Arquitectura Miércoles, 13 de febrero de 2019

¿Buscás que tu cocina sea cálida? ¡Ponele madera!

Es el espacio de la casa donde suceden muchas cosas, cada vez más.

Va ganando en metros cuadrados y la tendencia al momento de proyectar es integrarla con el resto de la casa.

Las RRSS nos muestran un sinfín de propuestas que ilustran a las cocinas como plataformas escenográficas de la vida que aspiramos. Las hay más audaces, más coquetas, o más sencillas. Pero todas tienen un denominador común: se muestran cálidas, vividas, disfrutadas.

La presencia de la madera en la cocina le da carácter, definitivamente. Pero por sobre todo, la calidez de este noble material parece apoderarse del espacio y contagiar su espíritu a todos los que interactúan con ella. Puede aparecer en el piso, en los muebles bajo mesada, estantes o incluso ser un excelente reemplazo para cambiar esa mesada que deseamos renovar hace tiempo. El secreto está en protegerla para que dure más.

En este sentido, el mercado ofrece soluciones formuladas específicamente para ello, que pueden ser aplicadas tanto en los pisos de estos ambientes como en mesas y mesadas, dado que son formulados para resistir la fricción, evitando rayones, golpes y los productos de limpieza más usuales. Además, se distinguen por su bajo olor, rápido secado, listo para usar y los pinceles se lavan con agua.

La cocina nos recibe, nos contiene, podemos pasar horas en ella casi sin darnos cuenta. Puede ser un punto natural de reunión familiar, un espacio de intercambio con amigos o simplemente un templo terapéutico donde cocinemos para reconectarnos con nosotros mismos. Es importante que su diseño nos invite a permanecer y la veta de la madera definitivamente tiene un condimento que le da un sabor diferente a este espacio del hogar.

Fuente: Cetol