Economía Jueves, 12 de julio de 2018 | Edición impresa

Bodega Rutini ganó juicio a firma vitivinícola italiana

El Tribunal General de la Unión Europea falló a su favor en un litigio de 8 años por “riesgo de confusión” con “Antonio Rubini” de Enoitalia

Por Miguel Ángel Flores - mflores@losandes.com.ar

La guerra de marcas suele dejar vencedores y vencidos, y al primer grupo acaba de sumarse la bodega mendocina La Rural (Familia Rutini), luego de que el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) avalara el uso de su Felipe Rutini en el Viejo Continente. Lo hizo tras desestimar la apelación de la italiana Enoitalia contra la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), que le prohibió usar la registrada “Antonio Rubini” por su similitud con la marca argentina.

El Tribunal le puso fin a un litigio de casi 8 años, a partir del registro de la marca italiana en 2010 al cual se opuso La Rural pero que generó la reacción de su rival. En la sentencia, el TGUE confirma que la Oficina obró “acertadamente” al concluir que hay riesgo de confusión entre marcas, por representar al mismo tipo de productos (bebidas alcohólicas y vinos) y haber “una gran similitud gráfica y fonética”.

 

Al habilitarse el uso de “Antonio Rubini”,  La Rural Viñedos y Bodegas presentó un recurso de nulidad con el argumento de que ya estaban registradas ante la Unión Europea (UE) las marcas “Rutini” y “Felipe Rutini”. Si bien el final fue favorable, había perdido la primera batalla: en 2012 la EUIPO falló en su contra por evaluar que “no había demostrado de forma efectiva el uso” de dichas marcas.

Para Mariano Di Paola, director operativo de la bodega maipucina, “el impacto comercialmente será muy positivo en Europa. Si bien no es la más vendida, Rutini lleva 100 años en el mercado y está entre las de mejor performance comercial en todo el mundo, con lo cual no se podía argumentar que para 2012 no existía. Por eso teníamos que oponernos”.

Anualmente, Rutini Wines (La Rural) exporta 60 mil cajas x 12 botellas al Viejo Continente, y la línea Rutini es parte importante de su mix de productos. En volumen de ventas, la base de la pirámide comercial en el mercado europeo es Trumpeter, a un precio retail de 11 euros la botella.

Justamente la cúspide está ocupada por Rutini (30 euros) y Felipe Rutini (120  euros). Por debajo se ubican otras líneas más jóvenes en trayectoria comercial, como Apartado (80 euros), Single Vineyards (40) y Antología (60).

“Aunque aún no es tan representativa en volumen, la presencia de Felipe Rutini es una cuestión de prestigio para la bodega”, explicó al respecto Di Paola, en relación al mapa de mercados que lideran España, Bélgica, Inglaterra, Francia e Italia, y al que acaba de sumarse Rusia en pleno fenómeno del Mundial de Fútbol. Fuera del continente, el ranking está encabezado por Estados Unidos y China.

 

La historia del conflicto

En 2013, la bodega maipucina, a partir de una gestión de su ex gerente de Exportaciones, Alfredo Matilla, presentó nuevas pruebas para lograr que la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE reconsiderara integralmente la presentación contra Enoitalia. Sin embargo, ésta apeló en junio 2015; la EUIPO volvió a desestimar el planteo en 2016, tras lo cual Enoitalia recurrió una vez más al Tribunal General de la UE que ahora le da la razón a La Rural.

Pese a distinguir claramente los nombres “Antonio” y “Felipe” de ambas marcas, para la TGUE el elemento distintivo es la segunda parte, “Rubini” y “Rutini”, respectivamente. Y entiende que allí sí existe un riesgo de confusión.

De esta forma, el TGUE sentenció que las diferencias entre las marcas no compensan la similitud gráfica y fonética entre ambas, habida cuenta de que, además, representan a los mismos productos.