Policiales Martes, 3 de abril de 2018

Carbonizó a sus bebés gemelas porque “lloraban mucho” y tuvo un año secuestrada a su mujer

Un hombre admitió haber asesinado a las niñas y haber arrojado sus cuerpos al río en General Rodríguez. Su esposa logró escapar de su casa.

Por Télam

El hombre acusado por su mujer de haber asesinado, calcinado y arrojado al río a sus hijas gemelas de tres meses en el partido bonaerense de General Rodríguez se negó hoy a declarar y continuará detenido, informaron fuentes judiciales y policiales.

Se trata de Nelson Zura Mendoza (38), quien fue detenido y quedó imputado luego de que la mujer lograra salir de la casa donde la mantenía controlada y denunciara el hecho.

El episodio comenzó a investigarse el sábado 31 de marzo último, cuando María Jael Soledad Morra, una mujer de 33 años con capacidades diferentes, fue encontrada por policías de la comisaría segunda de Las Malvinas, en General Rodríguez, deambulando sola y como ida por una calle de ese distrito.

Los efectivos le preguntaron su dirección y la llevaron hasta su casa en un obrador del barrio Las Malvinas, donde el hijo mayor de la mujer les indicó que su padre había salido a buscarla.

Ante esa situación, los policías decidieron llevar a la mujer a la dependencia y decirle al hijo que ni bien llegara el padre fuera a buscarla allí.

Una vez en la comisaría, Morra relató que había estado secuestrada por su marido y que había logrado escapar, motivo por el cual se dio intervención a la fiscal de violencia de género de turno, Daiana Silvetti.

Al ser revisada por los médicos policiales, se estableció que la mujer estaba bien de salud, aunque presentaba unas lesiones leves, y llamó la atención de los investigadores notar que tenía unos papeles en sus manos que se negaba a soltar.

Al ser consultada al respecto, Morra dijo que se trataba de los certificados de vacunación de sus bebas gemelas, a quien su marido había “ahogado con una frazada, calcinado y tirado al río Luján”, según relató un vocero judicial consultado.

Para ese momento, el esposo de la mujer ya había llegado a la seccional a buscar a su pareja, junto con su madre y otros cinco hijos.

Cuando uno de los policías se acercó para decirle que se estaba evaluando su situación ya que su esposa acababa de inculparlo en un doble homicidio, Mendoza confesó haberlo hecho y hasta les aconsejó a los pesquisas que no fueran a buscar nada porque los cuerpos de las niñas habían sido arrojados al río, añadieron los informantes.

Ante esa situación, las autoridades policiales pusieron en conocimiento al fiscal de turno de Moreno, Federico Luppi, quien se presentó en la comisaría y dispuso la aprehensión de Mendoza.

Al escuchar a la mujer denunciante, el fiscal supo que las gemelas habían nacido el 23 de julio de 2017 en el hospital Posadas y que tres o cuatro meses después de su nacimiento, según la Morra, habían sido asesinadas por su marido porque “lloraban mucho”.

"Si bien la denunciante tiene capacidades diferentes, su relato fue muy creíble. Alcanzó incluso a irse de la casa con la prueba en sus manos de que esas dos niñas existieron", explicó uno de los voceros consultados al referirse a los certificados de vacunación de las gemelas.

Si bien la mujer denunció que estuvo secuestrada, los pesquisas establecieron que en realidad su marido la tenía muy controlada y vigilada, que cada vez que salía de la casa iba a buscarla y que no la dejaba interactuar con nadie presumiblemente para evitar que contara lo sucedido.

Tras la denuncia de Morra, la Justicia dispuso allanar el obrador donde vivía la pareja y la casa de la madre del acusado, quien vivía con sus cinco nietos de ese matrimonio.

En la vivienda de la madre de Mendoza no se halló nada de interés pero en el obrador se encontraron las partidas de nacimiento de las gemelas, además de otras evidencias sujetas a investigación.

En tanto, en el terreno lindero, un perro especializado en rastros detectó un sector quemado con tierra removida y, si bien no se encontró nada a simple vista, los peritos recogieron muestras para analizar ante la presunción de que pueden haber quedado rastros de las bebas, agregaron las fuentes.

Mendoza quedó detenido por "doble homicidio agravado por el vínculo, privación de la libertad y violencia de género", mientras que la mujer fue enviada a un refugio de la ciudad de Luján.