Sociedad Jueves, 5 de abril de 2018 | Edición impresa

Ciencia abierta: el movimiento para que todos sean científicos

Propone “democratizar la construcción del conocimiento”, poniendo a disposición de cualquiera la información para instrumental científico.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Terminar con la dependencia del instrumental científico costoso y que sólo puede conseguirse en el exterior, para pasar a disponer de diseños que permitan elaborarlo localmente y así hacer más accesible la ciencia a cualquier persona.

En resumidas cuentas, esa es la idea del movimiento mundial que aboga por promover el hardware científico abierto que tiene referentes en Mendoza y que hoy tendrá su primer encuentro formal en nuestra provincia.

Fernando Castro, docente responsable del Laboratorio de Fabricación Digital (LabFD) de la UTN Mendoza, es uno de los miembros de GOSH (Gathering for Open Science Hardware), como se conoce a esta iniciativa que se ha extendido por todo el planeta. Él es uno de los referentes que disertará en el evento.

“La idea es poder empezar a juntar gente acá para que vea en el hardware abierto una oportunidad”, comenzó a explicar Castro. Para él se trata de una necesidad, sobre todo en el contexto local: “Porque nosotros estamos siempre dependiendo de instrumental, que hay que comprar afuera y es caro”. 

Para el ingeniero, el hardware abierto viene a resolver esta dependencia material y habilita la construcción de conocimiento para cualquiera que esté interesado.

“Saca del ámbito de los expertos a la ciencia, cada uno puede investigar lo que quiere. En definitiva, democratizar la construcción del conocimiento”, remarcó Castro y aseguró que este movimiento tiene una pata ética y una política: “No escinde la ciencia de lo político, lo reconoce y toma posición”.

Concretamente, lo que estimula este movimiento es a la creación de repositorios digitales en los que las personas comparten sus diseños, listas de materiales e instrucciones para armar determinados instrumentos científicos.

Así, cualquiera puede replicarlos, modificarlos e incluso hacerles aportes. “Son licencias y se reconoce quién lo ha hecho, pero yo estoy librado para remixarlos, adaptarlos a mis necesidades concretas y a mis posibilidades de investigación”, precisó el experto.

La iniciativa se contrapone al modelo actual de venta de instrumental científico a altos costos. “Esto es así porque se trata de desarrollos cerrados que se basan en patentes. Lo que en definitiva cobran es el cercamiento del conocimiento”, explicó Castro, asegurando que se trata de un monopolio que de alguna manera detiene la generación de la innovación.

A través del hardware libre pueden crearse microscopios, espectrómetros, colorímetros, instrumental de monitoreo de plantas, agua, aire y suelo, entre otros elementos, a un 10% del costo de mercado, tal como precisó el ingeniero.

Lo que en un futuro cercano -y con necesario apoyo- podría dar vida a un “laboratorio ciudadano” que fomente la investigación fuera del ámbito de la academia. “Es un movimiento incipiente en la provincia que requiere de política pública que lo quiera favorecer”, reconoció.

Movida mundial 

El movimiento GOSH, que reúne a más de 100 representantes del ámbito científico, educativo y de organizaciones sociales, además de artistas y profesionales independientes de 30 países, tuvo su primer encuentro en 2016 en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), en Suiza (donde está el famoso colisionador de hadrones conocido como “máquina de Dios”), y se volvió a reunir el año pasado en la Universidad Católica de Chile.

Castro tuvo la oportunidad de participar de este segundo evento, aunque ya desde 2013 venía investigando al respecto. “Estuve haciendo mi doctorado en la UTN y me encontré con ese problema: no encontraba el equipo que necesitaba”, recordó. 

En ese entonces, junto a Pablo Cremades de la Facultad de Ciencias Exactas de la UN Cuyo, empezaron a desarrollar un monitor abierto de calidad de aire con sensores de bajo costo.

“Ahí comencé a entrar a ese mundo y me di cuenta que es muy amplio y que hay mucho que se puede tomar para aplicar a necesidades locales”, señaló.

Actualmente ambos construyen instrumentos para laboratorios de física bajo este mismo concepto.

Jornada en Ciencias Agrarias

Hoy se desarrollará en la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCuyo un encuentro con referentes del movimiento por el libre acceso a herramientas científicas.

Estarán presentes Benjamin Paffhausen y André Chagas, de Alemania, y los mendocinos Fernán Federici y Fernando Castro, integrantes del movimiento GOSH (Gathering for Open Science Hardware). 

A las 9 en el Aula Magna se realizará una charla para el público en general y a partir de las 10 comenzará un taller con inscripción previa.

“Hay seleccionadas 18 personas de distintas unidades académicas que se van a instalar a desarrollar medidores de nitrato y microscopios ópticos”, precisó Silvia Van Den Bosh, secretaria de Extensión de Ciencias Agrarias.

Y adelantó que los instrumentos que se desarrollen quedarán funcionando en la facultad, otros se le entregarán a la UTN y los restantes a organizaciones que les den uso cotidiano.

“En el ambiente rural nuestros egresados tienen un tope tecnológico porque los instrumentos son muy caros, por lo que queremos quede funcionando en la facultad un grupo que cree herramientas de medición de acuerdo a las necesidades”, explicó.

Y reconoció que este movimiento viene a “patear ciertas estructuras” y poner la ciencia al servicio ciudadano.

Disertantes 

André Chagas. De la Universidad de Tübingen (Alemania), TReND in Africa y Prometheus Science.

Benjamin Paffhausen. Del departamento de Biología de la Universidad de Berlín (Alemania).

Fernán Federici. De la Universidad de Cambridge, profesor asistente de la Universidad Católica de Chile e investigador en el International Research Fellow at OpenPlant Centre.

Fernando Castro. Responsable del Laboratorio de Fabricación Digital (LabFD) de la UTN Mendoza.