Salud Domingo, 14 de octubre de 2018

Celulitis 2018: tratamientos, productos y consejos

Las mejores cremas y componentes, productos vía oral, consejos y buenos hábitos para tus piernas.

Por Dra. Laura Mijelshon, Médica Dermatóloga

Ciertos alimentos pueden ayudar a combatir la celulitis

La dieta por sí misma no puede determinar si uno va a tener o no celulitis, pero una alimentación bien balanceada, con mucho aporte de vegetales, puede disminuir la inflamación corporal y ayudar a mantener un peso saludable.

La correcta hidratación tomando agua, pero también a través del consumo de ciertos alimentos con alto contenido de agua, también mantendrán al tejido conectivo fuerte y elástico, así como al mismo tiempo ayudarán a reducir de peso. Entre tales alimentos están el pepino, los rábanos, tomates, morrones, junto con muchos otros vegetales y frutas, que contienen un 90% de agua.

Dejar de fumar

Fumar puede empeorar la apariencia de la celulitis. El cigarrillo disminuye la circulación de los vasos sanguíneos, así como también altera la formación de colágeno y daña a las fibras existentes, favoreciendo así la aparición de arrugas, afinando la piel y permitiendo de este modo la observación de la grasa subyacente.

Ejercicio físico

El ejercicio regular no puede "curar" la celulitis, pero en muchos casos puede ayudar a prevenirla o reducir su apariencia poceada. La celulitis ocurre cuando las fibras conectivas bajo la piel se debilitan o pierden su elasticidad, permitiendo así la observación en la superficie cutánea de los panículos adiposos que se encuentran alrededor y comprimen. Fortalecer y tensar esas áreas, al mismo tiempo que se quema el exceso de grasa puede ayudar. Reafirmar y fortalecer los músculos en esas zonas provocará  también una mejoría en el tensado de la piel, dando la ilusión de que la celulitis es menos aparente y menos visible.

Asimismo, las rutinas de yoga que fortalezcan glúteos y muslos, así como los entrenamientos de fuerza muscular son útiles, ya que engrosan los músculos y estimulan la circulación.

El running y otros tipos de ejercicio aeróbico pueden ayudar a mantener el peso correcto, que reduce la apariencia poceada de la celulitis, pero para ¨suavizar¨ la piel hay que ejercitar muchas horas. Se ha comprobado que para mejorar el aspecto de la piel con celulitis, la mejor combinación es hacer 15 minutos de actividad aeróbica con 15 minutos de musculación. Se verá mejor la piel y la celulitis se reducirá.

Pastillas anticonceptivas

Los anticonceptivos, en general, están compuestos por hormonas. Su consumo por tiempo prolongado puede favorecer al aparición de celulitis o su agravamiento, ya que provocan la retención de líquidos, con el consiguiente edema y depósito graso.

Todo sobre cremas anti- celulitis

Las cremas anticelulíticas y reafirmantes no eliminan la celulitis en forma permanente por sí  mismas. Algunos productos conteniendo retinol, darían un aspecto mejor a la piel que disimularía el poceado. Algunas contienen cafeína, gengibre, té verde o negro, favorecen la circulación sanguínea y podrían estimular el consumo de grasa, pero se requieren más pruebas científicas para ser concluyentes.

Estas cremas colaborarían especialmente en afinar y contornear el cuerpo.

Aplicarlas a diario luego  de exfoliar la piel con crema pulidora sobre esponja húmeda, en forma circular y ascendente desde las rodillas hasta los glúteos y la entrepierna. Se debe sentir el masaje hecho con la punta de los dedos.

Medicación vía oral

No hay pruebas fehacientes de que la toma de determinados medicamentos mejoren la apariencia de la celulitis. Se aconseja de cualquier manera consumir bebidas y comidas con alto contenido de antioxidantes.

Tratamientos ¿sí o no?

Los tratamientos mínimamente invasivos son preferibles a los invasivos como la liposucción o lipoaspiración. En algunos casos, esta última puede provocar una distribución asimétrica del tejido graso así como la aparición de zonas de piel traccionadas por tractos fibrosos que se forman con el avance de la cánula que lipoaspira el tejido adiposo.

Entre los tratamientos mínimamente invasivos recomendados están la radiofrecuencia, la endermoterapia, la electroestimulación, el ultrasonido, el láser, la vacumterapia, la ultracavitación, la mesoterapia superficial y profunda.