Policiales Sábado, 12 de enero de 2019 | Edición impresa

El chileno asesinado en una finca en Rivadavia tenía 30 años de “carrera” delictiva

Luis Abarzua (48) fue abatido de un tiro por un puestero. El fallecido estaba desarmado y trataba de robar duraznos junto a un cómplice.

Por Ignacio Zavala Tello y Rodrigo Cuello - izavala@losandes.com.ar

Un presunto intento de robo de duraznos en una finca del departamento de Rivadavia, terminó con uno de los supuestos ladrones muerto de un tiro en el pecho. El tirador, que viviría en el terreno, está prófugo, confirmaron fuentes policiales. La víctima es un hombre de 48 años de nacionalidad chilena con una “carrera” delictiva de, al menos, 30 años.

De acuerdo con la investigación, a las 2.30 de la madrugada de ayer dos hombres ingresaron a una finca, ubicada en el cruce de Isaac y San Isidro de esa comuna del Este, con la aparente intención de sustraer duraznos. Sin embargo, el plan de los “cosechadores” se vio frustrado cuando se toparon con un hombre armado con una escopeta.

Abarzua murió en una finca.

En ese encuentro, según relató el intruso sobreviviente -identificado como José Luis Rossi Miranda (26)- el dueño del lugar sentenció a gritos: “Estoy cansado de que me roben”. Luego comenzó a disparar. Uno de los proyectiles impactó en el tórax de la víctima fatal, identificada luego como Luis Hernán Abarzua Pino.

Morir en una acequia

El cuerpo del supuesto ladrón, quien tenía numerosos antecedentes policiales, quedó tendido en una acequia de la finca, mientras que Rossi Miranda logró escapar ileso. 

El joven fue quien llamó al 911 para pedir auxilio para su amigo baleado. Personal policial y del Servicio de Emergencias Coordinado llegó entonces al lugar. Los médicos confirmaron que Abarzua había dejado de existir tras sufrir una herida de arma de fuego en el costado izquierdo del tórax.

 

En el caso intervino el ayudante fiscal en turno de la Oficina Fiscal Rivadavia, quien ordenó el ingreso de personal de Policía Científica. Los peritos encontraron un cartucho detonado calibre 24 en la escena del crimen.

El funcionario judicial también ordenó que se realizaran registros domiciliarios en tres casas aledañas a la finca para intentar dar con el tirador. Pese a esto, el agresor continuaba prófugo al cierre de esta edición.

En medio de este operativo, se pudo conocer que Rossi, el sobreviviente, tenía un pedido de captura del año 2016, por lo que fue detenido.

Pero ni Abarzua ni Rossi estaban armados, por lo que quien les disparó está muy complicado.

Un ex convicto con 30 años de "carrera"

Los primeros datos sobre la identidad del supuesto ladrón abatido fueron aportados por uno de sus vecinos, quien llegó a la escena del crimen horas después. Ese hombre les indicó a los investigadores que la víctima fatal vivía en el barrio Inmaculada Concepción, uno de los que registra mayor índice de delitos en Rivadavia.

 

Minutos antes de las 9, los efectivos de Policía Científica habían levantado de la escena las pertenencias de Abarzua. Los peritos secuestraron y analizaron una mochila de color anaranjado, un vaso de color verde, guantes tejidos, una funda de celular y una botella de fernet que aún conservaba algo del líquido.

Con el correr de las horas los pesquisas determinaron con certeza que el hombre asesinado era Luis Hernán Abarzua Pino y así pudieron acceder a sus antecedentes delictuales.

Entre los mismos, figuran numerosos robos agravados y simples, resistencia a la autoridad, lesiones, hurtos, amenazas, daños y hasta estafas.

Los primeros hechos asentados figuran en el año 1989, cuando Abarzua tenía 18 años de edad. Entonces se lo acusó de dos hurtos y apropiación de bienes. Al año siguiente sumó un hurto y en 1991 dos hurtos agravados. Ese delito se repite en su historial delictivo hasta el año 2016.  

 

En el medio sumó otras causas. Por ejemplo, una estafa en 1993, dos incendios provocados en 1996, amenazas y daño ese mismo año, lesiones en 2001, resistencia y lesiones a la autoridad en 1998 y 2005.

Luego se dedicó a los robos, según tienen acreditado los sabuesos. Desde 2004 se le atribuyen cuatro robos y encubrimientos. Sobre Abarzua pesaban, al menos, dos pedidos de captura: uno librado el 13 de agosto de 2010 y otro el 11 de marzo de 2016. 

La víctima también tenía antecedentes penitenciarios. En el año 2001 fue capturado y llevado a prisión por dos robos y lesiones, por los que fue condenado a dos años de cárcel ,pero obtuvo su libertad en junio de 2003.

En enero de 2004 volvió a ser detenido en el Este mendocino por robo gravado por el uso de arma de fuego y resistencia a la autoridad y obtuvo su libertad en julio del año siguiente. 

Tres años después volvió a permanecer tras las rejas y fue liberado en junio de 2010.

 

Operativos  y secuestro de armas

Durante la tarde de ayer efectivos de la Unidad Investigativa de Rivadavia realizaron tres allanamientos en viviendas cercanas a la finca donde se cometió el homicidio.

En una de las casas allanadas aprehendieron a tres hombres y secuestraron cuatro camisas blancas. Además, secuestraron un rifle calibre 22 con 13 cartuchos y un revólver del mismo calibre.

Los investigadores preservaron las manos de los tres aprehendidos para realizarles pericias.

En otra vivienda secuestraron un rifle calibre 22 y balas.