Salud Sábado, 2 de febrero de 2019

Argentina es un país que tiene casos de hantavirus todos los años

Los casos se dan principalmente en primavera y verano, en cuatro regiones endémicas.

La Fundación Mundo Sano, el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas (Inevh) y la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC) estudiaron -entre 2003 y 2012- la dinámica espacial y temporal de las poblaciones de ratón colilargo, portador del virus Andes, agente causal del síndrome pulmonar por hantavirus (SPH) en humanos, con el objetivo de generar mapas de riesgo y aportar conocimiento que posibilitara trabajar en la prevención de esta problemática.

En los estudios realizados se observaron diferencias estacionales, con mayor número de roedores en otoño e invierno en arbustales, y durante verano y otoño en el bosque. Asimismo, se detectó que los roedores reproductivamente activos tienen mayor predisposición a contraer la enfermedad que los no activos, y los machos son más propensos a la infección que las hembras. También se demostró una asociación entre la infección en el roedor y su peso: los más pesados son más propensos que aquellos más livianos.

Argentina es un país que tiene casos de hantavirus todos los años, principalmente en primavera y verano, en cuatro regiones endémicas: noroeste (Salta y Jujuy); área central (Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe); noreste (Misiones y Formosa) y bosques andino patagónicos (Chubut, Neuquén y Río Negro); siendo el ratón colilargo responsable de los casos en Chubut, el más común.

“Lo particular del brote en Epuyén es el número elevado de casos en un período corto de tiempo”, explicó Marcelo Abril, biólogo y director ejecutivo de Fundación Mundo Sano, quien además participó del estudio en Cholila.

La infección por hantavirus es una zoonosis que involucra a roedores silvestres que forman parte de la fauna autóctona de cada área endémica. El virus se mantiene en la naturaleza en los roedores y se transmite entre ellos cuando se pelean o durante ciertos comportamientos sociales.

La transmisión a los humanos ocurre por inhalación de las secreciones de ratones infectados; excepcionalmente por contacto directo (mordedura) de estos roedores y en raras ocasiones, por contacto de persona a persona. “En nuestro país circulan nueve cepas del virus y todas, excepto los genotipos Maciel y Pergamino, pueden causar síndrome pulmonar por hantavirus (SPH), aunque se observa una diferencia en los porcentajes de mortandad entre cepas”,  expresó Marcelo Abril.

Recomendaciones

Desde la Fundación Mundo Sano se recomienda a las poblaciones que viven o visitan las zonas endémicas ventilar espacios que permanecieron cerrados antes de ocuparlos,  limpiar los pisos con agua y lavandina, no barrer en seco (ya que genera que el polvillo se eleve del suelo y alcance las vías aéreas), mantener desmalezados y ordenados los patios de las viviendas, no levantar carpas en terrenos que no estén limpios y asistir inmediatamente al médico en caso de presentar síntomas similares a los de un resfrío.