Sociedad Sábado, 11 de agosto de 2018 | Edición impresa

Buscan que el misoprostol se pueda conseguir en farmacias mendocinas

En la provincia está restringido a los hospitales desde 2009. Una diputada radical presentó un proyecto de ley para revertir la situación.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

El misoprostol es un medicamento creado originalmente para tratar afecciones gástricas, pero por sus efectos colaterales se descubrió que es efectivo para interrumpir el embarazo: se trata del medicamento más sugerido para un aborto farmacológico según la Organización Mundial de la Salud (OMS)

En Mendoza su expendio, suministro y fraccionamiento están prohibidos fuera del ámbito institucional desde 2009 a raíz de la sanción de la ley 8.116. Sin embargo la norma podría quedar sin efecto, de aprobarse un proyecto de ley que presentó ayer la diputada Ana María Andía. El mismo cuenta con un artículo que deroga la normativa, lo que habilitaría su comercialización en farmacias. La venta se realizaría a través de receta archivada, similar a lo que sucede con los psicofármacos, cuya receta queda registrada. 

El propósito de la normativa, como explicó la legisladora, es facilitar los casos de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) que son aquellos que están despenalizados por presentar alguna de las tres causales: violación, riesgo para la vida o la salud de la madre.

 

El blíster de 16 pastillas de misoprostol tiene un costo aproximado de $ 3.600, pero se triplica en el mercado negro. Tal como comentaron los expertos, la prohibición de la droga fomentó un circuito clandestino de venta, que se sirve en gran medida de internet. Si bien la dosis para la interrupción del embarazo varía de acuerdo a distintos factores, como las semanas de embarazo y la edad de la madre, en general suele ser de 12 pastillas.

El Estado provincial compró este año 480 comprimidos para utilizar en distintos casos, tanto para garantizar la ILE como para estimular la maduración cervical de un embarazo a término, tratar la hemorragia postparto, entre otros aspectos que permite la droga.

 

Tratamientos ambulatorios

"De acuerdo con la ley, el misoprostol solo puede ser adquirido y administrado en hospitales públicos, clínicas, sanatorios privados, o de seguridad social; no es posible su comercialización en otro lado, ni su uso ambulatorio, como lo era hasta 2009 y como ocurre en todo el país salvo en San Juan, que también tiene ley que restringe la venta", explicó la diputada.

Para Andía en el contexto legal actual- con el aborto no punible esclarecido por el fallo F.A.L. y protocolizado por el Ministerio de Salud de la Nación en el 2015- en Mendoza y en San Juan siguen existiendo obstáculos para acceder a un aborto legal. "Tanto la OMS como el Ministerio de Salud de la Nación propician el uso ambulatorio, no tiene sentido que la administración se produzca en el ámbito hospitalario", expuso. Subrayó que sí es necesario el control médico, pero no una hospitalización. "Salvo en escasas situaciones en las que se puede complicar", aclaró.

 

Según su visión, poniendo el foco en el uso ambulatorio del misoprostrol en los casos de ILE el Estado ahorraría en costos de internación y además sería mejor para el estado emocional de la persona involucrada. "No es lo mismo la administración en un hospital, que hacerlo en la casa. Además para el profesional separa el momento de brindar información, realizar consejería e indicar la medicación, del momento de la administración", señaló la legisladora.

Sobre la posibilidad de que la droga se utilice en casos en los que la interrupción del embarazo sigue siendo penada, luego del rechazo en Senadores, remarcó: "Los controles los realiza el Ministerio de Salud y las obras sociales. No podemos dar fe del uso que se le dé". 

 

Uso actual

La doctora Roxana Cabrera, responsable del Programa Provincial de Salud Reproductiva, se mostró a favor de la derogación de la ley que restringe el expendio de misoprostol  en instituciones ya que, según su visión, aportaría para garantizar el derecho de acceder a la ILE. "Ahora que no se sancionó la ley de interrupción voluntaria, estamos abocados en garantizar más aún las interrupción legal".

Por otra parte, anticipó que podría fomentar que ingresen otros laboratorios que comercialicen la droga. "Podría competir con el que está el mercado para que se reduzca el costo", que tiene un costo aproximado de $3.600 el blíster de 16 comprimidos.

Detalló que el misoprostol es un protector gástrico, recetado por gastroenterólogos y  que como efecto colateral puede servir desde el punto de vista gineco-obstétrico. 

 

Venta en farmacias

El gerente de la Cooperativa Farmacéutica de Mendoza, Federico Böhm, recordó que dejaron de comercializar el misoprostol en farmacias cuando se prohibió y que tampoco lo venden a instituciones. "Porque la mayoría compra en forma directa, no a través de droguerías", contó.

Aseguró que si la ley lo permitiese no tendrían problemas en volver a comercializarlo. "Sería cuestión de agregar al pedido normal las unidades de ese producto", remarcó a la vez que reconoció que la decisión final dependerá de cada farmacia.

 

Camino legislativo

El proyecto de ley de la diputada Ana María Andía que pretende derogar la ley 8.116  -que restringe al ámbito institucional el expendio, suministro y fraccionamiento del misoprostol- fue presentado ayer con la firma de representantes de 8 de los 11 bloques que componen la Cámara de Diputados.

"No quiere decir que el bloque vaya a votar en forma homogénea, pero pensamos que es algo bastante significativo y por lo que entiendo que hay un consenso favorable", manifestó la legisladora.