Escribe el Lector Domingo, 9 de septiembre de 2018 | Edición impresa

Argentina vista por un argentino desde Taiwán

Por Valentín A. Saal

¡Despierta Argentina, despierta! Mientras recorro Taipei, con mucho calor, entro a un localcito bien rústico de jugos de fruta. Estoy observando cómo toma té la familia dueña del local; quien parece ser el padre de esa familia prepara mi jugo. 

Entre eso, entre la cantidad de cajas que hay, leo algo en español. Sorprendido, me acerco y reviso. Cuando leo 'producto de calidad de Chile' una sensación emocional y física me invade. 

Me hace acordar a cuando estaba en un supermercado en Pekín eligiendo vinos y me quedé viendo cómo los chinos entraban decididos y de prisa: pasaban de largo la góndola de Francia, la de Italia, la de Argentina, e iban directamente a la chilena. 

O cuando me enteré que hay una carnicería uruguaya que vende por Tao Bao, la plataforma de ecommerce que abastece a toda China. 

Hablando con mis familiares todos los días, siguiendo los diarios día a día, sabiendo por lo que estamos pasando los argentinos, y las preocupaciones que hay en la gente, estos acontecimientos me generan dos sentimientos. 

Por un lado, se acrecienta mi admiración por nuestros vecinos chilenos (dejando de lado por un rato el hecho de que es uno de los países con más desigualdad de América Latina *). 

Por otro lado, pena. ¿Por qué seguimos subiéndonos a una montaña rusa que nos deja en crisis periódicas cada 15 años? ¿Por qué no vemos cajas de frutas argentinas en Taiwán? ¿Por qué los chinos no saben de nuestros vinos? ¿Por qué se consigue sólo carne uruguaya en China? ¿Por qué el mundo piensa que nuestro único diferencial es Messi? 

Siento que somos una adolescente de 13 años que sueña con un príncipe azul que la salve y la lleve a un castillo. Ponemos toda nuestra expectativa en el gobierno de turno y nos olvidamos de generar un sistema de reglas que, sin importar quién esté a cargo, nos van a hacer avanzar. Vamos Argentina, no es fácil, pero salgamos a laburar y bajémonos de esta montaña rusa.

¡Despierta Argentina, despierta! 

Taipei, República China (Taiwán), 5 de setiembre de 2018

* tema desigualdad, algo que muchos de los países 'desarrollados económicamente'  tienen. Por nada quiero ver cómo se acrecienta la desigualdad, pero tenemos que generar riqueza para pensar en distribución. Si no tenemos qué distribuir, no hay mucho de qué preocuparse por ahora. 

Valentín A. Saal
valentin_saal@yahoo.com.ar