Arquitectura Sábado, 17 de noviembre de 2018

Co-cooking, cocina creativa para compartir

Se trata de un espacio que responde a las nuevas tendencias globales de comportamiento.

La cocina es el centro del hogar. Sin embargo, en el último tiempo se destaca por ser un espacio integrado e integrador, que surge como consecuencia del uso que se le da dentro de la casa por los propios habitantes.

Los nuevos consumidores reemplazan el "tener algo" por "disfrutar de una experiencia". El lujo ya no se ve representado por lo material, sino por lo vivencial. Y esa experiencia aparece siempre compartida. Aún cuando cada miembro del hogar se encuentre realizando tareas individuales, comparte un espacio común. No es casual el furor de los espacios de co-working en la actualidad, una dinámica que se aplica tanto en el ámbito laboral como dentro de cada hogar. La concepción minimalista potencia este comportamiento: vivir con menos, pero compartiendo más.

Esta fue la inspiración para crear una cocina que contemplara tanto el uso inteligente del espacio como la posibilidad de la multiplicidad de tareas (desde cocinar, trabajar, sociabilizar, realizar un hobby). Por ello, este espacio fundamental debe tener la posibilidad de reconfigurarse según las necesidades del momento de creación. Y la tecnología aplicada al mobiliario puede resultar una gran aliada. Desde la iluminación ambiental o funcional, el sonido o conectores de USB que pueden brindarnos posibilidades que se ajusten a la personalización de las necesidades de cada uno. El co-cooking no es cocinar con otro, es compartir el momento de cocina, mientras cada uno desarrolla la misma u otras actividades.

La cocina ha evolucionado junto con la búsqueda de nuevas experiencias sociales, logrando transformar tareas pesadas y rutinarias, en momentos de esparcimiento y relax por medio de las cuales compartir momentos de placer individuales o grupales, en gran parte no sólo gracias a la evolución de la tecnología y los materiales, sino también al diseño generado en base al estudio de las costumbres y necesidades.

Como toda buena receta, siempre tiene que tener un toque especial, un secreto, el cual se da no sólo por la calidad de los ingredientes utilizados en la preparación, sino también en la "mano" del chef para combinarlos. De igual manera sucede a la hora de diseñar y crear una cocina: se debe manejar la proporción justa entre tecnología, estética y ergonometría para cada usuario en particular, sin dejar de lado la seguridad tanto de los materiales utilizados en la ejecución (ya que estos se encontrarán en contacto permanente con algo tan crítico como los alimentos), como en el planteo general del diseño. Esta propuesta fue presentada en el marco de la última edición de Puro Diseño.

Asesoramiento: TegnoMuebles y Häfele