Política Miércoles, 11 de julio de 2018

AMIA: la Justicia argentina pidió a Rusia que arreste y extradite a un funcionario iraní

Ali Akbar Velayati está acusado de participar en la planificación del atentado. Tiene previsto reunirse con Putin.

Por Redacción LA

Un juez argentino pidió hoy al Gobierno ruso el arresto del funcionario iraní Ali Akbar Velayati, acusado de participar en la planificación de la AMIA, cometido en 1994 en Buenos Aires y en el que murieron 85 personas, informaron fuentes judiciales.

 

"Requiérase a las autoridades competentes de la Federación de Rusia la detención provisoria con fines de extradición de Ali Akbar Velayati", solicitó el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, a cargo del caso, en un dictamen difundido por el Centro de Información Judicial (CIJ).

Según el portal Infobae, Velayati, consejero del líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, se encuentra de visita en Rusia y tiene previsto reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, para evaluar la situación política y militar en Siria. Putin, inclusive, mantuvo hoy una reunión con el premier israelí, Benjamin Netanyahu, para abordar el mismo tema.

 

La Justicia ordenó en 2006 la captura internacional de Velayati, al que acusa del delito de "homicidio calificado doblemente agravado por haber sido cometido por odio racial o religioso y por un medio idóneo para causar un peligro común".

"La imputación que se le formula surge de su probada intervención en la reunión donde se decidiera llevar a cabo el atentado" contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), sostuvo en aquel momento Canicoba Corral.

Velayati se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores de Irán entre 1981 y 1997, lapso en el cual fue perpetrado el ataque terrorista.

 

Para el juez, en esa función Velayati "puso a disposición todos los recursos con los que contaba a los fines del éxito de la operación a través de la instrumentación del atentado otorgando pasaportes, visas y cobertura diplomática".

Velayati es uno de los siete ciudadanos iraníes, entre ellos el fallecido presidente Ali Rafsanyani, acusados de cometer el ataque.