Economía Jueves, 14 de junio de 2018 | Edición impresa

Argentina gastará U$S 7.500 millones para cubrir el déficit

Es la mitad del primer desembolso que remitirá el Fondo a nuestro país, una vez rubricado formalmente el préstamo por U$S50.000 millones.

Por Redacción LA

Casi en simultáneo, el Ministerio de Finanzas y la directora gerente del Fondo Monetario Christine Lagarde, anunciaron que Argentina usará 7.500 millones de dólares para financiar el déficit fiscal del Estado nacional.

Desde la cartera que conduce Dujovne indicaron que se venderán US$ 7.500 millones provenientes del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, para apoyo presupuestario a través de un mecanismo de subastas realizadas por el Banco Central.

En Estados Unidos, Lagarde anunció en un comunicado que, de los U$S 50 mil millones otorgados, “las autoridades han solicitado que un tercio (US$ 15.000 millones) de este apoyo se desembolse con la aprobación del Programa y que la mitad de ese monto esté disponible para apoyo presupuestario”, y que el resto sea tratado con carácter precautorio. 

Parece una conversación a la distancia. El Gobierno del presidente Mauricio Macri divulgará su carta de intención formal de petición del programa de asistencia “stand by”, el de mayor intervención en las políticas económicas del país, por 50.000 millones de dólares. 

Desde el norte vino la respuesta: “Con las garantías formales brindadas por el gobierno argentino, emitiremos el informe del personal técnico al Directorio Ejecutivo del FMI, que considerará la solicitud de Argentina formalmente el día 20 de junio”, agregó Lagarde. 

En Argentina ya trabajan en el programa de venta de esos U$S 7.500 millones. Desde el Ministerio de Finanzas, indicaron que la operación será anunciada próximamente, aunque adelantan que el programa “consistirá en ventas diarias, preanunciadas, que se ejecutarán a través de un mecanismo de subastas realizadas por el Banco Central a solicitud del Tesoro”.

Estas subastas se encuentran enmarcadas en la Carta de Intención y Memorándum de Políticas Económicas del gobierno argentino, que ya está en manos del organismo multilateral y se elevará para su definitiva aprobación en la reunión de Directorio del próximo miércoles.

El anuncio de Hacienda casi estuvo sincronizado con el de la directora gerente del FMI, quien aplaudió los “ambiciosos objetivos fiscales” y “metas de inflación realistas” del plan de Argentina. 

“Los objetivos económicos son significativos y existe una articulación completa de las políticas subyacentes que ayudarán al gobierno a alcanzar sus objetivos”, explicó Lagarde, para luego agregar que “instituye objetivos fiscales ambiciosos a mediano plazo para el gobierno federal y establece metas de inflación realistas que regirán la conducción de la política monetaria”. 

El programa establece como metas fiscales un déficit primario de 2,7 % del PIB este año y del 1,3 % en 2019 y alcanzar un equilibrio primario en 2020. 

Además, incluye como objetivo de inflación, que servirá de guía al Banco Central dentro de un régimen de tipo de cambio flotante, un 17% para 2019, un 13% para 2020 y un 9% para 2021. 

A los 50.000 millones del FMI se sumarán otros 5.650 millones de dólares que Argentina recibirá del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), así como del Banco Mundial y del CAF-Banco de Desarrollo de América Latina. 

Macri negoció un plan con el Fondo para paliar la abrupta depreciación de la moneda de principios de mayo y que incluye, además, que el Banco Central deje flotar libremente el tipo de cambio, algo que ayer no cumplió.