron contacto con Concepción y empezaron una cruzada para encontrarla con vida. Movilizaron las redes sociales y los medios de comunicación aprovechando la notoriedad pública de Carolina Arregui y Mayte Rodríguez.

Finalmente, el 9 de febrero hicieron la denuncia de averiguación de paradero en Chile y el 10 en una fiscalía de Argentina.

“A medida que pasaban los días y no aparecía, empezamos a pensar que alguien había forzado la desaparición. Nosotros sospechábamos del marido pero tuvimos cautela por el secreto de la investigación judicial”, confirmó Diego Torrelaba hoy en la televisión chilena.

Por el momento, dos primas están en Mendoza siguiendo de cerca las acciones del fiscal y el resto de los parientes está en Chile esperando que aparezca el cuerpo para repatriarlo.