Sociedad Policiales Martes, 22 de enero de 2019 | Edición impresa

Australia se interesa en la búsqueda de las hermanas israelíes

Llegó a la provincia Heidi Markmann, cónsul de ese país. Una de las mujeres, Lily Pereg, nació en Israel pero tiene nacionalidad australiana

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

La fiscalía de Homicidios tuvo una intensa actividad ayer en relación al caso de las dos hermanas israelíes desaparecidas en Guaymallén: mientras se espera al resultado de un ADN, los investigadores recibieron a la cónsul de Australia, Heidi Markmann.

Es que si bien las hermanas Pyrhia Sarusi (63) y Lily Pereg (54) nacieron en Israel, Lily tiene, desde los 90, nacionalidad australiana. 

La mujer vive en Australia donde trabaja como profesora de microbiología en la Universidad de Nueva Inglaterra. Este es el segundo país que se interesa por las misteriosas desapariciones: el viernes pasado también estuvo en Mendoza la cónsul de Israel Yael Nahir, quien vino acompañada de un ex integrante de de la Policía israelí cuya tarea es "cooperar con la investigación".

Ayer, Markmann se reunió con la fiscal de Homicidios, Claudia Ríos, para conocer detalles de la investigación y luego también estuvo con Lisandro Nieri, ministro de Gobierno de Mendoza.

 

Intensa actividad 

Ayer por la  mañana también pasó por las oficinas de la fiscalía de Homicidios Moshe Pereg (66) el hermano mayor de las dos mujeres desaparecidas.

El extranjero habló con Los Andes el domingo por la noche pero ayer prefirió guardar silencio, mostrándose amistoso con algunos periodistas que lo quisieron abordar aunque prefirió no dar entrevistas.

También estuvo por Homicidios su sobrino, Nicolás Gil Pereg, hijo de Pyrhia Sarusi y denunciante de la desaparición de us madre y de su tía.

El hombre se acercó a Palacio Policial -donde funciona Homicidios e Investigaciones- con la intención de entregar una documentación a José Vega, jefe de Investigaciones o bien a la fiscal Claudia Ríos pero luego anunciarse y esperar dos horas, decidió retirarse del lugar un tanto molesto y repitiendo que la desaparición de sus parientes es un hecho de inseguridad.

 

Un personaje "exótico"

Si bien se mantiene un marcado hermetismo en la causa, los investigadores a falta de datos sobre la investigación suelen comentar alguno de las "exóticos" usos y costumbres que tiene Pereg. Desde el cambio de aspecto previo a las desapariciones -antes lucía "rastas" pero apareció luego rapado- hasta extraños hábitos de vida.

Comentan que en su casa casi no tiene muebles (ni siquiera una cama) y que no había alimentos por lo que suponen se alimentaría básicamente de  suplementos deportivos (proteínas y vitaminas) que se encontraron en grandes cantidades durante los allanamientos realizados el viernes  y sábado pasado en la vivienda de calle Julio Argentino Roca al 6000 de Guaymallén.

Allí los policías encontraron gran cantidad de perros y gatos (algunos de ellos muertos), varias armas, mucho dinero (25 mil euros y 45 mil dólares) y suplementos dietarios, todo esto en un predio semiabandonado donde hay una vivienda casi inhabitable. 

 

Diez armas registradas

También se presentó ayer en la fiscalía de  Homicidios Aldo Chesi, el conocido armero local que le vendió recientemente algunas armas que le encontraron a Gil Pereg. 

Chesi aseguró que le vendió 10 armas a Gil Pereg el año pasado y que le entregó 7 de ellas -armas de puño, pistolas y revólveres- en los primeros días de enero. El armero dijo que todas las armas están en regla y que el comprador le pareció  una persona"normal", aunque algo enemistado con la higiene. 

 

Nuevos datos

El domingo la policía realizó un importante rastrillaje en el Cementerio de Guaymallén,-ubicado muy cerca de la casa donde vive Nicolás Gil Pereg- pero no se habría obtenido ningún elemento de interés en relación a la desaparición de Pyrhia Sarusi y Lily Pereg.

Según la versión de Nicolás, el sábado 12 de enero por la mañana llegó junto a su tía y su madre a la casa ubicada en Julio Argentino Roca al 6000 de Guaymallén. Allí pasaron todo el día hasta que a las 21 las mujeres se tomaron un colectivo para volver al departamento céntrico que habían alquilado. 

Las cámaras de cementerio registraron que, efectivamente, por la mañana pasaron por el frente las tres personas. Pero, en cambio, llamativamente, hacia las 21 no se ve volver a las mujeres.

 

Las posibilidades son, entonces, que las mujeres nunca salieron de la casa o bien que lo hicieron pero tomaron otro camino. 

Por otra parte, se espera el resultado de una prueba de ADN sobre un cuerpo encontrado en Guaymallén el martes 15 de enero. Los investigadores no creen que se trate de una de las dos israelíes porque el cuerpo encontrado en el barrio Nueva Alborada de El Bermejo presentaba un avanzado estado de descomposición por lo que se supone que esa mujer habría muerto varios días antes de que se denunciara la desaparición de las extranjeras.