Sociedad Viernes, 12 de enero de 2018 | Edición impresa

Chilenos cuentan lo que más les molesta de los argentinos

Falta de respeto a las normas de tránsito y lo bulliciosos que son están a la cabeza de las críticas. Además del mal comportamiento.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Desde hace ya varios años durante todo enero Reñaca se convierte en una sucursal de Mendoza. De hecho cada año son más los argentinos que deciden cruzar el túnel internacional y pasar sus días de descanso en las costas del Pacífico.

A los chilenos no les sorprende, ya que saben que durante un mes son minoría en la ciudad.  Pero, como los oriundos de cualquier sitio, los mendocinos tienen algunas costumbres que no son vistas con buenos ojos por sus vecinos.

Para conocer cuáles son estos modismos Los Andes consultó a 10 chilenos que se encuentran en Reñaca, tanto trabajando como de vacacionando.

En la lista aparece en primer lugar la falta de respeto a la normas de tránsito que caracteriza a los argentinos en general y a los mendocinos en particular.

Pero también mencionan lo bulliciosos que son, que muchos jóvenes se descontrolan tomando alcohol en las playas, que no dejan demasiada propina y que a veces incurren en “avivadas”.

En cuanto a los aspectos positivos mencionaron la buena onda, la espontaneidad y que siempre están dispuestos a probar cosas nuevas. 

“El argentino no respeta nunca el paso de cebra, siempre están por atropellar a alguien. Me parece que en general no tienen mucho apego por las normas de tránsito”, opinó Oscar, un mozo que trabaja frente a las playas de Cochoa. Manuel, desde un comercio del centro de Viña, dijo: “Parece que no les importara el peatón, porque rara vez le dan paso. En las rutas suelen exceder la velocidad y pasan rayas amarillas”, aseguró.

La "parranda" en la playa protagonizada por una gran cantidad de jóvenes mendocinos que visitan las playas también es otro motivo de molestias.

"Para la juventud muchas veces la diversión se convierte en descontrol, toman muchos copetes y terminan borrachos", expuso Javier, quien se encuentra de vacaciones en la Quinta Región.

Cinthia, una de las encargadas de cobrar el estacionamiento frente a la costa, asegura haber visto a muchos chicos borrachos o “curaos”, como les dicen en el país trasandino. “No eran más de las siete de la tarde; como están lejos de los padres, nadie los controla”, comentó.

A este punto de los jóvenes se le suma otro aspecto que les molesta, que es lo bulliciosos que son los chicos mendocinos. "Llegan con sus parlantes gigantes a la playa como si nadie quisiera estar tranquilo y disfrutar del silencio del mar", dijo Cecilia, quien visita anualmente Reñaca y se refugia en el sector dos, lejos de la juventud. “Tuvimos que cambiar el lugar donde arrendábamos el año pasado porque no se puede estar por todo el lío que hacen”.

“Cuando vas al McDonald´s te das cuenta que para charlar con un amigo tenés que levantar la voz, no se puede comer en paz”, se quejó Alicia, empleada de un minimarket.

Mozos y encargados de embolsar las compras en los supermercados observan que los mendocinos son un poco “tacaños” a la hora de dejar propinas. “Muchas veces hay que aclararles que la propina no está incluida y que aquí es del 10% e igualmente muchos dejan la mitad”, contó Francisco, quien trabaja en un restaurante de Reñaca. 

Alicia, quien comparte sus días de tareas con jóvenes que embolsan los productos, aseguró: “Allá tal vez no sea una costumbre, pero los chilenos siempre dejan las monedas que les sobran de las compras. Es su pega y hay que respetarla”, destacó. 

Desde un quiosco ubicado entre los sectores 4 y 5, Franco señaló que lo que más les molesta de los argentinos que llegan hasta allí, en su mayoría mendocinos, son las "avivadas". "Por ejemplo si les das mal el vuelto, rara vez te lo devuelven, igual que si les diste algo de más", señaló.

Él aseguró que esta situación se da entre ellos mismos. "Si a alguien se le cae dinero se lo sacan sin que se dé cuenta, sólo para hacerle pasar un mal momento", comentó. Incluso él ha tenido malas experiencias porque le han robado. “Por ahí te sacan algún dulce sin pagar para reírse entre ellos. A veces hasta te lo devuelven; parece que lo ven como una picardía, pero acá eso es robo”.

Los chilenos consultados también enumeraron las características positivas de los argentinos. “Los chilenos somos más apocados, los argentinos tienen menos rollos, la pasan bien, les es fácil conocer gente y divertirse”, aseguró Alicia.

Los mozos Francisco y Oscar coincidieron al señalar, que siempre están dispuestos a probar cosas nuevas, comidas típicas. 

Chica herida, fuera de peligro

El papá de la joven mendocina accidentada en Reñaca, de quien se reserva la identidad por pedido de la familia, llegó al hospital Fricke de Viña del Mar donde se halla internada.

Aseguró que se encuentra estable y fuera de peligro. A la chica se le clavó un vidrio en una pierna mientras se encontraba en un “after beach”. Tuvo que ser intervenida de urgencia por la hemorragia.

“Los médicos me dijeron que se sucedieron tres cosas para que mi hija estuviera viva hoy: que estudia medicina, por lo que le pidió a un chico que le hiciera un torniquete con una remera; que justo había una ambulancia en el lugar, que habían llamado para otra chica, y que estaba en el hospital de guardia el cirujano vascular”.