Fincas Sábado, 30 de junio de 2018 | Edición impresa

Avanza una inversión de $ 1.300 millones en proyectos agroindustriales en Mendoza

Hay nueve proyectos en marcha que traerán mejoras para la horticultura y la fruticultura locales. Todos accedieron al Bono Fiscal.

Por Laura Saieg - lsaieg@losandes.com.ar

Si bien las economías regionales están atravesando un duro momento. Lo cierto es que en la provincia de Mendoza hay en marcha inversiones en el sector agroindustrial por más de 1.330 millones de pesos, según datos del ministerio de Economía de la provincia. 

La punta de lanza de estos proyectos es la fábrica de papas fritas que el primo del presidente Macri, Fabio Calcaterra, está poniendo en marcha en Luján, con una inversión $ 964 millones. También  hay otros casos en diferentes industrias que están desembolsando importantes sumas para generar negocios en Mendoza. Todos ellos lograron beneficios de la Provincia a través del Bono Fiscal I.

Uno por uno

Además de Simplot, la iniciativa del Gobierno para fomentar la inversión estratégica por medio del Bono Fiscal I, también tuvo su acogida en otras empresas del sector agroindustrial al que se le asignó un cupo fiscal de $ 1.000 millones. 

El año pasado, cuando se anunciaron los proyectos adjudicados eran en total 12, sin embargo tres de ellos se cayeron por no cumplir con uno de los puntos del reglamento. Así fue que Cirexa SA, Adma SA y un frigorífico quedaron “descalificados”, por no comenzar con la obra en el año fiscal 2017. 

Con estas tres empresas menos es que el sector quedó con 9 firmas y una inversión neta de IVA validada técnicamente por $ 1.331.615.824,33, en este rubro, el 80% se realizará con mano de obra local.

Los 9 proyectos presentados por el sector generarán 360 empleos y recibirán el 20% de los $ 1.000 millones dispuestos por el Estado en el Bono Fiscal, que se entregará luego de que las compañías realicen las inversiones.

La industria del vino tuvo su participación con tres empresas, Chandon, Fecovita y Viña Cobos. 

Bodega Chandon presentó un proyecto para la construcción de una sala de vendimia, equipos y sistema eléctrico por un monto de $ 139,2 millones de inversión neta, generando 37 empleos y que le significará un beneficio fiscal de $ 35,1 millones, siendo esta la segunda firma con mayor inversión en el sector agroindustrial, seguida de Simplot. En este caso la obra en total está al 95% de avance. 

Para la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentina (Fecovita) el cupo fiscal será superior a $ 20,8 millones, por la construcción de una bodega y adquisición de equipamiento que generará 40 puestos de trabajo. La obra de esta empresa está al 97% y está en proceso de auditoría. 

En tanto, para la ampliación de la capacidad productiva para abastecer la demanda de mercado interno, la firma Viña Cobos SA solicitó $ 38,7 millones, que serán íntegramente invertidos en mano de obra local generando 10 puestos de trabajo. El beneficio fiscal asignado supera $ 9,7 millones y en este caso la empresa ya puede gozar puesto que la obra quedó finalizada.

La industria del tomate también tuvo una buena cantidad de inscriptos. En total se trató de tres proyectos de las firmas Golden Harvest SA, Angiord SACI y Salto las Rosas SA. 

La primera de ellas invertirá un monto total de más de 11 millones de pesos para la compra de equipos para elaboración de salsa de tomate y la construcción de una nave industrial. En total, la obra ocupará 37 empleos directos, y el avance de obra es del 30%. 

Angiord prevé una inversión neta de IVA de más de 10 millones de pesos para la modernización tecnológica en línea de triturado de tomates, envasado en botella de vidrio e incorporación de línea de elaboración de salsas saborizadas de tomate envasadas en doy pack, incluyendo estación de envasado aséptico de tomate cubeteado y selectora óptica. En este caso la obra también está iniciada y empleará en total 18 personas. 

Finalmente, Salto Las Rosas será la empresa de este sector de tomate que más empleos creará de manera directa (30) y mayor inversión realizará (más de 39 millones de pesos). El objeto es la instalación de un concentrador, la ampliación del servicio vapor, adquisición de una línea de tomate  y línea de producción de durazno. 

En tanto, la empresa de Transporte San Pedro de Colalao SA solicitó $ 14,7 millones para la compra de equipamiento para la producción de alcohol vínico a través del procesamiento de excedentes vínicos. Con esta iniciativa pretende generar 25 puestos de trabajo.

Por último, el gobierno validó también un proyecto para la construcción de un frigorífico -Don Jaime- para maduración de frutas que generará 15 puestos de trabajo mediante una inversión neta de IVA de más de 30 millones de pesos.  

El caso estrella

Con una fuerte inversión en la provincia, de más de 100 millones de dólares, la primera etapa de la fábrica de papas prefritas y puré de escamas Simplot prevé estar terminada y funcionando en diciembre de este año con una producción aproximada de 100 mil toneladas al año.

Recordemos que este desarrollo pertenece a Fabio Calcaterra, primo del presidente Macri, quien es dueño y accionista de la empresa San Fili SA, generó un acuerdo comercial con Simplot para que desembarcaran en el país y se encuentra en el mercado de la papa industrial desde hace más de 25 años. 

Esta empresa, junto con otras ocho más, forma parte de las inversiones del sector agroindustrial que estuvieron acogidas dentro del Bono Fiscal.

Hasta el momento, la firma tiene un 40% de avance y para diciembre prevé estar en funcionamiento. 

Según datos del Bono Fiscal, la empresa aseguró que la inversión neta de IVA sería de $ 964.766.996 y el beneficio fiscal asignado por la Provincia fue de $ 85.957.731, por lo tanto, la incidencia del Bono Fiscal es del 8,9%. En este caso, la cantidad de empleados directos que va a tomar es de 148 personas. 

Recordemos que Simplot tiene proyectado producir 120 mil toneladas al año de producto terminado, para lo cual se necesita la producción de unas 4.000 hectáreas de papa. 

Para ello es que su proyecto tiene dos bases. Por un lado, la planta de procesamiento, la cual estará ubicada en Luján de Cuyo, y la otra es en San Carlos, donde se realizará la explotación agrícola. 

Hasta el momento, la empresa está encarando la primera etapa del proyecto, que justamente consiste en el aporte del Bono Fiscal. Es así, que el director de Simplot en Mendoza, Federico Orlando, contó que terminarán con una línea de producción de 100 mil toneladas año de producción de papa precongelada. Para ello, "necesitamos 180 mil toneladas de papa natural, y de eso, 30% vendrá de las fincas que nosotros tenemos y el resto de la materia prima provendrá de otros productores locales", explicó el directivo. 

Datos del proyecto

La empresa Simplot desarrolló su proyecto en dos áreas de Mendoza. Por un lado, está construyendo su fábrica de papas pre-fritas congeladas y puré de papa en un predio de más 100 hectáreas, sobre la ruta nacional 7 en Luján de Cuyo. Y por el otro, la empresa puso foco en la producción de papa en la zona de Pareditas, San Carlos, adquiriendo un total de 6.000 hectáreas en 2007, de esas 400 están implantadas con sistema de riego.  

Según mencionó Federico Orlando, director del proyecto en Mendoza, la elección del lugar en donde producir variedades de papas fue hecha por la calidad que esta zona brinda. "De acá a tres años el objetivo es que esta finca termine produciendo 900 hectáreas y necesitamos otras 1.800 hectáreas más para la producción en fábrica. Esto vendrá de productores locales de Mendoza", destacó. 

En total, una vez que la empresa comience a funcionar empleara a 400 personas en forma directa y 2.000 en forma indirecta, principalmente proveedores de la hortaliza de calidad. 

Además de lo que desarrollará la empresa en las fincas, el proyecto también incluye el aprovisionamiento de papa durante todo el año de más de 50 productores en Mendoza, como así también de Córdoba y otras provincias que cuentan con la verdura primicia para industria. Para ello, Simplot dará la semilla de alta calidad a los productores.