Sociedad Martes, 19 de junio de 2018

Atención: cómo darse cuenta si uno se está intoxicando con monóxido de carbono

Aunque este gas no tiene olor, el cuerpo da aviso. Hay que identificar los síntomas para no confundirlos.

Por Verónica De Vita - vdevita@losandes.com.ar

La pregunta que surge cada vez que hay fallecidos por intoxicación con monóxido de carbono es ¿cómo es que no se pudo huir? ¿Cómo no se dieron cuenta?

Una de las primeras respuestas es que el monóxido de carbono no tiene olor por lo que en principio no puede detectarse.

Pero, si se está despierto, el cuerpo avisa que algo no está bien, sólo que puede ignorarse o confundirse con otra causa y ese es el inicio del problema. Hay que tener en cuenta que es depresor por lo que hay que actuar rápido.

El dolor de cabeza es el indicio fundamental a lo que le siguen las náuseas o incluso los vómitos.

Si hay alguno de estos síntomas, en épocas de frío en que se usa calefacción con gas, lo primero que hay que pensar es que se trata de monóxido de carbono.

Se trata de un dolor de cabeza de tipo opresivo, que comprime primero la frente y luego la sien. Además es pulsátil por lo que se sienten los latidos allí.

“Es depresor lo que se produce por falta de oxígeno cerebral”, explicó el jefe de Toxicología de la provincia, Sergio Saracco.

Detalló que al respirar monóxido, éste pasa a la sangre y se une a la hemoglobina del glóbulo rojo, lo que forma la carboxihemoglobina. A partir de esto se pierde la capacidad transportadora de oxígeno y éste no llega a los órganos vitales, es entonces que aparecen los signos propios de la intoxicación.

Primero se ve afectado el cerebro que es el más sensible y puede estar poco tiempo con falta de oxígeno, por eso el primer signo es el dolor de cabeza, lo mismo que sucede cuando se está en alta montaña. Luego vendrán los vómitos.

El médico resaltó que al tener estos síntomas la gente suele pensar que le cayó mal la comida, o si está decaído y con dolor de cabeza cree que es gripe y se mete a la cama y allí está “la trampa”.

Porque el síntoma siguiente es el entumecimiento, adormecimiento, la persona se siente adormilada, quiere permanecer despierta y no puede. Por ello, la gente que se encuentra respirando el monóxido se encuentra como enlentecida.

Otro de los órganos que consume mucho oxígeno es el corazón por lo que puede haber una falla cardíaca. Pero además, los músculos de las piernas también requieren mucho oxígeno por lo que también pueden fallar cuando la persona quiere levantarse.

“A veces quieren  salir y se produce la caída, y de allí no pueden levantarse, por eso muchas veces se los encuentra en posición de huida”, detalló.

Aire

Ante el primer síntoma hay que ventilar los ambientes, abrir todas las ventanas y salir al aire libre. En caso de intoxicación el organismo puede requerir hasta 5 horas para recuperarse.
Pero además y una vez más el profesional habló de “la ventana abierta a la vida”, es decir mantener un mínimo de ventilación en los ambientes calefaccionados. Dijo que una ventana abierta 5 centímetros es suficiente.

Al atardecer

El médico dijo que la mayoría de las consultas suceden al anochecer, ya que durante el día las personas entran y salen pero por la tarde suelen ya quedarse en el hogar y acumularse varias horas de monóxido en el ambiente. Lo mismo ocurre los fines de semana, cuando la gente suele quedarse guardada en casa.

“Este año llevamos más de 20 casos atendidos por intoxicación severa o moderada y generalmente son grupos familiares”, mencionó

Gas

Mencionó además que cuando se trata de intoxicación con gas sin que haya combustión lo que se produce es asfixia por lo que suele no haber fallecidos por esta causa. Esto debido a que ante esa sensación, similar a estar debajo del agua o con una bolsa en la cabeza, se acciona un mecanismo de defensa del organismo que hace tender a la huida, aunque se esté durmiendo.