Policiales Viernes, 15 de marzo de 2019

Africano sobreseído en San Rafael: "Barry era negro, pobre, migrante, el perejil perfecto"

Lo dijo el abogado Guillermo Rubio por el caso del extranjero que estuvo imputado por asesinato y que pasó 19 meses preso.

Por Gonzalo Villatoro - Corresponsalía Sur

Barry pasó casi dos años en San Rafael pero en todo ese tiempo solo un día estuvo libre. El resto lo pasó en prisión injustamente y pese a que finalmente recuperó la libertad todavía no encuentra respuesta a una simple pregunta ¿por qué?

El haber encontrado tirado en una acequia un celular, fue suficiente para que a Gassimou Barry, de Nueva Guinea, lo imputaran por haber estrangulado a Florencia Peralta (26) en septiembre de 2016. El teléfono era el de la víctima.

 

Tras cuatro meses de haber pasado en la cárcel de San Rafael y otros 15 meses en prisión domiciliaria, el africano fue sobreseído y ya está de regreso en Buenos Aires con su pareja.

“Barry era inocente y lo vimos desde un primer momento”, dijo Guillermo Rubio abogado que integra la comisión provincial de prevención de la tortura, un organismo no gubernamental de defensa de los Derechos Humanos.

El guineano durante la audiencia. | Gentileza Diario San Rafael

“Desde un primer momento detectamos la situación de Barry, lo entrevistamos y comenzamos a preocuparnos de la situación porque se trataba de una persona con ciertas particularidades como que era un migrante, pobre, negro y por la situación de que estaba detenido podemos decir que era el perejil perfecto”, afirmó el abogado de Derechos Humanos.

El defensor oficial de Barry en los 19 meses que estuvo implicado en la causa fue Jorge Vitale, en el caso de Rubio hizo las veces de colaborador o asesor. Además Rubio fue el garante para que  Gassimou pudiera acceder a la prisión domiciliaria, puso su casa para que cumpliera el arresto ahí y el estuvo viviendo en el estudio donde trabaja.

 

 “Barry viene a vender a San Rafael, tiene problemas con la Municipalidad y lo emplazan a irse de San Rafael. Cuando va a comprar el pasaje a la terminal en una acequia encuentra el celular. Agarró el teléfono, le sacó el chip, puso el suyo y contentísimo sigue, incluso se fue va sacando selfie camino a Mendoza”, contó el letrado que a renglón seguido aclaró: “esto fue suficiente para que Barry quedara imputado de homicidio agravado o encubrimiento agravado, esto es una barbaridad”.

Florencia Peralta (26) fue estrangulada y asesinada el 13 de septiembre de 2016 en el interior de su vivienda, ubicada en Barcala 1452 de San Rafael. Esa misma jornada quedó detenido Damián Ortega, quien hacía un tiempo había terminado una relación con la mujer, que se desempeñaba como policía en la comisaría 8.

Como el africano había abandonado la provincia, lo rastrearon por el teléfono hasta que lo detuvieron  en Rosario el 2 de agosto de 2017.

El abogado asegura que los hechos que condujeron a la exoneración definitiva del africano fue “la situación misma”.

“Cuál era el marco de las circunstancias de tiempo, modo y lugar, en que suceden los hechos. Como le llegan a enrostrar a él que estaba a 2 kilómetros de distancia del lugar donde se cometió el crimen el hecho. Nunca lo ubicaron en el lugar, no había nada que lo vinculara. Ningún móvil de nada. Solo lo relacionaba el hecho de la detentación del teléfono, lo cual nos habla claramente que era un perejil destinado a ser condenado para que el verdadero culpable no fuese investigado ni condenado”, afirmó.

 

Entre las pericias que se realizaron durante la investigación se hizo una prueba de ADN y también un peritaje al celular de la víctima.

“El ADN no acreditó nada y las pericias telefónicas tampoco. Los mismos elementos de juicio para Barry los tiene para Ortega (ex pareja imputado por el homicidio)”.

Ante esta situación Guillermo Rubio sostiene que “a mi juicio, ninguna de las personas que han estado detenidas por este caso tienen que ver con el hecho. Pero esto es una cuestión que deberá resolver la fiscalía”.

“Este caso viene muy mal, continuó diciendo, y es una deuda que se tiene con la sociedad y particularmente con la familia de la víctima porque con una mala investigación no se la está cuidando”.

La imputación injusta a Gassimou también lo perjudicó en los trámites para obtener la residencia y un DNI de extranjero.

“El llegó al país hace unos 10 años y lo recibieron como refugiado, ahí empezó a pelear su residencia en el país pero eso fue retrasado, demorado por esta causa. Le suspendieron el proceso de permanencia por estar imputado. Ahora podrá retomarlo y completarlo y sobre todo volver a hacer lo que le gusta que es la venta”, sostuvo Rubio.