Política Jueves, 11 de octubre de 2018 | Edición impresa

Allanaron oficinas del grupo Techint en Buenos Aires

La medida se realizó en el marco de una causa transnacional por el presunto pago de sobornos en la construcción de una planta nuclear

Por Javier Alvarez - Corresponsalía Buenos Aires

El poderoso grupo Techint sigue bajo la lupa de la Justicia: ayer allanaron sus oficinas en la Ciudad de Buenos Aires en el marco de una causa transnacional por el presunto pago de sobornos en la construcción de una planta nuclear en Brasil.

Esto ocurrió a menos de una semana de la declaración indagatoria a la que fue sometido Paolo Rocca, principal accionista del Grupo, por otra la llamada “causa de los cuadernos”, que investiga el pago de sobornos a exfuncionarios kirchneristas para proyectos de obra pública. 

Rocca salió airoso de la indagatoria ante el juez Claudio Bonadio dado que no fue procesado y tampoco se vio forzado a acogerse a la figura de “imputado colaborador” (arrepentido). Dijo que no estaba al tanto de los pagos y responsabilizó a su segundo, Luis Betnaza.

 

Los allanamientos a las oficinas ubicadas en el barrio de Puerto Madero fueron ordenados ayer por el juez federal Sergio Ramos, en una causa iniciada por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).   

Agentes del área de cibercrimen de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires y funcionarios judiciales llegaron al piso diez de la Torre Bouchard no para llevarse papales sino información digitalizada de los servidores.

Fuentes judiciales dijeron que el objetivo de los allanamientos apuntaba a realizar un “backup” (una copia) de la información histórica de los servidores para luego someterla a pericias contables, en búsqueda de “huellas” sobre los presuntos pagos indebidos.   

La Procelac (organismo anti lavado) denunció que Techint, a través de su filial brasileña Engenharia Construcoes (TEBRA), sobornó al presidente de la empresa de energía atómica Electronuclear, el funcionario público Othon Luiz Pinheiro Da Silva entre 2009 y 2014. 

Ese dinero entregado ilegalmente, dice la investigación, fue para el acceso a la construcción de la Central Nuclear Almirante Álvaro Roberto conocida como Angra III, en las afueras de Río de Janeiro. 

 

La acusación dice que “Ingeniería y Construcción”, contratista de Electronuclear -subsidiaria del grupo eléctrico Electrobras- habría efectuado junto a un consorcio de empresa esos pagos indebidos. 

Ese grupo de compañías está integrado por UTC Ingeniería SA, Constructora Norberto Odebrecht SA, Constructora Andrade Gutiérrez SA, Constructora Camargo Correa SA, Constructora Queiroz Galvao SA y EBE. 

Pinheiro Da Silva habría recibido por intermedio de su empresa Aratec unos 4,5 millones de reales en concepto de sobornos por parte del consorcio, para lograr la adjudicación de la obra Angra III.

En paralelo, Techint es investigada por el supuesto pago de 9 millones de dólares también en Brasil para quedarse con obras de Petrobras por unos 5.000 millones de reales entre los años 2009 y 2013. 

 

Esta segunda causa por sobornos en Brasil es investigada en paralelo por los tribunales del gigante sudamericano, la Argentina e Italia. 

La Justicia argentina sospecha que los sobornos en esta segunda causa habrían sido articulados en Brasil por la subsidiaria Confab Industrial S.A., una firma controlada por Tenaris, empresa dedicada a la venta de tubos para la industria petrolera.