Más Deportes Sábado, 2 de junio de 2018 | Edición impresa

Bicizen: la sabiduría del amante de la bicicleta

Por Sandro Cohen - Autor, ensayista, poreta.

Llegué a escribir este libro por el entusiasmo que me causó reencontrarme con la bicicleta precisamente como medio de transporte y, al mismo tiempo, hacer ejercicios después de 25 años como corredor de fondo: la fascitis plantar en el pie derecho me obligó a bajar de golpe el kilometraje semanal, que oscilaba entre los 60 y 100 kilómetros.

Casi siempre he tenido bicicleta. Me acompañaron varias a lo largo de mi infancia y juventud. Como papá joven enseñé en bicicleta a mis tres hijos.

Una de ellos, Yliana, a sus 30 y pico de años, se ha convertido -junto conmigo- en ciclista entusiasta y me ha acompañado en innumerables aventuras urbanas.

Ella es maestra de castellano y dramaturgia, y cuando iba a pagarle por un trabajo como asistente de investigación, no me pidió dinero sino una bicicleta urbana cuya marca y modelo me detalló enseguida. Los dos nos divertimos poniéndole velocímetro, timbre, bomba de aire, espejo, etcétera.

Ahora no le cuesta ningún trabajo viajar en el día hasta 80 kilómetros o más en bicicleta para transportarse de una clase a otra., de una escuela a otra desde su casa en la Ciudad de México, la cual cubre de punta a punta.

En estas páginas quise imprimir, sobre todo, la alegría que para mi significa rodar en bicicleta, pedalear para llegar desde al punto A hasta el punto B, o simplemente para dar una gran vuelta al círculo, desde los 10  hasta los 100 kilómetros de circunferencia.

Muchas veces no se trata de un círculo sino de un 8 o de cualquier otra forma caprichosa que después veo en el mapa gracias al app de GPS que uso para rastrear y registra mis viajes, mis aventuras, en todas us vertientes: velocidad, distancia, ritmo, calorías quemadas y hasta frecuencia cardíaca.

Pero también me preocupa la seguridad del ciclista. cuando hace décadas empecé a andar en la Ciudad de México no había tantos autos. Esto, por el lado bueno.

Pero a diferencia de hoy, había poca cultura en pro del ciclista. en la actualidad hay más respeto hacia quienes andamos en bicicleta, y esto se ve también en otras ciudades de México y en otros países americanos de habla española, pero todavía hay demasiados lugares donde molestar o asustar al ciclista es deporte. Incluso aquí mismo... (extracto del libro Zen del ciclista urbano, de 2014).

Ciclismo urbano: un estilo de vida más saludable

¿Qué es ser un ciclista urbano? La definición más sencilla y menos pasional es “El ciclismo urbano consiste en la utilización de la bicicleta como medio de transporte, generalmente para distancias cortas”.

Otras definiciones como “Ciclismo urbano es un ciclismo más alternativo y práctico, es un estilo de vida no un deporte de domingo. Sirve para aprender de la ciudad a diferencia del ciclismo regular”, dice un activista de la bici en Puerto Rico.

“El ciclismo urbano es una forma de vida y desde cualquier punto de vista le aporta a la ciudad. Estamos beneficiando la movilidad… en los temas de salud pública… estamos evitando la emisión de gases que contaminan la atmósfera”, dice Andrés el fundador del CPM, en Bogotá. Estas definiciones nos llevan a descubrir la bici como un agente de cambio y conocimiento.

Ambiente: Según estudios, mientras que el uso de un automóvil es capaz de producir un 37.47% de emisiones de CO2, las motos de cuatro tiempos un 10.77% y los buses 16.84%, transportarse en bicicleta a cualquier destino significa una emisión nula de dióxido de carbono.

En Colombia, para 2013, la emisión de CO2 era de 1,893 toneladas por persona (Centro de Análisis de Información sobre Dióxido de Carbono, División de Ciencias Ambientales del Laboratorio Nacional de Oak Ridge (Tennessee, Estados Unidos )../ Fuente: Fixandbike

Mendoza: la ciudad, una excusa para describirla en 175.000 viajes en dos ruedas 

Con motivo del Día Mundial de la Bicicleta, en la ciudad de Mendoza se celebrará el viaje 175.000 del programa “En Bici”, cuando se cumplen tres años de su creación.

La Municipalidad de Capital en conjunto con la Godoy Cruz, con un gran tendido de ciclovías, han desarrollado un sistema integrado de transporte, basado en el uso compartido de la bicicleta de un punto a otro, para facilitar su uso de forma práctica y sencilla. 

Coincidiendo con el Día Mundial de la Bicicleta, se ha finalizado la instalación de los primeros 200 bicicleteros distribuidos por la ciudad con capacidad para estacionar 400 bicicletas particulares. 

Además en el marco del programa ‘En Bici’, hay cursos de auxiliar mecánico de bicicletas, talleres a los niños de los jardines y comunitarios para reparar bicis particulares en las plazas de la ciudad, entre otras acciones.