Mundo Club House Lunes, 15 de abril de 2019

Cómo construir una casa "Buena, Bonita y Barata"

La sencillez es la mejor opción a la hora de edificar. Sumar la mirada de un profesional, nos acerca a la vivienda soñada.

Por Redacción CH

Por Arq. María Florencia Oña La Micela

En arquitectura solemos hablar con frecuencia del “geniusloci” del lugar. Este término hace referencia al sitio de emplazamiento de un edificio. Espacio en el que pareciera, hubiese estado ahí siempre, como perteneciendo al lugar. El entendimiento completo de ese espacio, da pautas y pistas para resolver un determinado problema arquitectónico. Junto con la comprensión de los materiales, los colores, de la tipología, de lo atemporal.

En un artículo publicado originalmente en el blog Fundación Arquia, Alberto Campo Baeza habla de la importancia de un arquitecto en el diagnóstico y ejecución de un problema constructivo. Del mismo modo que un médico es imprescindible para tratar una enfermedad; un arquitecto es esencial para ejecutar una obra, siempre y cuando el problema se exponga y, las variables y condiciones queden claras.

El arquitecto habla en primera persona, de su experiencia de la Casa Gaspar y de las capacidades que se pueden adquirir con la disciplina. Afirma que si se está pensando en construir y se quiere lograr una casa “buena bonita y barata”, es importante tratar con un arquitecto; un buen arquitecto. Este profesional, es un servidor de la sociedad, del mismo modo que un médico lo es para la salud. Es quien busca belleza a través de la arquitectura, resolviendo problemas de la sociedad y tratando de hacer felices a las personas para las que trabaja.

El profesional cuenta la experiencia de cómo resolver un encargo de una vivienda hermosa, “fue la casa más buena, bonita y barata”.

En palabras de Campos Baeza: “El primer paso fue con el encargo de una amiga y con un monto reducido concreto, en un terreno pequeño. Donde el primer requerimiento, fue la privacidad. La petición del experto fue la libertad absoluta. El arquitecto, como el médico, debe escuchar atentamente al paciente, analizar y dar un diagnóstico. Y el paciente, debe obedecer. La solución fue muy sencilla: Un simple rectángulo de 6×18 metros levantado con muros de carga. Un patio delantero de 6×18 y otro patio atrás, también de 6×18. Dentro, dos muros transversales más bajos, a 4 metros de los bordes, para crear a un lado un dormitorio y un baño, y, al otro lado, una cocina y un segundo dormitorio”.

Para iluminar el espacio central de 6×10, se abren en las cuatro esquinas unos vidrios fijos de 2×2 que dan continuidad a ese espacio central con los dos patios. Para circular y ventilar ese espacio central, dos puertas opacas en el centro, en el eje principal. Los dos dormitorios y la cocina, se iluminan y conectan con sus patios con puertas transparentes. El baño cuenta con un lucernario.

“En poco más de 100 metros cuadrados, la casa construida responde a la mejor tradición andaluza: patio delantero de entrada y patio trasero. En cada patio, simétricamente plantados, dos limoneros lunares. En el patio del fondo, una pequeña alberca con agua que da gloria verla y oírla porque, el sonido del agua también colabora a la belleza de esos espacios. Por fuera, la casa aparece completamente cerrada con sólo la puerta de entrada”.

El profesional cuenta la experiencia de cómo resolver un encargo de una vivienda hermosa, “fue la casa más buena, bonita y barata”.

El edificio está construido con muros de carga de ladrillo.El piso es aislado e impermeabilizado. La cubierta se resuelve colocando losetas cerámicas.  El pavimento completo se realiza en piedra caliza. Los muros son blancos, otorgando a los espacios  una luminosidad impecable.

Uno de los secretos es que la vivienda está  realizada por un arquitecto que resuelve el control del espacio, de la luz, de la escala y de las proporciones de forma notable. La casa costó lo previsto. Siendo una construcción de 100 metros cuadrados, la cual pareciera tener aún más superficie.

Para ello estamos los arquitectos, para construir belleza y dejar felices a las personas para las que trabajamos. A través de estas pautas simples, entendiendo las variables (el lugar, la materialidad, el costo, los recursos), la propuesta y los detalles arquitectónicos; se logra vislumbrar cómo construir una casa buena, bonita y barata.

Ingresá a la edición digital 163 para leerla igual que en el papel, haciendo click aquí

Conocé más sobre Revista ClubHouse.