Espectáculos Viernes, 10 de agosto de 2018 | Edición impresa

Celeste Carballo: “La mujer tiene que pasar a ser la jefa”

Cultiva la tierra, produce sus discos, dirige su propia banda. La gran rockera y blusera argentina sigue viajando y llega a Mendoza.

Por Mariana Guzzante - mguzzante@losandes.com.ar

En la última línea del conurbano ha construido un bosque de 3000 metros con eucaliptus, robles, moras. Un parque que ella plantó y cuida con sus manos: el último reino de una rockera que no necesita tomar clases de yoga porque todo lo descarga ahí, trabajando la tierra. 

Y la música, obvio. Por eso, en la sala con vista al verde donde ensaya con la banda no hacen falta sillones: hay dos pianos, batería, equipos de guitarra por todas partes. Ahí dirige a sus músicos. Y ahí, justo ahora que estamos en esta charla, recuerda la génesis de “Me vuelvo cada día más loca”, el tema que compuso en 1982 y que integró el disco homónimo: el primero grabado por una mujer argentina en el rock. El que contó, por ejemplo, con la guitarra de Pappo.

Celeste viaja en el tiempo: “Era el conflicto de Malvinas. Yo había ido a Villa Devoto a ver a mi familia y esa noche volvía a San Telmo. Yo vivía en una terracita, un tercer piso por escalera. Me bajé en Plaza de Mayo en pleno oscurecimiento. Así se llamaba: ‘oscurecimiento’. A cierta hora, todos los focos apagados y las ventanas cerradas.  Tenías que caminar por el medio para tratar de ver algo. Llego, entro, subo unos escalones y escucho de pronto, justo por donde yo acababa de pasar, una ráfaga de ametralladora. Me quedé en la escalera agachada. No podía moverme. Agarré uno de los cuadernos que se me había caído y me puse a escribir.  Me quedé escribiendo ese texto ahí, toda la noche”. 

 

Escrita en los últimos estertores de la dictadura, la canción regresó ahora con fuerza a través de la banda sonora de “Re loca”, la película de Martino Zaidelis protagonizada por Natalia Oreiro. 

“Ella me llamó. Me dijo que pensaba que tenía que ser la canción central de la película. Que me invitaba a ver de qué se trataba”, cuenta.

Cuando Celeste vio por dónde venía la comedia de Oreiro, se detuvo a pensar qué giro tomaría su canción. “Me pareció raro, pero está bien. Me mostraron su trabajo y dije ‘bueno, vamos’. Igual me gusta que se sepa el origen del tema”. 

Fue, además, la aventura de regrabarlo en vivo. Pensemos que, cuando se grabó originalmente, Celeste tenía por ejemplo a Alfredo Toth (ex Git y alto productor) y nada menos que a Pappo en las cuerdas. “Estábamos todos en la misma vorágine”, recuerda. Y con El Carpo siempre hubo amor.

Desde que él la vio debutar con 19 añitos en el  Auditorio Kraft cuando se lanzó con Alter Ego y le declaró el flechazo en camarines. “Estábamos enamorados del mejor modo, ese que se traduce en hacer cosas, en tocar”. 

Ahora, rodeada de sus Cosmonautas, Celeste abre los shows precisamente con esa canción. Y esa fue la versión que grabó en el teatro para el soundtrack de la película. 

“¿Qué te vuelve loca en la actualidad?”. A los 61, Celeste suspira antes de responder. “Lo mismo que me volvía loca entonces. Aceptar la violencia de Estado como algo normal. Hay múltiples maneras en las que esta violencia se manifiesta. Una de ellas es que el Estado desconozca que los ciudadanos somos sus socios en el poder”. 

Regresa a esa infancia en Coronel Pringles en que iba a la primaria a caballo. “Me enseñaron que la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Por eso me parece re violento que nos desconozcan”.

 

– ¿Cómo estás percibiendo las manifestaciones sociales en las calles?

– Creo que la democracia está como queriendo ser adulta, como queriendo madurar un poco. Pero la lucha es cruel y es mucha. Y todos los días. 

– ¿Participás en la militancia feminista?

– Me molesta que la cuestión se plantee de manera bipolar. “O estás o no estás”. ¿Por qué? ¿No tenés espacio para mirar el juego? Generalmente, trato de no meterme con manifestaciones en masa. Mi participación tiene que ver con producir discos, con cumplir mi parte con alegría y honestidad. 

Desde hace 20 años, Carballo produce sus discos de manera independiente. Tuvo que aprender a relacionarse con el medio, con sellos y distribuidoras. Se ha quemado las pestañas redactando y corrigiendo contratos. “Yo comunico lo que puedo hacer. Voy por la positiva. Pero no podría pensar mi trabajo de otra manera que siendo libre”, asegura. 

Cuidar el bosque interno

En 2011, Carballo sacó el disco “Mujer de piedra”. Parte de su gráfica promocional fue mostrarse envuelta en un nailon negro, en firme actitud de denuncia ecologista. 

“La lucha que me atravesaba todos los días era la de la basura. Vecinos contaminando toda zona. Yo salí a explicarles uno por uno. Muchos me agradecieron diciendo que no tenían idea de lo que estaban ocasionando. El 85 % cambió de idea y logramos que el municipio dejara de darle la administración de los residuos a una empresa privada (a la que no le importaba nada) y ponerla en manos de empleados municipales. Al tiempo, pude respirar. Pude abrir la ventana. Como esa lucha, hay millones”, desespera con calma. 

 

– ¿Alguna esperanza?

– La educación. Los adultos se tienen que autoeducar pero ya. Ya que está internet, usarla para que busques lo que te faltó aprender, no para ver series de Netflix a lo bobo. 

– La primera mujer argentina en grabar un álbum de rock. ¿Hubo que pelearlo en su momento?

– Cuando tenés un artista que conecta con el inconsciente colectivo, no tiene género. Lo que hace es como una fuerza natural. No hay forma de que no suceda. No había forma de que no saliera ese álbum. 

Lo que la sorprende es que para los músicos con los que ha venido trabajando aún sea difícil tener una directora mujer. “Y para mí es algo tan natural... Ojalá eso cambie de una vez. La mujer tiene que dejar de ser la secretaria que lo sabe todo y pasar a ser la jefa”. 

Godoy Blues

Esta noche, Celeste Carballo será la invitada especial de la segunda edición del festival Godoy Cruz Rock & Blues. Cerrará el encuentro junto a su banda Cosmonautas. Además, se presentarán Lupus, Free Anguila, Ricardo Tapia y Luis Robinson. 

El encuentro continúa mañana, con la actuación de bandas mendocinas en Maldito Perro y Rottem Bar & Music, en Godoy Cruz.

Considerada uno de los íconos del blues y del rock en nuestro país, Carballo viene de presentarse en grandes festivales, como Cosquín Rock, Barock, Rivadavia Rock, Elegidas y Mundo Verde, entre otros.

En 2015 grabó en vivo un material (también llamado Me vuelvo cada día más loca) que incluyó temas como Amanecer de un día García junto a Juanse, Hermano Sol dedicado al inolvidable Pappo y Alfonsina volvé a nacer, una zamba original de Carballo.

Mientras que en 2016 grabó ¡¡Se vuelve cada día más loca por amor al blues!!, teniendo una gran repercusión en todo el país. Tal es así que durante el año pasado y lo que va de este una de las voces más conocidas de la escena musical nacional no ha parado de girar por diversos lugares del suelo argentino. 

 

La ficha

II Godoy Cruz Rock & Blues

Hoy a las 21

Grilla: Lupus, Free Anguila, Ricardo Tapia, Luis Robinson

Celeste Carballo & Cosmonauta.

Lugar: Teatro Plaza (Colón 27, Godoy Cruz).

Entrada: $200. En boletería del teatro.

Mañana, a las 23

Black Soul en Maldito Perro (San Martín Sur 720).

NVR en Rottem Bar (San Martín 859). Entrada gratuita.