Más Deportes Viernes, 14 de septiembre de 2018

Pella sufrió pero la Argentina está 2 a 0 arriba

El bahiense se impuso en cinco sets y sumó su punto al conseguido por Schwartzman en el primer single.

Por Redacción LA

Guido Pella, número 62 de la clasificación de la ATP, venció este viernes a Daniel Galán, 209, por 3-2 con parciales de 3-6, 6-4, 4-6, 6-3 y 6-2 para que Argentina esté 2-0 sobre Colombia en la repesca de la Zona Americana 1 de la Copa Davis. 

Tras dos parciales parejos, Galán jugó en un gran nivel el tercero y revertió un 4-1 para quedarse con el parcial por 4-6 y estar a un paso de la victoria. 

Sin embargo, Pella cambió el estilo de juego, apostó por los tiros ganadores, empezó a arriesgar y dejó sin chances a su rival, quien no pudo evitar caer por 6-3 y 6-2 en los últimos dos parciales. 

El partido, disputó en el estadio Aldo Cantoni, provincia de San Juan, ante unos 5.000 espectadores y sobre tierra batida, duro casi cuatro horas. 

El argentino, tras un arranque irregular, logró quedarse con la victoria gracias a una notoria mejoría en su nivel en la segunda parte. 

En el primer cruce de este viernes, Diego Schwartzman, número 14 de la ATP, venció a Santiago Giraldo, 410, por 3-1 con parciales de 6-3, 6-1, 6-7(3) y 6-1 en 2 horas y 40 minutos. 

Estos fueron los primeros partidos del equipo argentino tras el despido de Daniel Orsanic, campeón del torneo en 2016. Los nuevos capitanes del conjunto local son Guillermo Coria, Guillermo Cañas y Gastón Gaudio, que ocupa el banquillo ante Colombia, capitaneada por Pablo González. 
Mañana se disputará el dobles desde las 12 y el domingo desde las 11 los dos partidos individuales restantes, de ser necesarios. 

El equipo local lo conforman también Horacio Zeballos (31 del mundo en dobles) y Máximo González (41 en dobles). 

El visitante lo completan Cristian Rodríguez (501) y Alejandro Gómez (316 en dobles). 
Ambos equipos ya tienen su participación asegurada en la edición de 2019 por el cambio en el formato del torneo, pero buscan una victoria que les permita debutar ante un rival de menor jerarquía. 

Argentina y Colombia se enfrentaron por Copa Davis dos veces, ambas con triunfo albiceleste: en 1998 en Buenos Aires (5-0) y en 2000 en Bogotá (4-1), siempre en el Grupo I de la Zona Americana. 

El equipo local llegó a esta instancia tras vencer a Chile por 3-2, mientras que Colombia lo hizo al imponerse a Barbados (4-0) y Brasil (3-2).

Las declaraciones del Peque

Diego Schwartzman acaba de sacarse de encima la presión de por primera vez arrancar una serie de Copa Davis. Se mueve con tranquilidad tras el triunfo en cuatro sets frente a Santiago Giraldo (410° ATP) en San Juan pero le elude a la palabra líder de un equipo que capitanean Gastón Gaudio, Guillermo Coria y Guillermo Cañas.

"Siento que tengo la obligación de ganar los puntos, sin dudas, porque hoy mi ranking dice eso y lo asumo con total responsabilidad. Soy favorito en la mayoría de los puntos. Pero no me siento líder porque soy el más joven de todos y sería faltarles el respeto a los más grandes", cuenta tras el 6-3, 6-1, 6-7 y 6-1 a Giraldo.

Cuando salió al estadio Aldo Cantoni para jugar el primer punto, solo Gaudio pudo acercarse a la ovación que recibió el Peque.  "Lo tomo para bien. Soy favorito y me obliga a ganar ahora con Colombia y antes contra Chile. Adentro de la cancha soy un favorito y debo liderar la victoria. Pero afuera cambia y no me influye porque no corresponde que yo intente ser líder en un grupo en el que soy el más chico", le dice a Clarín.

En esa tranquilidad de Schwartzman también favorece -dice- la actual dirigencia.  "Es la primera serie en la cual tengo en claro todo porque nos dijeron cómo iba a funcionar, desde lo económico hasta la organización. Obviamente tengo pocos años jugando Copa Davis pero sé que nunca había pasado. Incluso la falta de claridad en algunas situaciones terminaba en un conflicto entre la dirigencia y los jugadores", remarca.

"Y ellos, al ser exjugadores, lo primero que están intentando cambiar es eso. Tienen un diálogo muy fluido con los jugadores, marcando las jerarquías, pero son claros con nosotros. Y a mí me pone muy contento. Y supongo que a la gente también porque mucho tiempo se le reclamó a la Legión que se involucre con el tenis y hoy están todos", agrega.

En San Juan el Peque logró también un triunfo especial: el número 100 de su carrera. Aunque nunca corrió riesgo la victoria, el número 14 del mundo sabe que deberá averiguar por qué se le complicó tanto y dejó pasar el tercer set, cuando desperdició dos match points. "Creo que el 70 u 80 por ciento del partido jugué muy bien y tengo que analizar por qué se me complicó el tercer set pero tampoco quedarme con eso porque fui superior a él", cuenta apenas minutos después.

"Sentí que a Santiago le costó el ritmo que le di al partido, defendiendo y atacando en cada oportunidad. Pero uno a veces perdido por perdido encuentra buen tenis, que es lo que le pasó a él. Tuve responsabilidad por no mantenerme agresivo y dejarlo volver al partidocometiendo algunos errores. Después hubo muchos aciertos de él y en el cuarto volvió a girar la rueda a favor mío", concluye el Peque, ansioso por irse a ver el partido de Guido Pella ante quien podría ser su rival el domingo.