Economía Política Lunes, 11 de febrero de 2019 | Edición impresa

Arranca una nueva misión del FMI para auditar las cuentas

En esta oportunidad la prioridad del organismo multilateral será palpitar el clima político.

Por Leandro Boyer - Corresponsalía Buenos Aires

La misión del FMI llegará hoy al país para analizar minuciosamente la marcha del plan de ajuste para estabilizar las cuentas públicas, aunque en esta oportunidad la prioridad será palpitar el clima político.  

“Las revisiones de los programas del Fondo son integrales. Acá, sobre todo cuando los programas están funcionando, aprovechan para hablar con los distintos agentes de la sociedad. Vienen y hablan con sindicato, con empresarios, con políticos”, confesó a este diario una fuente del Gobierno nacional.  

 

Incluso el vocero del organismo multilateral de crédito, Gerry Rice, no descartó que algunos de los encuentros sean con referentes de la oposición. “Tratamos de reunirnos con una gama amplia. No tengo los detalles concretos sobre si se reunirán con representantes de la oposición”, deslizó.  

Esta será la segunda misión del FMI desde que se renegoció el crédito para la Argentina, que finalmente ascendió a u$s 56.300 millones. Y como es habitual, incluirá reuniones con el titular del BCRA, Guido Sandleris, y con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.  

 

Aunque la comitiva que encabezará Roberto Cardarelli tendrá acceso a detalles sobre el agresivo programa monetario del Central y sobre las gestiones de Hacienda, los números generales no son desconocidos para el FMI porque diariamente reciben un informe con los datos actualizados.   

Por ello, fuentes oficiales señalaron que en el plano económico no habría grandes discusiones porque se están sobrecumpliendo las metas de base monetaria, a cargo del Central, y de reducción del déficit fiscal, a cargo del ministro Nicolás Dujovne. Y aunque trascendió que uno de los temas a evaluar sería el esquema de las bandas de no intervención del BCRA, en la autoridad monetaria desestimaron esa posibilidad.  

 

Así, sin demasiadas asignaturas a resolver en el plano de los números, todo indica que unos de los objetivos centrales que marcarán el itinerario de Cardarelli en Buenos Aires serán tantear el humor social y tratar de delinear un mapa con los movimientos políticos en el inicio de la pelea por la Casa Rosada.  

Si el FMI aprueba los números del Gobierno nacional, liberará en marzo un desembolso de unos u$s 7.000 millones.