Policiales Martes, 14 de agosto de 2018 | Edición impresa

Abuso en Murialdo: la nena acusó a “un señor con avispas en la cara”

Así describió la ex alumna del colegio religioso al detenido, quien tiene particulares lunares de carne en el rostro.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

"Fue el señor que tiene avispas en la cara". Esta es la forma en que la niña de 4 años presuntamente abusada  en el colegio católico Leonardo Murialdo describe a su agresor, haciendo referencia a unos particulares lunares de carne que el empleado de mantenimiento detenido tiene en su rostro.

Según explicó a Los Andes la madre de la pequeña, la niña ha dicho -incluso en su declaración en cámara Gesell- que fue agredida por un hombre de tez morena, de unos 40 años, que vestía ropa de trabajo.

 

"Ella dice que un ladrón le robó la bombachita en el baño y lo describe", afirmó, ayer tarde,  la mujer, en una entrevista que se realizó en la oficina de Gastón Andino y Pablo David, los abogados que la representan.

La madre sospecha que el agresor se había acercado a la pequeña con anterioridad al abuso sexual: "no creemos que sea un hecho que se diera abruptamente. Para llegar a eso, se ha ganado la confianza de la nena. Ella tiene un carácter muy especial,  es muy cerrada, analiza todo y no entra en confianza rápidamente. Creo que hubo un acercamiento previo".

Para los abogados querellantes, la investigación que lleva adelante la fiscal de Delitos Sexuales Cecilia Bignert es sólida y se sostiene en la declaración de la niña en cámara Gesell, donde señala al presunto agresor y los describe. 

Otro punto importante es la pericia física realizada en el hospital Notti que marca lesiones vaginales y anales.

"La causa se sostiene con las dos pericias: la física y la psicológica", afirmó Andino.

 

Para los letrados, la declaración del empleado de mantenimiento detenido tiene una contradicción: primero afirmó que la puerta que separa al jardín de la zona de los juegos está siempre cerrada y luego dijo que estaba abierta.

El horario de las agresiones no está muy claro. Lo cierto es que se habría cometido en el baño, lugar al que la nena fue dos veces esa tarde, tal como lo dijeron las docentes.

Tanto la maestra de la niña, como la maestra que trabaja en el horario extendido declararon que la nena les pidió permiso para ir al baño. 

Los abogados esperan ahora el resultado de dos medidas pendientes: una pericia psicológica que se le hará a la víctima para ver si fábula y, luego, el análisis de tres celulares que son del detenido. La idea es ver si existe algún video o foto tomada por el presunto violador. 

"Alguien me tocó"

El caso salió a la luz en la noche del jueves 2 de agosto cuando la mamá de una alumna de la salita de 4 del Instituto Murialdo fue a cambiarla y descubrió que le faltaba la ropa interior a su hija. "Alguien me tocó", dijo la niña, cuya bombacha aún no fue hallada. La investigación cayó en manos de la fiscal Cecilia Bignert.

 

El lunes 7, Bignert ordenó la detención de un empleado de mantenimiento -se dijo primero que era un celador- y lo imputó por abuso sexual agravado por acceso carnal y por la calidad de guardador.

A la niña la cambiaron de escuela

La pequeña presuntamente abusada el 2 de agosto en el colegio Murialdo de Guaymallén ya va a otra escuela.

Su madre explicó a este diario que pidió el pase para otro colegio, tanto de su hija de 4 años, como de su hermana de 8 que también concurría al mismo establecimiento.

"Por suerte ya empezaron hoy en otro colegio. Ella últimamente está muy agresiva y también temerosa", explicó la mujer. 

La denunciante afirmó que el sacerdote Jorge Carreras -el conocido "padre Lalo"-, representante legal del colegio, habló dos veces con ella por teléfono, después de que el caso trascendiera en los medios y "después no me habló más. Yo tampoco quise hablar con ellos y no fui más"

El abogado Pablo David, por su parte, dijo que "cayó muy mal que el padre haya dicho que la nena iba a volver al colegio".

La madre, en cambio, afirmó que tanto los padres de los compañeritos de su hija "de la salita de 4" como los de la más grande "fueron muy contenedores y hasta el día de hoy nos apoyan".

En cuanto a algunos padres de chicos del colegio religioso que llegaron a decir -de forma anónima, por las redes sociales- que había un familiar de la niña investigado por el caso, el abogado Gastón Andino apuntó: "hoy mismo hablamos con la Fiscalía de Delitos Sexuales y la única línea investigativa que existe es contra el imputado".

"Se hablaron muchas cosas falsas. La verdad es que no me puse a pensar por qué. Yo no me puse a ver las redes sociales ni  los medios. Preferí enfocarme en mi hija, en contenerla", dijo la madre.